Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

viernes, 27 de septiembre de 2013

¿Qué está sucediendo en el ejército?

Por: Víctor Raúl Trujillo de Zela
        Jaicec Espinosa Sandoval


Durante el 2008, en el segundo gobierno del expresidente Alan García se activó el Arma de Inteligencia en el ejército, mediante el D.S N° 013-2008-DE/EP, en el cual se manifiesta que los oficiales de esta arma deben de gozar de los mismos derechos y obligaciones que le corresponden a los oficiales de otras armas (infantería, artillería, ingeniería, caballería y comunicaciones).

Sin embargo, el actual comandante general del ejército Ricardo Moncada Novoa, ha cometido el despropósito de desactivar al sistema de inteligencia militar, con acciones directas de desmotivación y desgaste psicológico según afirman de expertos en la materia. Y lo que es peor, ha colocado a oficiales de otras armas al comando de esta importante dependencia. Así, Moncada ha designado como director de inteligencia del ejército a un general de brigada del arma de ingeniería, relegando a un general de brigada de inteligencia quien ha sido enviado a Iquitos. Asimismo ha nombrado como director de la Escuela de Inteligencia a un coronel de infantería, y como comandante general de la brigada de inteligencia a otro coronel de la misma arma. A pesar de existir 13 coroneles de inteligencia aptos para ocupar estos cargos, que requieren de personal experto y especializado en esta crítica actividad. 

Ello nos lleva a pensar que la actual cúpula militar estaría sobreponiendo otro tipo de intereses a los institucionales y a los del propio país, pues el trabajo especializado que consiste en realizar una adecuada búsqueda de información y producción de inteligencia en los niveles tácticos y estratégicos ha sido olvidado. Esta situación inaudita que viene ocurriendo en nuestro ejército nos está relegando frente a los países limítrofes cuyos ejércitos cuentan con esta arma y con sus oficiales en los puestos que les corresponden.

Y a todo esto, porqué el Comandante Humala y su asesor de seguridad permiten que sucedan todos estos despropósitos en la institución que los formó, dándose incluso el lujo de salir en televisión orgullos de los supuestos trabajos en el VRAEM por parte de la inteligencia militar durante la operación Camaleón, presentando al famoso Comando de Inteligencia y Operaciones Especiales Conjuntas (CIOEC), formado también durante el gobierno del expresidente García. Aunque sabemos que fue la inteligencia policial de la DIRANDRO y DIRCOTE las que hicieron realmente el trabajo de erradicar a los terroristas Gabriel y Artemio en pampas Ayacucho, mientras que el General Moncada se dedica a maltratar a los oficiales que pertenecen a esta arma. 

Finalmente, estará enterado el frívolo y noctambulo ministro de defensa Pedro Cateriano de todo este desbarajuste que viene ocurriendo en el Arma de Inteligencia o es que todavía no se ha enterado de todo lo que aquí narramos, tal como sucedió en el Operativo Camaleón, del cual se enteró recién a las 3 de la mañana del día siguiente. Con todo esto, tenemos derecho a afirmar que si nuestro héroe Francisco Bolognesi resucitará y viera como algunos de sus altos mandos se compartan permitiendo estas barbaridades, volvería a quemar su último cartucho.

jueves, 26 de septiembre de 2013

El poder oscuro. Por Agustín Haya de la Torre

La destitución del obispo de Ayacucho Gabino Miranda, dispuesta por el Vaticano, alerta al país sobre el grave problema de los crímenes sexuales contra menores cometidos por sacerdotes y autoridades jerárquicas de la Iglesia católica.

El papa Francisco da muestras de combatir el terrible flagelo con firmeza y sin vacilaciones. Sin embargo el mal parece muy arraigado, encubierto por connotados líderes eclesiásticos. Basta ver la débil reacción del cardenal Juan Luis Cipriani y de la orden a la que pertenece el defenestrado.

Menoscaban el delito disfrazándolo como un “pecado” o, en el colmo de la vileza, como “una aproximación imprudente”. Su oficina insinúa que no es un miembro pleno del Opus Dei. En Roma hay mar de fondo, lo demuestra tanto la decisión de suspender a Miranda en sus funciones como la clara postura de monseñor Luis Bambarén, que sintoniza con las nuevas orientaciones.


El tema no puede ser soslayado por las maniobras del clero peruano identificado con la corrupta Curia italiana. Resulta impresionante que en los medios nacionales los escándalos de los últimos años, de mafias dedicadas al lavado de activos en el banco de Dios o los terribles crímenes de pederastia, que obligaron a renunciar a Joseph Ratzinger, pasen a segundo plano. La Iglesia conservadora encabezada por el Opus, demuestra así el poder que consolidó durante la cleptocracia fujimorista.




La razón no es difícil de entender. El pontificado de Juan Pablo II impulsó su hegemonía y la de otras nuevas entidades como los Legionarios de Cristo. Ambas de tradición fascista, vinculadas al poder económico y que no por casualidad ponen el acento en la formación educativa de sectores acomodados.

El franquista José María Escrivá, conocido por cambiar sus apellidos para dárselas de aristócrata y por sus enfermizas torturas corporales, logró que su obra sea reconocida como una prelatura personal del papa polaco.

El caso de Miranda da cuenta de la impresionante y aterradora dimensión de la violación de niños por religiosos en todo el mundo. Los Legionarios de Cristo mantuvieron por décadas el perfil de una orden reaccionaria, muy cercana a Karol Wojtyla. Recién tres años atrás salió a la luz pública que su líder y fundador, Marcial Maciel, era padre de varios hijos de los que abusaba sexualmente junto con otros jóvenes de su congregación, a quienes sometió sistemáticamente durante todo el tiempo que la dirigió.

El monstruo pasó la vida entera delinquiendo y, apenas lo denunciaron, una falsa compasión lo
refugió en un convento. El éxito de su carrera criminal lo explica el secretismo de este tipo de organizaciones y por cierto la protección del poder económico y de la Curia.

Jorge Mario Bergoglio, sensibilizado ante tal degradación moral, quiere cambiar las cosas, pero aún debe remar fuerte contra la corriente. La Iglesia no puede ocultar las pruebas por las que expulsó al ayacuchano. Al contrario, si quiere rectificar debe entregarlas a la justicia civil.

martes, 24 de septiembre de 2013

Retomando la historia. El reto municipal de gestionar el gran espacio público que Lima necesita. Por Renzo García

Renzo "el chino" García
Después de la Feria del Hogar, no había visto una feria que congregue tanta expectativa entre las familias limeñas o mejor aún del Perú entero, sobre todo, si se trata de un símbolo internacional promovido por el esfuerzo privado y respaldado por el Gobierno Central desde su primera edición en el año 2008. Esto demuestra que resulta imprescindible la iniciativa, por parte del Ejecutivo, de articular y promover esfuerzos entre los peruanos; Mistura es resultado de ello.

