Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

domingo, 30 de agosto de 2015

En contra del Ministerio de la Juventud. Por Luis Zaldívar


La propuesta del Ministerio de la Juventud ha resultado en posiciones diversas donde lo que más se ha escuchado es el adjetivo “populista” de parte de sus detractores pero sin una alternativa real y argumentación de porqué la nueva cartera no pudiese existir. Por otro lado, los principales defensores de la propuesta, como Alvaro Quispe (Ex Director de SENAJU), Javier Barreda (Ex Viceministro de Trabajo) y Enrique Valderrama (Director de Punto de Encuentro)  han defendido la propuesta con bastante solvencia al señalar que el nuevo ministerio articularía los programas ya existentes en materia juvenil, crearía fondos para capacitación, crédito a la mype joven, estímulos tributarios y hasta programas de vivienda. Son propuestas viables e importantes, y no se pueden minimizar con el simple adjetivo como lo ha hecho PPK, quien obviamente no cree en el Estado, al plantear eliminar incluso los ministerios de cultura, medio ambiente y turismo.


Sin embargo, los proponentes del nuevo ministerio no llegan a articular de porqué es necesaria una nueva burocracia con rango ministerial para lograr los objetivos que se han planteado.

El primer error es de concepto; la idea de que los jóvenes son todos iguales y quieren cosas diferentes a los mayores. En realidad, la mayor capacitación, el mejor empleo y el deporte no son patrimonio de la juventud sino de todos los peruanos, ¿si no porque tenemos ministerio de trabajo y de educación? Además, la ambigüedad de cuál es la edad máxima del joven lleva a gruesas controversias sobre las políticas sociales que un ministerio ejecutaría, dado que en los segmentos más pobres es común que un muchacho demore más en empezar su vida productiva y por lo tanto tenga acceso a programas creados por la nueva burocracia. Así mismo, los jóvenes son muy variados y normalmente se agrupan por intereses muy distintos el uno del otro. 

Las experiencias internacionales han sido negativas. El Ministerio de la Juventud existe actualmente en República Dominicana, pero sus resultados no son muy diferentes a los que ha tenido beca 18 en el Perú. Los propios jóvenes critican que el Ministerio ha sido creado con un presupuesto ínfimo que sólo sirve para la ejecución de obras, sino sólo para programas paliativos [1]Si se crea la nueva cartera en nuestro país, y encima se designan a jóvenes funcionarios sin experiencia (como propone Javier Barreda[2]) lo más seguro es que termine siendo una buena fuente para consultorías y agrandar el CV de algunos allegados al poder, pero el presupuesto no sería efectivo para solucionar problemas como lo es en casi todo el Estado.

Lo cierto es que si se quiere apoyar a los jóvenes entonces nuestro deber es invertir en los niños y adolescentes, aumentando el presupuesto en educación al 6% como se estableció en el Acuerdo Nacional hace ya casi 15 años y fortaleciendo los programas de salud para los muchachos que están en formación. Si se quiere apoyar todavía más, entonces debemos reformar la Universidad para que dejen de ser entes parasitarios que estafan a los jóvenes con títulos inservibles en años de formación. Si no podemos resolver estos problemas no importa cuántas dádivas y programas paliativos hagamos, tendremos los mismos resultados magros que el famoso Ministerio de la Inclusión y Desarrollo Social, del cual ya hemos tenido suficiente gasto y nada de resultados,




[1] (http://elveedordigital.com/provincias/item/17288-jovenes-del-prm-dicen-ministerio-de-la-juventud-es-inoperante).
[2] http://www.gatoencerrado.net/store/noticias/92/92953/detalle.htm

[FORO] Exitoso Debate sobre Ministerio de la Juventud. Por Ángel Montero

[Sala de las Banderas, Casa del Pueblo] El miércoles 26 de agosto del presente se realizó el Foro "Debate: Ministerio de la Juventud", a raíz de la propuesta nuevamente entablada por el Ex presidente Alan García en un encuentro con centenares de jóvenes profesionales menores de 35 años (recordemos que en el 2011 ya había presentado un proyecto de ley que fuera rechazado por el congreso de la República con la mayoría nacionalista) y que pretende fortalecer las políticas públicas juveniles.

