Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

viernes, 27 de diciembre de 2013

Poder Paralelo. Por Agustín Haya de la Torre

Mes y medio después de estallar el escándalo de Óscar López Meneses, el gobierno sigue sin

informar quién dio la orden ni qué hacía para que decenas de policías y patrulleros lo cuiden durante casi dos años.

La explicación oficial que trata de presentar el caso como “corrupción policial” no convence a nadie. Ni la renuncia del ministro del Interior ni la destitución de varios oficiales aclaran el asunto. Tampoco los insultos del Presidente contra el operador de Vladimiro Montesinos, pues durante seis semanas el Ejecutivo ha convertido en un sainete su intento de tapar el sol con un dedo y desvirtuar las investigaciones.


Los registros de la prisión de San Jorge aparecen y desaparecen mientras los ministros dicen tonterías cada vez. Confirman así la responsabilidad directa del gobierno, que por todas las formas posibles evita que sepamos las razones para tan exagerada protección de un particular.



Algunos soslayan la gravedad del caso y olvidan lo que vivimos en los noventa. Entonces Alberto Fujimori organizó a través de su servicio de espionaje, un esquema de poder que le permitió controlar a las fuerzas armadas y policiales, a la judicatura y, encima, sobornar a los grandes medios de comunicación.

El diseño dictatorial resultó ambicioso y de envergadura porque pretendía perpetuarse en el poder. El soplonaje al interior de los institutos armados le servía para promover a los adictos y descabezar a los críticos. Lo mismo sucedió en el Poder Judicial donde su influencia llegó a disfrazarse como reformista al punto de contratar a la ONG más pintada en el tema.

Con la televisión y la prensa, Fujimori alcanzó uno de sus puntos más eficaces. Con operadores ad hoc usó la farándula para distraer a la gente. Fomentó un penoso espectáculo de lo grotesco y el mal gusto. Cómicos, bataclanas y animadoras, junto con los pasquines amarillos, llevaron la cultura chicha a su clímax.

Todo esto encubría algo más siniestro: los negocios turbios de las licitaciones amarradas, el narcotráfico y el contrabando a gran escala. El esquema de Fujimori y su brazo derecho requería no solo astucia sino grandes cantidades de dinero, saqueado del fisco o proveniente de las coimas.

Quien dirija tal mafia necesita mucha protección, como los centenares de hombres del batallón “Júpiter”. Montesinos pasó su entrenamiento como agente de potencias extranjeras desde los años setenta. López Meneses, uno de sus colaboradores, conoce las formas pero carece de las habilidades de su jefe.


Por lo que sale a luz, todo indica que empezaba un camino parecido. El alumno metía ya sus narices en la vida militar y policial para mover los ascensos y seguramente montaba la soplonería sobre los adversarios. Descubrir a Montesinos demoró varios años y si no fuese por su manía de filmarlo todo, no nos habríamos enterado a plenitud de sus delitos y menos verle la cara a los vendidos.

Ojalá la comisión parlamentaria y la Fiscalía revelen los oscuros menesteres del aprendiz de brujo.

lunes, 23 de diciembre de 2013

El reino de la mentira, el miedo y el odio

Por: Jaicec Espinosa Sandoval
       Víctor Raúl Trujillo de Zela


Vergüenza nos da ver cómo el gobierno conyugal intenta salir del espiral de mentiras en el que él mismo se ha metido, pisoteando primero a la Policía Nacional y ahora subordinando sin desparpajo al Legislativo. Pero aquello no les ha bastado, pues el país entero ha visto como la jefa de la Oficina de Coordinación Parlamentaria de la PCM, Malka Maya, maltrata a los parlamentarios manteniéndolos sumisos ante las órdenes dictadas desde Palacio de Gobierno, ya que el mismo César Villanueva, jefe de la PCM, ha dicho no saber quién es esta todopoderosa coordinadora, que en teoría está bajo su mando.

Por otra parte, todos pudimos apreciar cómo el congresista Víctor Andrés García Belaúnde, quien ganó su curul como parte de la lista del aliado del gobierno, el inefable Alejandro Toledo, se ha presentado ante el presidente Humala para, en palabras de ambos, conversar sobre la comisión que él preside y que investiga unos de los escándalos políticos más graves desde que volvió la democracia al Perú y que involucra al mismísimo presidente Humala, quien hasta hoy no responde por los innumerables testimonios que lo contradicen y que afirman que su amistad con Óscar López data de sus épocas de adolescente, como lo dijo su propio padre, y que incluso de capitán fue jefe del piquete militar que resguardaba la facultad de odontología donde trabajaba Óscar López.