He quedado gratamente sorprendido por la organización, pero sobre todo porque Mistura 2013 nos ha revelado un espacio físico que parecía ya inexistente en nuestra capital, un espacio físico que toda ciudad moderna que aspira a un óptimo aprovechamiento del suelo público (para utilizarlo como herramienta que incremente la competitividad territorial) necesita. En nuestro caso, el uso y mejora del espacio que colinda con el mar en la costa verde, es idóneo para el desarrollo de espacios públicos destinados a integrar a la urbe con esta parte de la ciudad, que por cierto, tiene físicamente espacios propicios para el desarrollo de un sin número de actividades.

En cuanto al espacio público, desde una visión urbana, este debe diseñarse para el goce del ciudadano, los gestores de la ciudad lo deben planificar para que sea el espacio de la expresión y la apropiación social por excelencia; es el espacio que alberga el cotidiano transcurrir de la vida colectiva, es el espacio que da identidad y carácter a una ciudad, el que permite reconocerla y vivirla. Es el sitio que conserva la memoria de sus habitantes en sus espacios naturales, culturales, patrimoniales, etc.

Por eso recordamos simbólicamente al Puente de los Suspiros, a La Punta (Callao),  la Plaza San Martín, el Jirón de la Unión, la Plaza de Armas de Lima entre otros espacios públicos que son parte de la construcción de la identidad de nuestra capital y en consecuencia parte del colectivo limeño; que limeño no comprende, hoy en día, que esas edificaciones fueron una alternativa urbana en su contexto, donde se convertía en un placer caminar por las calles y jirones de la antigua Lima, cuando aún la modernidad, el desarrollo y la tecnología no habían cambiado las necesidades e influenciado en el imaginario popular de los limeños.
 

De esa visión y forma de gestionar una ciudad, cubriendo las necesidades del ciudadano queda poco. A lo que me refiero es que esos grandes símbolos urbanos fueron entregados a la ciudad en un momento determinado, cuando la ciudad lo necesitaba; y ahora en nuestra Lima moderna, el crecimiento agresivo de lo urbano ha demandado la utilización de espacios públicos y privados para la edificación de viviendas y de grandes centros comerciales, que si bien son elementos importantes de una ciudad moderna, terminan por reducir espacios físicos indispensables que “Lima la grande” necesita, repito: que “Lima la grande” necesita.

En algún momento Lima tuvo un gran espacio. Antes de la década del 60’ Lima tenía un lento crecimiento urbano y demográfico. Los distritos que hoy conocemos como San Miguel, Magdalena y Pueblo Libre, no habían cambiado mucho desde su creación política en 1920, seguían siendo un poblado lleno de establos, haciendas, huacas y casonas de la “aristocracia”. Este lento proceso urbanizador, fue acelerado por los procesos migratorios internos desarrollados a partir de los años 60’ hecho que provocó, solo por algunos años más, la conservación de grandes terrenos de propiedad privada y pública. Para entonces, Lima no presentaba problemas de déficit de espacios públicos.     

Sobre uno de esos espacios, en 1966, en una parte de la conocida Av. La Marina del distrito de San Miguel, nace la Feria del Hogar como un anexo de la Feria Internacional del Pacífico (1959) que inicialmente solo presentaba productos industriales. La Feria del Hogar tuvo su máximo apogeo en la década del 80. Lima lo recuerda como un clásico de medio año y aunque fue una propuesta con inversión netamente privada, logró crear un símbolo para la capital.

Así nuestra capital tuvo en la Avenida la Marina, por muchos años, un gran espacio para este tipo de eventos. Sin embargo, la feria no pudo resistir el crecimiento de la ciudad y la exigencia limeña que pedía mayor capacidad en su cobertura; asimismo, la excesiva concurrencia de personas, sumado a fallas en la seguridad de la feria, terminó por originar una serie de accidentes lamentables; esto debilitó su organización y tuvo fin en el año 2003.

Actualmente, esta parte de la ciudad ya no tiene haciendas, ni establos, ni numerosas huacas, ni casonas “aristocráticas”, ni mucho menos grandes extensiones de propiedad privada dónde pueda desarrollarse alguna “Feria del Hogar” que dicho sea de paso, hoy es un gran complejo comercial que abastece a los residentes de los nuevos proyectos inmobiliarios de esta parte de la ciudad; Lima es ahora una ciudad en proceso de modernización, con un crecimiento urbano poco planificado y con un desarrollo del mercado inmobiliario absolutamente avasallador que ha contribuido a la concentración del crecimiento demográfico; Lima tiene una población aproximada de casi ocho millones y medio de habitantes.

En ese sentido, el crecimiento desmesurado de nuestra ciudad reduce cada vez más la posibilidad de tener un gran espacio público para Lima, que constituya además, un gran atractivo de nuestra capital.

En medio de este crecimiento urbano inmobiliario, los distritos de Chorrillos, Barranco, Miraflores, San Isidro, Magdalena del Mar y San Miguel son los encargados de gestionar esta parte de la ciudad al formar parte del recorrido de los 14,5 KM de la Costa Verde. De igual forma, la Municipalidad Metropolitana de Lima comparte la competencia para también gestionar esta parte de la ciudad, sobre todo porque es la responsable de conducir el proceso de desarrollo integral, armónico y estético de la Costa Verde al liderar la “Autoridad del Proyecto Costa Verde”. Sin embargo, los diferentes cambios en la forma de gestionar la ciudad, concentran la creación de infraestructura en el mejoramiento vial, cuando podría optimizarse nuestra Costa Verde con una mejor visión que nos conduzca a la construcción de un elemento turístico de la capital.

La Autoridad del Proyecto Costa Verde fue creada mediante Ley N° 26306 en el año 1994 y la finalidad de la norma era que la conducción del desarrollo armónico y estético de esta parte de la ciudad esté en manos de los Gobiernos Locales, liderados por la Municipalidad Metropolitana de Lima, en el marco de un plan maestro concertado.

Han transcurrido 19 años desde aquella fecha, y el desarrollo de la Costa Verde es insuficiente. La falta de liderazgo de la Municipalidad Metropolitana de Lima para articular esfuerzos con las Municipalidades Distritales, generó que se cambie permanentemente los planes maestros de desarrollo, no solo en la forma, sino también en su estructura; asimismo, el proceso de toma de decisiones no consideró la participación masiva y popular de la sociedad civil.