En el Panel destacó la participación del antropólogo Luís Zaldivar, el Regidor de Breña Víctor de la Roca, el ex Secretario General de Senaju y catedrático Álvaro Quispe, el presidente de la Organización Juvenil jóvenes por el Perú Alan Rodríguez entidad organizadora del presente foro y el Dr. Freddy Hinojoza, Ex funcionario destacado en políticas públicas Juveniles.

Dentro de las Propuestas a favor se encontraban la creación de un Instituto de la Juventud de tal modo que se incluya al Instituo Peruano del Deporte (IPD) dentro del ministerio, por otro lado los que estaban en contra de la propuesta recalcaron que en algunos países no había funcionado ese sistema y lo consideraban burocrático y demasiado prematuro. Además, a modo de resumen, las conclusiones arribaron a que  la institucionalidad se de de manera progresiva, sistemática y con mucha responsabilidad de debe llevar el proyecto ley que determinará errores del legislativo como la triste y célebre ley pulpín que no fue discutida en el área juvenil del consejo nacional del trabajo, así mismo el fortalecimiento y reconstrucción democrática de los consejos regionales, provinciales y distritales de la juventud, así como la descentralización y desburocratización de presupuestos destinados a políticas juveniles que no priorizan demás ministerios, la reforma electoral juvenil que fortalecerá a la ley del concejal joven incentivando mas hombres y mujeres jóvenes en el aparato público del estado, etc.

Más allá del objetivo de la discusión, los puntos de concomitancia y consenso recayeron en generar un seguro médico sostenible, un trabajo decente, educación de calidad y diferentes mecanismos de justicia social para los jóvenes peruanos de cara al bicentenario.

Gracias a los participantes por nutrir el debate con diversos puntos de vista de y consideraciones bastante importantes respecto a las recientes y constructivas políticas públicas de juventudes.

Ministerio de la Juventud: ¡A sudarla! Poe André Gutiérrez

"Como reza el dicho, el éxito es 10% inspiración y 90% transpiración, hay que sudarla” – Dionisio Romero
Hace ya algunas semanas, el candidato natural del Partido Aprista Peruano lanzó una propuesta para los jóvenes bajo la creación del Ministerio de la Juventud y el Deporte, que dicho sea de paso, Cesar Zumaeta, como Presidente del Congreso de la República, lo sometió a consideración en el año 2011.

El debate es amplio, PPK afirmó que era una propuesta demagógica, no solucionaba el problema, asimismo el parlamentario Daniel Mora indicó que se trataba de una promesa electoral de corte populista. Pero me pregunto y también les pregunto a ustedes: ¿Qué tanto pueden saber un norteamericano de 76 años y una persona, investigada por la Comisión de Ética, de 70 años sobre los problemas actuales de los jóvenes? ¿Acaso saben las prioridades de los jóvenes hoy en día o peor aún, qué hacemos o en qué ocupamos nuestro tiempo?

La respuesta cae de madura, claramente sería no; sin embargo, hoy en día, el joven ya no sólo critica sino también propone y eso haré en las líneas posteriores. Solo, a modo de introducción, espero sea una propuesta seria, con tecnócratas especialista en temas juveniles y profesionales bajo el sistema de la meritocracia ¿Es descabellado pensar así? ¡Claro que no! Ésta no es una oportunidad para otorgar trabajos a tal o cual solo porque me apoyó y/o acompañó en una campaña, éste es un gran desafío para que esta población, tantas veces vulnerada, crezca y se fortalezca, tanto en el plano personal como profesional.

