Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

viernes, 16 de mayo de 2014

El Tío Bigote en el horizonte de Lima. Por Luis Zaldívar

Para nadie es un secreto que hay un sector del partido aprista que hemos impulsado la candidatura del ex ministro Enrique Cornejo a la  alcaldía de Lima, campaña que el mismo Cornejo ha apoyado desde los medios de comunicación. Diversas autoridades del partido se han mostrado a favor de la iniciativa,
y los actos de propaganda en las calles y de activismo en todos los niveles ya arrancaron hace varias semanas. Sin embargo, el entusiasmo inicial que el llamado “Tío bigote” pareció despertar en la juventud del partido y en la militancia adulta se va diluyendo al paso de los días al ver que algo en la candidatura no avanza.

Los números no mienten, y la verdad es que sería un milagro para el APRA ganar la alcaldía de Lima y todos somos conscientes de ello, la única vez que ganamos Lima fue en 1986 en medio de la mejor performance de la historia del aprismo, escenario muy diferente al estado de las cosas el 2014. La motivación de lanzar a Cornejo ha sido la de arrastrar el voto distrital y procurar superar el desastroso promedio de 7% que se obtuvo en la mayoría de distritos el año 2011, logrando por lo menos colocar a jóvenes de regidores para preparar futuras candidaturas. Sin embargo, hay otro grupo importante de apristas que creen que el mejor camino es hacer alianzas con otros partidos y movimientos para asegurar así una mayor participación aprista en las próximas elecciones.



La clave de la estrategia del APRA este 2014 está en impulsar a nuevas figuras que serían las llamadas a conducir el partido en los próximos años, pero al parecer el caos institucional no ha permitido que los diversos actores se pongan de acuerdo sobre cual será la mejor forma de hacerlo. Lo cierto es que nadie ve con buenos ojos una alianza si es que no significa impulsar a las figuras partidarias, algo que para algunos es egoísmo o sectarismo, pero otros llamarían respeto por las instituciones. Si es que no se lanza al ex ministro Cornejo y no presentamos candidatos, ¿cuál sería el rol de los apristas el 2014? Las respuestas van desde el éxodo partidario hasta la parálisis total.


También es verdad que a pesar de tener gente con excelentes hojas de vida muy pocos se han preparado como candidatos, y si queríamos en Lima un 2014 más aprista debimos haber promovido a Cornejo como líder partidario hace más de un año. Los tiempos se agotan y ya un Secretario General del partido a anunciado que está la posibilidad de no tener candidato a Lima una vez más. La población le pide al APRA dar fe de su promesa de renovación, y no podemos permitirnos pasar vergüenza una vez más en elecciones por decisiones que toma la dirigencia sin comunicar mínimamente a los militantes de cuál sería el beneficio de no presentar candidatura. Así como la juventud no es una cualidad*, la renovación tampoco va a llegar por arte de magia, hay que apoyar las candidaturas con mayor aceptación en la población –y no dentro del partido- y mostrar que todavía hay APRA para rato.

*Jaicec dixit