Solo durante el gobierno de Alan García Pérez el Poder Ejecutivo mostró un real interés en la recuperación de la Costa Verde, mostrando voluntad de asignar presupuesto para gestionar lo que sería la “Bahía de la Costa Verde”, sin embargo, al ser estricta competencia municipal el desarrollo de los proyectos, a la fecha, con una visión de desarrollo que desaprovecha las bondades de la Costa Verde, poco se ha avanzado.    

La Costa Verde es un gran espacio reservado para Lima, ello implica fomentar su desarrollo bajo una visión de integración de la ciudad que solo puede conseguirse a través de inversión pública e inversión privada; estas inversiones deben ejecutarse en el marco de una planificación con objetivos claros de lo que se busca para la ciudad, dejando de visionarla y utilizarla solo como una vía rápida de transporte, y empezar a verla como un gran potencial para la ciudad capital y como un espacio público de atracción turística.

La Costa Verde no solo comprende las playas, sino también los acantilados, entre otros; sin embargo, los espacios claves de inversión son los que se encuentran cerca al mar. Solo algunos distritos tienen un espacio considerable para explotarlo como una posible infraestructura, uno de ellos es Magdalena del Mar. Un  buen inicio fue la realización de “Mistura” que con una infraestructura movible sumado a una buena organización, permitió observar los espacios escondidos en Lima.

Así el reto de una próxima gestión municipal será reconducir el proceso de aprovechamiento de la Costa Verde para ofrecer a los ocho millones y medio de limeños, el goce y disfrute de una ciudad moderna accesible a toda la capital. La costa verde es una gran oportunidad para Lima y solo con una exitosa gestión y liderazgo municipal podrá convertirse en el nuevo espacio público brindado a la ciudad para el aprovechamiento social y turístico que Lima necesita.   

domingo, 22 de septiembre de 2013

Sangre nueva en la vida y en la política peruana

Por: Víctor Raúl Trujillo de Zela

Habida cuenta de la presentación del expresidente Alan García en un sintonizado programa de la televisión nacional, es necesario y oportuno señalar que con orgullo de peruano y de añejo militante del Partido del Pueblo, que el actual conductor del partido fundado por Haya de la Torre, mostró una vez más ser un eximio comunicador, demostrando también generosidad con sus adversarios y una remarcable grandeza de espíritu, además de espontaneidad, tolerancia y la tranquilidad de quien tiene la conciencia limpia. 

Justamente en el señalado programa, el líder del Apra lanzó la propuesta de ceder la posta de la conducción del Partido del Pueblo a los jóvenes de entre 25 y 35 años, tal como sucedió tras la muerte de Haya de la Torre, pues ellos tienen una asombrosa facilidad para interactuar en tiempo real con miles de gentes, lo que es fundamental en la era de la información y la economía de las ideas de este nuevo mundo cada más interdependiente, en el que la única constante es el cambio permanente. Este recambio se inició en el sector privado hace ya algunos años, y fue durante el segundo gobierno del expresidente Alan García, que comenzó la incorporación de gestores jóvenes en el aparato estatal que fueron fundamentales para darle el impulso que permitió hacer retroceder la pobreza en 20% y hacer del Perú una atracción mundial para las inversiones.

Por ello no debe haber marcha atrás con esta propuesta a pesar de que algunos compañeros opinen lo contrario, y es imperativo también como lo ha afirmado Alan, que al igual que lo que propone el Papa Francisco para la Iglesia Católica, el Apra vuelva a abrirse hacia la sociedad y se dedique a interactuar con ella, convocando y apoyando a sus nuevos actores económicos y sociales, quienes son el verdadero soporte del gran movimiento aprista, que va mucho más allá de su anquilosada burocracia, la que se ha visto enfrascada en pleitos infraternos por quienes buscan retener sus cuotas de poder y que lo único que ha logrado es reducir a lo mínimo al Partido del Pueblo según los últimos resultados electorales, salvo honrosas excepciones.

Creo honestamente que a los adultos mayores nos ha llegado el momento de pasar a colaborar en esta modernización y vigorización del Partido del Pueblo desde el back stage del escenario político, con la satisfacción, en la mayoría de casos, de haber cumplido y contribuido a la consolidación de la democracia, impulsando el desarrollo económico y social sostenible del país. Lo que no significa que las personas adultas dejen de participar en importantes posiciones, pues su experiencia adquirida a lo largo de las innumerables batallas por encaminar el país, será fundamental para que los jóvenes no caigan en sus mismos errores y puedan a su vez superar sus aciertos.

viernes, 20 de septiembre de 2013

Matrimonio Igualitario. Por Agustín Haya de la Torre

Nuevamente el Congreso de la República debate un proyecto de ley para extender el matrimonio civil a personas del mismo género. Ya unos quince países de América y Europa lo aprueban, además de casi un tercio de los Estados Unidos y dos circunscripciones mexicanas, una de ellas el Distrito Federal.

La aspiración de homosexuales y lesbianas a gozar de los mismos derechos que las parejas heterosexuales, les va a permitir vivir con tranquilidad y plenitud, gozando de todos los derechos legales de quienes deciden formar un hogar. Desde que en Holanda se legalizara el matrimonio igualitario el 2001, entonces una novedad, los extremistas lo denigraban como una peligrosa amenaza social. Más bien sirvió para fortalecer la cohesión social.

En sociedades donde las tendencias autoritarias y conservadoras son más acentuadas, el debate alcanza sorprendentes niveles de primitivismo e intolerancia. Los primeros en salir a la palestra son los sexólogos con sotana, al parecer grandes expertos en el tema, que sienten la obligación de imponerles a los demás, desde su no siempre reprimido celibato, su extraña moral de las relaciones sexuales.

Luego escuchamos las patéticas proclamas del machismo cuartelero, dispuesto a combatir frontalmente (¿?) la homosexualidad. Hasta se ufanan de evitar la aprobación de normas contra la violencia sexual.

Como la ignorancia es atrevida, desconocen que el sexo entre personas del mismo género es parte de la historia de las civilizaciones. A lo largo del tiempo por ejemplo, en la cultura greco latina forma parte de la vida cotidiana, florece en las civilizaciones orientales y en las americanas prehispánicas sorprende a los cronistas. Incluso en la muy cristiana Europa medieval existen matrimonios religiosos entre hombres, cuyas huellas suelen registrarse hasta el siglo XX.