Propuestas:

1. Establecería el Viceministerio de Ciencia y Tecnología

2. Instauraría el Viceministerio de Emprendimiento Juvenil

Respecto a la primera propuesta, sabemos, en principio, que existe el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (CONCYTEC); sin embargo, éste órgano no desaparecería por lo que estaría adscrito al Ministerio de la Juventud. Siguiendo algunas experiencias internacionales como la de los países de El Salvador y Bolivia, crearía la Dirección Nacional de Educación en Ciencia, Tecnología e Innovación, que contaría con la Gerencia de Tecnologías Educativas, en la cual los videojuegos cumplirían un rol innovador e importante y ¿Por qué utilizar estos instrumentos digitales en la educación? Ya lo decía M. Prensky (2011): “los y las estudiantes de hoy buscan obtener aprendizajes significativos, que guarden relación directa con su vida diaria y que les permitan ser protagonistas de su proceso educativo”.

Asimismo, implementaría la Dirección Nacional de Investigación en Ciencia, Tecnología e Innovación. La citada Dirección comprendería diversas áreas de trabajos, tales como el Sistema Peruano de Innovación, los Programas de Fortalecimiento de la Información para la Investigación, la Olimpiada Científica Estudiantil Peruana y el Centro Nacional de Investigación.

Por otro lado, de acuerdo a la segunda propuesta, el Viceministerio de Emprendimiento Juvenil, fomentando de esta manera en la población juvenil, la cultura del emprendimiento, comprometiéndolos de esta manera como actores responsables de la política pública en la mencionada materia. Colombia, desde el 2011, promueve, bajo esta modalidad, alianzas público – privadas académicas, facilita condiciones para el emprendimiento y desarrolla la dimensión local del emprendimiento. 

Crear una verdadera y real Política Nacional de Emprendimiento con ejes estratégicos como lo son el dar las facilidades para el inicio formal de la actividad empresarial así como promover el acceso a financiamiento para emprendedores y empresas de corta creación.

El actual Programa Nacional de Empleo Juvenil “Jóvenes a la Obra”, del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, así como la Secretaría Nacional de Juventudes (SENAJU) no han logrado sus objetivos por lo que me veo obligado a citar al gran Gustavo Cerati: “Poder decir adiós es crecer”.

Y para finalizar, nosotros, los jóvenes somos el 31.5% de la población votante. INFÓRMATE sobre las propuestas de los candidatos a las elecciones; VOTA sin miedos, temores o presiones de terceros; y PARTICIPA dentro de la política, ya sea a través de un meme o en las decisiones internas de un partido o movimiento político.



Bibliografía:
Prensky, M.
2011 Enseñar a nativos digitales. Editorial SM. Lima.

martes, 25 de agosto de 2015

Ministerio de la Juventud: Mitos y Realidades

Por: Ricardo Yturbe

Desde hace dos semanas se ha dicho y escrito mucho sobre la propuesta de Alan García, en torno a la creación del #MinJuv. Muchos, a priori, han lanzado opiniones en el calor del debate, sin embargo existen algunas precisiones, desde mi humilde punto de vista.

Cabe comenzar por hacer una pregunta de rigor: Es necesaria la creación de un ministerio para satisfacer las demandas de la juventud (entendiéndose a los comprendidos entre 15 y 29 años)? El ex Viceministro de Promoción del Empleo, Javier Barreda, en su columna "Políticas para la Generación Y" (La República del 16 de agosto del 2015), señaló que se había incrementado al 76% la gente que considera "difícil" encontrar un empleo, asimismo, sólo el 10% de la población consideraba "fácil" encontrar un empleo. Existe una realidad que no podemos negarla, ni taparla, jóvenes que demandan oportunidades de empleo, y a eso podríamos agregar, oportunidades de capacitación para la búsqueda de éste y el emprendimiento.


Por otro lado, tenemos que el incremento de la delincuencia tiene como principal objetivo a jóvenes, inclusive menores de edad, por lo que políticas que van desde el control de la natalidad, pasando por la educación, la inserción y re inserción pacífica a la sociedad, son urgentes.