La asociación de psiquiatras norteamericanos y su homóloga de psicólogos, presentaron un amicus curiae ante la Corte Suprema, señalando que la homosexualidad no es ninguna enfermedad sino una expresión normal de la orientación sexual.
No existen pues argumentos razonables para oponerse a una propuesta tan sensata como la presentada por el congresista Carlos Bruce, que retoma una iniciativa aprista. Sus opositores proclaman dogmas religiosos que no vienen al caso, pues nadie pide que alguna religión incluya en sus ritos el matrimonio gay ni tampoco obliga a sus fieles a casarse con alguien de su mismo género. La propuesta se refiere al matrimonio civil, una institución constitucional, legal, propia del Estado laico, republicano y democrático. No tiene nada que ver con las creencias sobrenaturales y sus ritos.

martes, 17 de septiembre de 2013

Alan y el gobierno: Diálogo por el Perú

Por: Víctor Raúl Trujillo de Zela
        Jaicec Espinosa Sandoval

Era sin duda la más esperada reunión con un partido, tanto por la prensa como por la opinión pública, considerando que en los dos primeros años de este gobierno, el actual inquilino de la Casa de Pizarro y sus principales adláteres se dedicaron a atacar, provocar y perseguir políticamente a Alan García, a pesar que este anunciará públicamente que su misión como expresidente sería, y así lo está cumpliendo, la de seguir colaborando con el desarrollo sostenible, promocionando al país en todos los foros en los que participa en diversos países, para que se pueda seguir fomentando el empleo y el impresionante ritmo de crecimiento económico que se logró durante su gobierno.

Esa política de confrontación del gobierno de Humala ha durado aparentemente hasta el día en que presionado por la oposición y por la caída libre en las encuestas, decidió convocar a este dialogo nacional con todas las fuerzas políticas, lo que en principio nos parece una saludable rectificación, y que en palabras del novelista francés Marcel Proust se diría que ha decidido ir “en busca del tiempo perdido”.

Ojalá ello signifique dar el paso de la confrontación a la concertación de esfuerzos para así mantener el modelo económico que tan buenos resultados ha dado al Perú desde hace más de 10 años y que ha permitido en los últimos cinco años del gobierno de Alan García, reducir la pobreza aproximadamente en 20% y tener una tasa promedio de crecimiento económico de 8%, a pesar de que en el año 2009 se creció 1% debido a la crisis de los principales centros de poder de la economía mundial, advirtiendo que en la mayoría de países de América Latina la tasa de crecimiento fue negativa. Cabe señalar además que en ese año el crecimiento de la inversión privada fue negativo, por lo que el Estado mediante un vigoroso shock de inversiones desde el sector público hizo posible el crecimiento económico.

Así, el modelo económico empleado durante la gestión de Alan García estuvo basado en promover e impulsar la inversión privada que es cercana al 80% del PBI y a su vez, empleado políticas keynesianas, supo invertir en obras de infraestructura en energía, carreteras, escuelas y establecimientos de salud. Con esa exitosa experiencia, reconocida en todo el mundo, es que Alan García y su equipo de gobierno han decidido colaborar desinteresadamente con el gobierno para acelerar las inversiones públicas y destrabar el burocratismo que demora e impide la ejecución de cientos de proyectos.

El primer ministro Juan Jiménez, deberá sistematizar todas estas iniciativas para poder relanzar la inversión en 6 meses y además deberá ver la forma de devolver el dinero descontado a los trabajadores jóvenes independientes, dejando de lado la soberbia y la arrogancia. Esperamos que todo esto no sea una estrategia más de distracción de Humala, mientras que por otro lado sigue usando a sus sicarios políticos para tratar de inhabilitar a Alan García. No pasarán.

jueves, 12 de septiembre de 2013

Desigualdad en Perú y Venezuela. Por Agustín Haya de la Torre

El Índice de Desarrollo Humano publicado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) es hasta ahora la fórmula más consistente para medir y comparar el grado de desarrollo de las sociedades. Como se sabe, el IDH considera tres componentes: salud, educación e ingreso. El 2011 agregó otro factor para un acercamiento más certero, al considerar la desigualdad para ajustar los indicadores señalados.

Estas metodologías permiten un enfoque más realista de lo que en efecto sucede con la aplicación de las políticas de desarrollo por las que optan los países, políticas que algunos en el debate ideológico las denominan “modelos”.

Resulta interesante comparar por ejemplo la calificación que alcanzan países como Perú y Venezuela en estos rangos. En el último IDH de marzo del 2013. Perú aparece en el puesto 77 con un índice de 0.741 mientras que la república bolivariana queda en el puesto 71 con un 0.748 de desarrollo humano. No es mucha la diferencia si consideramos que tenemos una población semejante aunque la distancia entre las economías si es marcada por la enorme renta petrolera que los caracteriza.

Las distinciones también aumentan si medimos los discursos. Mientras en nuestro país desde la recuperación de la democracia las políticas económicas mantienen la estabilidad y promueven la inversión, aunque la discusión cuestiona la insuficiencia de la distribución; el sonoro discurso chavista cree que hace una revolución profunda.


Las consecuencias de ambas políticas, la liberal y social que intenta el Perú y el tropical “socialismo del siglo XXI”, pueden verse mejor al reajustar sus respectivos indicadores por el criterio de desigualdad, que considera cuanto pierden la educación y la salud por la distinta calidad y costo en el acceso de sus clases sociales y al tomar en cuenta la brecha de los ingresos entre los estratos socio económicos.


La reubicación puede sorprender a muchos, pues el Perú sube al puesto 62 y Venezuela queda en el 66. Mientras que la desigualdad le hace perder a los peruanos el 24,3% de su IDH, los norteños disminuyen en un 26%. Si se midiera el desarrollo por el fárrago de los discursos, la demagogia de Hugo Chávez y su heredero, superan abrumadoramente a los cuatro últimos presidentes peruanos con los que coincidió desde 1998.

Algo semejante ocurre con Brasil, poderosa economía mundial cuyo IDH lo ubica en el puesto 85 y el ajuste por desigualdad lo lleva al lugar 70, ocho puestos por debajo del Perú. Pierden más del 27% por los altos niveles de desigualdad que sufren.


Los datos del PNUD son reveladores y permiten colocar el debate en su lugar. El supuesto socialismo bolivariano no los ha llevado muy lejos pese a su riqueza petrolera. El Perú con menos y sin tanto aspaviento los supera socialmente, sin que esto sea definitivo. Obviamente que la desigualdad sigue siendo el déficit que lastra nuestro progreso y que obliga a reformular las políticas en función del bien común


LOS ARGUMENTOS DEL MOVADEF CONTRA LA DEMOCRACIA


Los argumentos del Movadef contra la democracia
Hugo Vallenas Málaga
Hernán Hurtado Castro
Billy Morales Contreras
Luis Zaldívar Schrader

---El “Movadef” es un organismo de fachada de la subversión
---Su estrategia fue trazada personalmente por Abimael Guzmán
---La amnistía general es para reiniciar política subversiva
---Labor del “Movadef” tiene impacto internacional


VENDIDOS - Disfrutando de una cómoda prisión producto de su colaboración con Fujimori, el genocida Abimael Guzmán hoy en día ordena a jóvenes ingenuos del “Movadef” enfrentarse al Estado reclamando una amnistía general. En la foto, de octubre de 1993, bañaditos y con ropita nueva, proponen su humillante y fracasado “Acuerdo de paz” los derrotados cabecillas senderistas Angélica Salas, Osmán Morote, Martha Huatay, parados detrás de Elena Iparraguirre, Abimael Guzmán (con el pelo teñido) y María Pantoja.

Según las conveniencias de la situación política, el “Movadef” (“Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales”), agrupación de fachada del PCP-“Sendero Luminoso”, coloca o retira de su blog oficial el documento que norma sus actividades (ver http://movamnsitiayderfundamentales.blogspot.com/). Es un archivo en PDF con el cuadernillo de las resoluciones de su II Convención Nacional, realizada en mayo de 2010. Allí está dicho todo, o casi todo.

El Movadef según el Movadef

Lo primero que debe llamarnos la atención es que allí se define al “Movadef”, sin eufemismos, como una agrupación de fachada del PCP-“Sendero Luminoso”. Dice textualmente: “[El Movimiento] no es partido, es frente político; su carácter es ser organismo de frente dirigido por el proletariado y la ideología que lo guía es el marxismo-leninismo-maoismo, con el objetivo de luchar por la amnistía general y lograr la libertad de los prisioneros políticos” (p. 24).

Por tanto, no es como suelen decir sus voceros, un organismo amplio y democrático donde puede ingresar cualquier interesado en dicha amnistía general, por ejemplo, la congresista fujimorista Luisa María Cuculiza. No es así, sus integrantes son militantes senderistas convictos y confesos; seleccionados, adoctrinados y entrenados con mucho cuidado, cuya tarea política particular es promover la amnistía. Igual podría ser, en otro organismo de la red senderista, realizar algo menos pacífico.

Estrategia trazada por Abimael Guzmán

El folleto también consigna que la estrategia del “Movadef” fue trazada directamente por Abimael Guzman (a) “Presidente Gonzalo”, desde la prisión, luego que fracasaran sus conversaciones por un Acuerdo de Paz con el gobierno de Fujimori, realizadas entre junio y octubre de 1993. Dice el “Movadef”: “En agosto del 2006, el Dr. Guzmán especifica la política fundamental de 1993 a las condiciones actuales como ¡Solución política! ¡Amnistía general! ¡Reconciliación nacional!” (p. 23).

Sin embargo, el “Movadef” aclara que el reclamo no está dirigido al gobierno de turno, ni hay una propuesta política previa a la negociación del pedido de amnistía, como sería lo lógico. Es al revés, el Estado peruano debe dar la amnistía general (por igual para terroristas y fujimoristas, cualquiera sea el delito cometido) como condición previa para un entendimiento político. Y el “Movadef” debe lograr que el pueblo haga suya la demanda desarrollando un conflicto con el Estado. Por consiguiente: “La lucha popular debe tomar la bandera de los prisioneros políticos como parte de su propia lucha. He ahí la tarea del Movimiento” (p. 24).

Una amnistía que no garantiza paz

Resulta casi risible cómo describe el “Movadef” el desenlace de la guerra interna que haría necesaria la amnistía. Indica que “hubo una guerra popular […] cuyas causas son políticas y por tanto su solución tiene que ser política”. Y añade que en esta guerra se enfrentaron “las clases oprimidas y explotadas, la inmensa mayoría” contra “las clases reaccionarias” que “conforman y dirigen el Estado peruano que no representa en modo alguno al pueblo por más que lo digan y difundan” (p. 18).

En otras palabras, no tuvimos una acción terrorista de un grupo minoritario que finalmente quedó, en su mayor parte, cercado y agotado, sino una guerra civil de “la inmensa mayoría” del pueblo contra un Estado “que no representa” a la Nación. Desconocer la legitimidad del Estado y sus instituciones, entre ellas el voto popular, no puede ser el punto de partida para ningún acuerdo de paz.

También añaden que su demanda de amnistía es parte de su estrategia subversiva: “El propósito que tenemos con la amnistía general es […] pasar a un nuevo momento de reconocimiento de responsabilidades. […] No se trata de una conciliación de clases sino de un acto político post guerra en beneficio de los revolucionarios, del pueblo y de la sociedad peruana en su conjunto” (p. 21). Todo queda muy claro.

Qué significa el marxismo-leninismo-maoismo de SL

El folleto del “Movadef” indica que sus integrantes deben “bregar por unirnos en la defensa, validez y vigencia del marxismo-leninismo-maoismo” y “combatir lo que se le opone”, como las posiciones de “Bob Avakian, quien señala que en la actualidad es erróneo plantear marxismo-leninismo-maoismo sino nueva síntesis” (p. 6).

Este exótico comentario es particularmente interesante. Ese tal Bob Avakian, es el líder máximo del RCP-USA (Partido Comunista Revolucionario de EE UU), cuyo sitio web es http://revcom.us/ y representa al grupo más fuerte del Movimiento Revolucionario Internacionalista (MRI), fundado en 1984 por maoistas enemigos del viraje procapitalista del gobierno comunista chino. En el MRI, Avakian coincide en general con el senderismo pero no cree en el “culto a la personalidad” del “Presidente Gonzalo” ni en su tesis principal sobre la guerra revolucionaria en todo tiempo y lugar.

Hace muy poco, el 27 de octubre de 2012, una delegación de Sendero polemizó en Madrid en una reunión mundial del MRI con el grupo de Avakian, defendiendo que “el pensamiento Gonzalo da contribuciones al marxismo, como la militarización de los Partidos Comunistas; esta experiencia tiene validez universal por lo cual es una demanda y necesidad que los Partidos Comunistas del mundo se militaricen” (http://www.solrojo.org/mpp_doc/mpp_20121027_Conf.html).

En otras palabras, Bob Avakian no quiere hacer la guerra popular al Presidente Obama y no cree que la guerra revolucionaria sea un dogma permanente y Sendero Luminoso sí. Es decir, nunca deben deponerse las armas. En eso consiste el “marxismo-leninismo-maoismo-pensamiento Gonzalo”. Interesante, ¿no?