Hemos presenciado el sin fin de mesas de trabajo multisectorial sobre la problemática juvenil, que son diametrales mitos que de discusiones bizantinas, buenos coffee breaks y tertulias que sirven para la vanidad personal no han pasado. La Juventud es una realidad que el Estado no puede negarse a tratar de manera específica y con políticas de estados específicas. Los tiempos han cambiado, la innovación tecnológica y el emprendimiento deben ser un pilar el trabajo en las políticas públicas de un #MinJuv

Muchos dicen que significaría un sobrecosto innecesario, habiendo tantas entidades del Estado que tratan el tema de la juventud, deporte y la innovación. Es cierto que existen, pero están diseminadas por distintas carteras, las cuales no tienen ni la atención, ni mucho menos el presupuesto necesario para que cumplan cabalmente sus funciones. Por ello, la creación de este ministerio no debe significar la creación de más dependencias estatales, sino la conjugación de las existentes, con un liderazgo político que sea capaz de sortear las barreras que impone los eternos funcionarios del MEF.


En la línea del párrafo anterior, vale desbaratar el mito de que el Ministro de la Juventud deba ser un joven, pues no sólo por resultar falacioso, sino por qué, al ser un nuevo ministerio que contará con reticencias y desconfianzas, el Ministro de la Juventud debe contar con liderazgo en la aplicación de las políticas de juventudes, con experiencia en la gestión pública, como la generación del empleo, la educación, la innovación tecnológica, la salud y demás políticas de inclusión, es decir, un autoridad y no un pulpín.

domingo, 23 de agosto de 2015

La Juventud es la agenda de hoy. Por Alan Rodríguez

El Presidente Alan García vuelve a poner en la agenda política a la juventud, no solamente por el número de habitantes (más de 9 millones), sino por lo urgente de plantear un plan a futuro para esta generación. No estamos lejanos de que en unos 50 años tengamos el mismo problema de Europa, una mayoritaria población adulta, con más de 65 años en el índice estadístico y que ya no producirá lo mismo que la juventud en la actualidad. Necesitamos un sistema adecuado de pensiones que genere una cultura de “pan para mayo”, y que los jóvenes de ahora piensen en su senectud. 

En el 2011, el presidente García envió desde el ejecutivo el Proyecto de Ley de creación del Ministerio de la Juventud y el Deporte (MINJUV), el cual fue archivado en la gestión de Daniel Abugattas como Presidente del Congreso. Un tema que siempre es discutido en el mundo de la juvenología, donde culpan al APRA de haber reducido al Consejo Nacional de la Juventud (CONAJU) a una Secretaría adscrita al MINEDU (SENAJU). Pero, ¿por qué se hizo esto? La respuesta es sencilla: la CONAJU solo funcionaba como un ente burocrático que no tenía un plan estratégico, que sólo servía para pagar alto sueldos y hacer talleres sin importancia. Lo único resaltante de la CONAJU, en la gestión de Alejandro Toledo, fue la elaboración del Plan Nacional de la Juventud 2006-2011, que fue aprobado y presentado al acabar su quinquenio.

La CONAJU (2006-2008) y la SENAJU (2008- 2011) obtuvieron mayores logros con un menor presupuesto, como por ejemplo la Encuesta Nacional de la Juventud (ENAJUV); la capacitación y promoción de autoridades jóvenes; la formulación del instructivo para el cumplimiento de las políticas públicas en materia de juventud; la elaboración de planes juveniles en 3 regiones (La Libertad, Piura, San Martin), la conformación de Consejo Regionales de la Juventud (COREJU) y otros estudios sobre población específica juvenil. Esto demuestra que lo importante no es tener un mayor presupuesto o tener más empleados, sino tener capacidad de gestión.

El APRA propone un Ministerio de la Juventud, para lograr el cumplimiento de políticas publicas en materia de juventud; como por ejemplo la coordinación entre los programas sociales existentes como Jóvenes a la Obra, Beca 18, Jóvenes Productivos y la creación del “Banco de la Juventud” que financiará al emprendedor menor de 29 años y facilitará préstamos para seguir estudios universitarios a los más pobres. Defenderá al joven de proyectos “pulpines” que agreden los derechos de la juventud asimismo impulsar la cultura y el deporte, reconocer a las nuevas formas de organización de los jóvenes peruanos, todo ello, con el fin de fortalecerlas con talleres de capacitación y finaciamiento a sus proyectos con “núcleos ejecutores”. Así lograremos se aumente el número de jóvenes interesados en hacer política y el número de autoridades jóvenes, así como el hecho de que el número de ingresantes a estudios superiores sea igual al número de egresados.