Acuerdo de paz para los tontos



En otras palabras, lo que define el marxismo-leninismo-maoismo senderista es que la lucha armada nunca cesa. Todo lo demás es “táctica política” para distraer el enemigo. Según los senderistas organizados en el exterior, la doctrina abimaelista se resume en esta frase: “¡Somos partidarios de la teoría de la omnipotencia de la guerra revolucionaria!” (ver: http://www.perucrpm.com/). Sin duda alguna, esta es una de las tesis básicas que creen fanáticamente los militontos del “Movadef”. Que se vayan al cacho con su pedido de amnistía.

Solucionética - Glosario de discusiones cojudas sobre el terrorismo. Por Luis Zaldívar


Solucionética - Glosario de discusiones cojudas sobre el terrorismo

Por Luis Zaldívar


Como el tema de la ofensiva mediática de los senderistas está en boca de todos, hay algunas cosas que debemos dejar de discutir.  

1.     “Al MOVADEF hay que hacerle debate ideológico y no tomar acciones judiciales. “
Error, se tienen que hacer las dos cosas. Es típico de quienes no creen en el Estado de Derecho el pensar que una acción judicial es una persecución política, cuando lo concreto es que el Estado como expresión del Contrato Social tiene el deber de proteger a la sociedad frente a quienes le hacen apología al terror. El debate ideológico cumple una función importante en las universidades, pero no se puede prolongar en una herramienta de reclutamiento para el senderismo, quienes simplemente jugarán a ser más radicales que Patria Roja y ganarán adeptos entre los típicos resentidos con la sociedad que consumen el discurso anti-sistema que producen algunos medios de comunicación “alternativos” (tontos útiles).    

2.     “Sendero Luminoso ya no existe, sino que existen ´columnas narcoterroristas´”.
Ésta ha sido una de las discusiones más inertes de la última década. ¿Qué relevancia tiene si son sólo terroristas o trabajan con los narcos? En vez de debatir que estamos haciendo para que nuestras fuerzas armadas dejen de pasar vergüenza en el VRAEM los opinólogos limeños se han enfrascado por años en señalar una y otra vez (¡oh sorpresa!) que el narcotráfico genera redes de violencia donde aparece. Una discusión similar ocurre sobre la relación que tienen las columnas senderistas de la selva con el MOVADEF en, como si sendero no hubiese tenido militantes “políticos” en Lima y el extranjero durante los 80. Son lo mismo, hay que acabarlos, punto.  

3.     “La escalada propagandística de MOVADEF es culpa del mal trabajo de la Comisión de la Verdad”
Los que nos oponemos al pensamiento absolutista de la izquierda comunista hemos cometido por mucho tiempo el error de reducir el debate del terrorismo a una discusión  sobre la validez del informe de la CVR. Lo concreto es que dicho informe es ya política de Estado hace tiempo y para lo único que es vinculante es para las reparaciones civiles (cuyo padrón ya está cerrado) que se han venido haciendo efectivas y para unos pocos casos de militares que están en la cárcel. Si el número de víctimas que aparece en el informe está acertado o si se sobredimensionan algunos casos pierde importancia cuando vemos que los senderistas están en una ofensiva mediática. Además, francamente, casi nadie en el Perú está interesado en recordar una y otra vez el terrorismo, hay que aceptar las cosas y enfocarnos en lograr las condiciones para pasar la página.  

4.     “Sendero ha crecido por el crecimiento de la pobreza/desigualdad/exclusión/etc.”
Supongo que el actual presidente Ollanta Humala tendrá algún día que reconocer que mentía cuando decía que en el Perú las cosas iban de mal en peor y que por eso aumentaba la conflictividad. Esa lectura es falsa, malintencionada y prácticamente diseñada para beneficiar a los terroristas. Como lo ha descubierto -increíblemente tarde- la alcaldesa de Lima en los últimos meses, la conflictividad social ocurre cuando hay agitación política detrás; las protestas no son conducidas por los peruanos que trabajan 15 horas para llevar un pan a su casa, sino por los radicales que tienen tiempo y recursos para movilizar. Sendero se ha alimentado de la conflictividad jugando al descontento social, y no podemos seguir haciéndoles el juego.  



5.     “Hay que empezar una batalla por ´la memoria”
El discurso de la memoria es absolutamente ridículo, el recordar no es una política de Estado, ni siquiera es política. La memoria no la hegemoniza nadie, no puede ser expresada en fotos, cuadros, obras de teatro, ni menos puede un grupito de ONGs pretender ser las abanderadas del recuerdo colectivo.  Si algo han demostrado los terroristas es que ellos no viven en el pasado sino que están buscando como retomar acciones, no sigamos cayendo en este tonto error.

En fin, pasemos a la acción. Que hayan marchas, debates, reportajes, columnas, carátulas de periódico, señalemos a los terroristas, enjuiciemos a los que hacen apología al terrorismo, etc., pero que sea corto y contundente.  No caigamos en el juego de estos violentistas, ya ven como le ganamos a todos los otros partidos comunistas que iban por la lucha armada y terminaron defendiendo la democracia y hasta postulando a cargos públicos. Los peruanos, lo podemos todo.

EL “MOVADEF”, O SEA, SENDERO LUMINOSO, PIDE DERECHOS ELECTORALES. Por Santorino Izquierdo

Carlincatura – La República - 18-01-2012

El Jurado Nacional de Elecciones está debatiendo si debe ser aceptada la inscripción en el Registro de Organizaciones Políticas del Movimiento Por Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef). Esta agrupación pide amnistía general para los “prisioneros políticos” de la “guerra interna” de 1980-1992, pretende postular a cargos políticos en las próximas elecciones, y proclama tener como ideario el “marxismo-leninismo-maoismo-pensamiento gonzalo”. En otras palabras, es una agrupación vinculada al PCP-Sendero Luminoso que quiere actuar como “brazo político” del terrorismo.

Con justa razón, una gran mayoría de ciudadanos considera inaceptable que se de legalidad a esta agrupación, cuyo principal vocero es Alfredo Crespo, abogado de Abimael Guzmán (a) “Presidente Gonzalo”, jefe supremo del PCP-“Sendero Luminoso”, quien purga cadena perpetua por ser autor intelectual de decenas de miles de muertes por actos terroristas y daños al patrimonio estatal y privado del orden de los 4 mil millones de soles. Desde un punto de vista ético sería una barbaridad que el terrorismo tenga plenos derechos políticos. Sin embargo, para no equivocarnos, hay que encarar el problema con objetividad y realismo.

CUIDADO: La ley de partidos políticos es poco estricta

El primer problema que tenemos es la debilidad de la ley de partidos políticos vigente.

La Ley 28094 (dada por el gobierno de Toledo el 31 de octubre de 2003), establece en el Artículo 2-“Fines y objetivos de los partidos políticos”, que la finalidad de las agrupaciones políticas es “según corresponda” asegurar “la vigencia y defensa del sistema democrático”, así como “contribuir a preservar la paz, la libertad y la vigencia de los derechos humanos” y “formular idearios, planes y programas” que “reflejen sus propuestas para el desarrollo nacional”, además de “representar la voluntad de los ciudadanos” y “contribuir a la educación y participación política de la población”, etc. Esa frase “según corresponda” flexibiliza todo el enunciado. No es que los partidos deban cumplir todos y cada uno de los nueve fines y objetivos que allí se dicen. Cada quien “según corresponda” tendrá o no algunos de ellos. El artículo está mal formulado y permite a cualquier tipo de grupo acomodarse a la norma.

El Artículo 5- “Requisitos para la inscripción de partidos políticos” indica solamente exigencias formales, como el Acta de Fundación, la relación de adherentes, el Estatuto del partido, la designación como personeros, etc. No hay atingencia alguna ante casos en que el ideario o la trayectoria de los integrantes sean contrarios a la democracia. Ni siquiera previene contra individuos con antecedentes penales.

El Artículo 6-“Acta de fundación” exige solamente Ideario, denominaciones y símbolos que no estén “reñidos con la moral y las buenas costumbres” y que no “induzcan a confusión con los presentados anteriormente”. Tampoco hay una restricción por motivos ideológicos o políticos o hechos delictivos contrarios a la democracia.

El Artículo 14-“Declaración de ilegalidad por conducta antidemocrática”, pone en manos de “la Corte Suprema de Justicia, a pedido del Fiscal de la Nación o del Defensor del Pueblo” la responsabilidad de “declarar la ilegalidad de una organización política cuando considere que sus actividades son contrarias a los principios democráticos”, incluyendo “complementar y apoyar políticamente la acción de organizaciones que para la consecución de fines políticos practiquen el terrorismo”. Pero esta no es una restricción a la inscripción sino una norma contra una situación de hecho cuando la organización política ya ha sido inscrita.

En otras palabras no hay una cláusula antiterrorista en la Ley 28094 que prevenga contra la infiltración de grupos antidemocráticos en nuestro sistema electoral. Eso explica las dudas en el JNE y la prisa del actual ministro de Justicia, Juan Jiménez, para dar una dispositivo modificatorio de los Artículos 5 y 14 de dicha ley. Hace falta urgentemente modificar la ley de partidos políticos, no sólo contra el terrorismo sino también contra el delito organizado, que es su aliado.

LAS FALACIAS DEL MOVADEF

Los voceros del Movadef y sus publicaciones, repiten una serie de argumentos trillados, aprendidos de memoria, que son simplemente falacias. Todos los hemos escuchado y son fáciles de consultar en el blog oficial del grupo. Veamos algunas de estas falacias:

Entre 1980 y 1992 no hubo terrorismo sino una guerra interna por causas económicas y políticas”.- No es cierto. Hubo un acto de insurgencia terrorista contra el sistema democrático perpetrado por dos grupos sectarios sin arraigo popular, el PCP-SL y el MRTA. Esa actividad terrorista todavía no ha terminado. El PCP-SL, coludido con el narcotráfico, sigue atacando en la zona del VRAE.

“Al PCP-SL se le discrimina y persigue por sus ideas”.- No es cierto. Es una organización criminal y destructora de la propiedad, al igual que el MRTA. Autora no sólo de atentados contra la vida sino de robos, secuestros, confiscaciones y cobros de cupos bajo amenaza de muerte contra civiles inocentes. Y lo sigue haciendo en el VRAE.

“Somos como el Partido Aprista en los años 30”.- Grave ignorancia. El aprismo se alzó en armas en 1932 denunciando un fraude electoral y reclamando nuevas elecciones contra un régimen bárbaramente represivo. El PCP-SL y el MRTA se alzaron en armas contra la Constitución de 1979 (la de Haya de la Torre) y contra el gobierno libremente elegido en 1980 en el marco de esa Constitución.

“Los problemas del Perú se complejizan por los problemas no resueltos de la guerra interna […] La amnistía general para los presos políticos y perseguidos sociales es la forma de resolver nuestro problema interno”.- Argumento absurdo. Los problemas del país no se hacen más difíciles porque los “terrucos” están en la cárcel ni se solucionan dejándolos libres. Gracias a la derrota del terrorismo el país ha podido crecer y el sistema democrático ha podido estabilizarse. Liberar a Abimael Guzmán y sus secuaces y además soltar, como pide el Movadef, a Fujimori, a Montesinos, al Grupo Colina y a todo militar acusado de actos contra los Derechos Humanos, sería simplemente oficializar la impunidad.

El Movadef es un organismo pro terrorista

En el blog del Movadef es fácil consultar los acuerdos de su Convención Nacional de mayo de 2010, donde definen su propia organización como “un organismo de Frente dirigido por el proletariado” que “en consecuencia tiene por ideología el marxismo leninismo maoismo” (p. 32) y cuyo objetivo es “desenmascarar al sistema” y “preparar las futuras jornadas por venir” (p. 36). Es decir, el Movadef es una organización conspirativa con los mismos fines, estrategias y métodos que el PCP-SL. Como consecuencia, el Movadef no es un organismo abierto a todo aquel que esté de acuerdo con una amnistía. Por ejemplo, la congresista Martha Chávez, que defiende el indulto para Fujimori, no podría sumarse a este grupo. Ella sólo podría ingresar al Movadef si acepta la doctrina del “Presidente Gonzalo”.

El accionar del Movadef se basa en una apología del terrorismo. Leamos en los acuerdos de su Convención: “La guerra revolucionaria que se desarrolló las dos últimas décadas del siglo pasado […] se trató del movimiento de transformación social de mayor trascendencia en la historia de nuestro país al servicio del pueblo y corresponde, por tanto, una solución política, cabe una amnistía” (p.2). La violencia terrorista no sólo es defendida sino elogiada y la amnistía es vista como el premio a su extremismo y su vesanía. Esconde un chantaje: “O nos dan amnistía o empezamos de nuevo”.

Como en el caso del MRTA (dividido internamente por problemas de dinero y con su líder Víctor Polay fácilmente capturado por sus costumbres libertinas), el núcleo fundador del PCP-SL se hundió por su propia incapacidad para afrontar la clandestinidad. Su elite fue cercada y capturada por el Estado peruano y su gran líder se rindió sin luchar, escondido entre mujeres y sometido sin hacer resistencia a todas las humillaciones que le impuso Montesinos, entre ellas exhibirlo enjaulado con un traje a rayas. ¿Eso es un revolucionario?