Hay tanto por hacer en la juventud, por lo cual el APRA pone ahora en las manos del pueblo, la decisión de hacerlo posible.

miércoles, 19 de agosto de 2015

Ha llegado el momento. Por Franco Germaná Inga

Por Franco Germaná Inga
Parlamentario Andino Universitario USIL.
@FrancoGermana
Juan está casado y tiene 2 hijos. Él y su esposa, como padres responsables que son, deben ir a trabajar para mantenerlos, solventar los gastos de su familia y de ser posible procurar darles una oportunidad de progreso a sus hijos. 
Sin embargo, últimamente se ha dado cuenta que cada vez que sale a la calle, corre el riesgo de ser asaltado en un paradero, en una combi, en un taxi o más recientemente, se ha enterado que incluso puede ser tirado desde lo alto de un puente.

Juan, como es natural después de las largas horas de trabajo a las que se somete igual que su esposa, desea salir a comer en la calle un fin de semana con su familia.

Sin embargo, poco a poco se da cuenta que ya no es extraordinario que en las noticias se informe sobre un asalto en un restaurante, sino que se ha convertido en la regla. Entonces, él tiene miedo de salir y progresivamente va prefiriendo quedarse más tiempo en su casa.

Sin embargo, reflexionando un poco siente que ni siquiera está seguro en su casa porque a pesar que no posea grandes riquezas, ladrones pueden ingresar a la intimidad de su hogar para robarle lo que con tanto esfuerzo consiguió.

No obstante, a pesar de estas preocupaciones, la vida sigue y debe mandar a sus hijos al colegio para que éstos puedan tener la educación necesaria para poder progresar.
Sin embargo, se da cuenta que cada vez es más frecuente escuchar que bandas de extorsionadores lancen granadas de guerra a los colegios, cual campo de batalla, para amedrentar a sus directores para que paguen cupos; y para colmo, se da cuenta que la educación que reciben sus hijos probablemente no sea tan buena como él hubiera deseado y que incluso el colegio de sus hijos no se termina de construir porque algún gobernante licitó, sus chibilines de por medio, la construcción del mismo a una empresa inexperta o incluso fantasma.

Juan está harto y asqueado, él ya tuvo suficiente de esto. Simplemente se cansó de convivir con los problemas del país cuando él lo único que quiere es vivir.
Vivir con miedo no es natural. Vivir sabiendo que tus hijos tendrán una de las peores educaciones de América es frustrante. Vivir mirando que buena parte de tus políticos se roban tu dinero es indignante.

Impotencia. Impotencia. Impotencia. Para muchos peruanos esta es ya una realidad, para un sector lo es en algunos aspectos y para otros lo será… sí tú joven algún día también serás padre y ojalá no pases por esto.

El problema en el Perú es que hay muchos “sin embargos” negativos que nos amenazan, y lo más sorprendente es que sí estamos conscientes de ello, solo que la vorágine de la vida nos consume y distrae en temas banales.

Sin embargo, no podemos perder de vista que el Perú, inclusive desde antes de su independencia, en algún momento de su pasado, siempre tuvo un pueblo pujante, un pueblo que pudo construir civilizaciones magníficas, un pueblo que se hizo potencia en la región.

Es verdad. Quizás ahora ya no seamos una potencia pero sí creo que somos un país con potencial.
Peruano, peruana, has estado durmiendo por mucho tiempo, pero ha llegado ya el momento de despertar porque en el momento en que dejemos de manifestarnos contra la injusticia, perderemos nuestra humanidad, mantenerse indignados e incansables es un deber que tenemos con nuestro país.