Abimael Guzmán no dirigió ninguna revolución. Fue solo un terrorista, y al igual que Víctor Polay, se sometió fácilmente a sus captores. ¿El Che Guevara iba a permitir que lo exhiban vivo de esta manera? ¿Acaso Luis de la Puente Uceda, quien murió peleando hasta agotar sus municiones?


viernes, 6 de septiembre de 2013

EL SANMARQUINO VIOLENTO: EL ESTEREOTIPO AFIRMADO Por: Diana Cáceda Guillén

La seguridad y defensa nacional están por encima de la mal entendida ‘Autonomía Universitaria’
El estereotipo es el conjunto de ideas que se tiene de un grupo de personas a partir de la impresión que nos causan, esta  construcción se basa en la presunción de cualidades de una categoría, vale aclarar, lo que pensamos de algo a partir de cómo lo vemos y no necesariamente de cómo es en realidad, pero los sanmarquinos se han encargado de afirmar lo que todavía con dudas podía estar en el imaginario, con su actuar violento e irracional manifestado hace algunos días en la universidad de San Marcos con el vejamen del suboficial de tercera Roghell Medina Llaja que cumplía con labores de inteligencia en un seguimiento a miembros del MOVADEF en esta institución.

El problema del estereotipo es que no admite la excepción, las características que se adscriben al grupo,serán las mismas para todo sujeto que lo integre por el simple hecho de su pertenencia,así la comunidad sanmarquina es toda descalificada, ‘justos pagando por perturbados’. El otro problema es que  una vez fijado el estereotipo,este es de difícil supresión; pero lejos de pretender revertir esos esquemas de pensamiento el sanmarquino  lo reproduce y lo establece inalterable.

Aún si pretendieran justificar lo ocurrido como un hecho aislado y no como expresión delas características que se les atribuyen, fracasarían nuevamente. Por donde se le quiera ver es deplorable y vergonzoso que se haya golpeado y paseado desnudo con un cartel colgado al cuello a una persona, transgrediendo así sus derechos fundamentales. El artículo 1º de la Constitución Política del Perú que señala que “La defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado” no puede ser interpretado al antojo y tener validez  cuando convenga.
En ese mismo sentido la seguridad y defensa nacional están por encima de la mal entendida ‘Autonomía Universitaria’. Esta es autónoma como claramente expresa el artículo 18 de la Constitución “en su régimen normativo, de gobierno, académico, administrativo y económico”, además, “las universidades se rigen por sus propios estatutos en el marco de la Constitución”. El que el recinto universitario constituya domicilio  institucional no significa por tanto que le escape a la constitución peruana ni a las leyes cual embajada de Kuwait o cualquier otra, como muchos equivocadamente han decidido interpretar.

La infiltración fue cuestionada recurriendo a la ley posteriormente, ya si existía un mandato judicial o si el Consejo Universitario había sido informado o no, no importó en el momento en que los estudiantes se ensañaron con el suboficial. Es evidente que este procedió indebidamente al realizar los disparos al aire y es lo que se debe sancionar, pero no se puede caer en el amarillismo de chillar que pudo terminar en una masacre para justificar la violencia y los excesos cometidos. Además sospecho que a algunos de estos personajes lejos de aliviarlos el que no haya habido víctimas los decepcionó, puesto que a veces no parecen lamentar la muerte sino que la aprovechan para alimentar odios y con ello promover más violencia.
Si el compañero estigmatizado desea hablar de derechos debe empezar por no transgredirlos.

Si bien los estereotipos son un conjunto muy simple de ideas pueden ser eventualmente utilizados como información valedera para asuntos más complejos en perjuicio propio. Actuar con coherencia y rechazar actos irracionales hará que esas connotaciones negativas acerca del sanmarquino se diluyan.

jueves, 5 de septiembre de 2013

Contra la guerra. Por Agustín Haya de la Torre

La guerra civil en Siria lleva más de dos años y la crueldad de Bashar al Asad y su clan para mantenerse en el poder no encuentra límites. Desde las revueltas que originaron la llamada primavera árabe, el régimen de Damasco, en el poder desde el golpe de 1970, suma más de cien mil muertos y dos millones de refugiados.

El hambre de poder de la dictadura no repara en usar armas químicas contra sus enemigos, los que a su vez representan una coalición de intereses encontrados difícil de digerir, entre otras cosas por la presencia de fuertes contingentes de Al Qaeda.

La situación lleva a que el presidente Barack Obama con su intención de intervenir durante sesenta días, olvide los postulados pacifistas de su campaña electoral y anuncie una invasión a todas luces inaceptable. El Premio Nobel de la Paz está al borde de cometer el mismo error que tanto denostó a George Bush, quien en su respuesta exacerbada ante los ataques del 11 de setiembre, metió a los Estados Unidos en un callejón sin salida en Afganistán y en Irak.



Obama sostenía un discurso lúcido y coherente contra la guerra que despertó la ilusión. Sin embargo, pese a las catástrofes militaristas provocadas por su antecesor, se encuentra de pronto hablando el mismo idioma guerrerista de los republicanos del Tea Party. 

Si las anteriores intervenciones consiguieron el paraguas de las Naciones Unidas o de la OTAN, ahora la Casa Blanca no logra ningún respaldo significativo, salvo el de Francia. Francois Hollande comete un error de cálculo mayúsculo, pues si creyó que iba a lograr cierto liderazgo europeo, encuentra que el Parlamento británico derrotó la postura intervencionista del primer ministro y de que la Alemania de Angela Merkel rechaza de plano cualquier aventura militar.

Como si el tiempo pasara por gusto, otra vez la opinión internacional escucha hablar de operaciones quirúrgicas, focalizadas en la destrucción de las armas químicas, a más de proclamar la contundente brevedad de las mismas. La realidad demuestra siempre otra cosa: que los invasores acaban siempre generando mayores problemas que los que intentan resolver, empantanándose en contradicciones nacionales que no entienden y de las que luego no pueden salir.

Las Naciones Unidas no van a avalar ningún tipo de intervención por el veto cantado de Rusia y China. A estas potencias tampoco les interesa la democratización de Siria, sino que el país siga bajo su influencia. De alguna manera repiten el esquema de la guerra fría, donde el clan Asad reproduce una dictadura militar estatista que ha cumplido un papel clave en el endeble equilibrio del Medio Oriente.




La guerra desestabilizará el tablero en el Asia Menor y puede prefigurar conflictos mayores. La flota rusa navega en el Mediterráneo y el fundamentalismo iraní sentirá la amenaza. Solo Israel piensa que puede ganar algo aunque la ruleta es demasiado peligrosa para que el beneficio sea duradero.