En otros ámbitos, tal como hemos adelantando en columnas anteriores, el resultado al que arriban las pesquisas de la "megacomisión" que investiga la gestión del expresidente Alan García, es por no decirlo de otra forma: Previsible, tendencioso y por demás incoherente. Debido a que el mismo presidente de dicha comisión, Sergio Tejada, afirmó que no hay indicio alguno de delito por el cual se le pueda acusar al líder del Apra, lo que demuestra que el informe ha sido redactado por la pareja presidencial para allanar el camino de la reelección conyugal, como sucedió en Argentina con calamitosos resultados, para lo que se debía sacar de carrera política al expresidente Alan García, quien debido a su gran gobierno que redujo la pobreza a la mitad, se convierte en el principal adversario del proyecto chavista y por tal, la figura a inhabilitar políticamente, pasando para eso hasta por encima de la justicia.

Así, el panorama que nos deja el accionar de estas dos comisiones de "medio pelo" es el fiel reflejo de la gestión del gobierno, deficiente y totalitaria, que olvida que la separación de poderes es un requisito indispensable para la democracia y que al no superar lo hecho por anteriores administraciones, intenta destruir todo lo que por desidia, corrupción e ineficiencia no puede construir.

jueves, 19 de diciembre de 2013

Bachelet vuelve por la izquierda

Michelle Bachelet alcanzó una notable votación del 62% en su reelección como presidenta de Chile. No hay que olvidar que acabó su periodo anterior con más del 80% de aprobación, caso raro entre los mandatarios latinoamericanos que normalmente terminan muy desgastados.

La Nueva Mayoría que encabezó la lideresa del Partido Socialista, sin perder a los componentes históricos de la Concertación Democrática que reabrió “las grandes alamedas de la historia” tras el oscuro período dictatorial de Augusto Pinochet, trae novedades significativas, tanto programáticas como orgánicas.

El gobierno de Sebastián Piñera, el primero de talante conservador elegido tras la larga hegemonía de la Concertación, respetó los términos constitucionales pero no dio la talla para generar apoyo a sus medidas neoliberales. Más bien sirvió de blanco para criticar la privatización de la educación impuesta desde la dictadura, esquema que los gobiernos siguientes no modificaron.

La protesta estudiantil ganó las calles y fraguó un nuevo liderazgo universitario, en su mayoría militantes de la izquierda. Las enormes y sostenidas movilizaciones reclamaban el fin de un modelo excluyente, que convirtió a la educación pública en una de pago. Camila Vallejo, joven comunista, se erigió en el símbolo de la rebeldía y las consecuencias de la fuerza desatada sensibilizaron a las dirigencias. Así por primera vez desde la nueva etapa que vive el país del sur, el arisco Partido Comunista aceptó incorporarse a la coalición de centro izquierda y sus héroes juveniles encontraron la forma de llegar a la Cámara de Diputados.




Michelle Bachelet lanzó su candidatura con una propuesta renovadora. Recogió la protesta estudiantil para incluirla como uno de sus principales puntos programáticos. La reforma de la Constitución, pesada herencia del militarismo, ocupa un lugar privilegiado en el programa democratizador de la candidata socialista. Un cuarto de siglo después, el momento de ponerle punto final a los rezagos del autoritarismo y poner como eje la búsqueda de la igualdad y la cohesión social, encuentra una correlación propicia.

Los retos del nuevo gobierno no son pocos, pues la vara la coloca bastante alta, confiada en que va a dirigir una sociedad madura e integrada, donde la extrema derecha parece un recuerdo del pasado y los nuevos conservadores practican la pluralidad y defienden el estado de derecho.

Una sorpresa desconcertante resultó el alto nivel de ausentismo, como consecuencia del voto voluntario. Sorprendente porque la sociedad sureña posee un alto nivel de civismo. La conversión del voto de un deber en un derecho como que los impelió a librarse de una obligación. Ello no deslegitima en absoluto el triunfo puesto que como sucede en las democracias con voto no obligatorio, los inasistentes no confrontan los resultados.

Bachelet representa, pues, un nuevo y valedero esfuerzo por plasmar un nuevo modelo de democracia social
en la región.                              

miércoles, 18 de diciembre de 2013

La educación: Ayer, hoy y mañana

Por: Víctor Raúl Trujillo de Zela*

El pensamiento y la tecnología prevalecientes en determinado tiempo y espacio han sido siempre determinantes para el desarrollo de sus generaciones. Así, la Revolución Industrial dio origen, primero en Gran Bretaña y luego en el resto de Europa, a una transformación transversal de todas las estructuras de la sociedad de la época, lo que permitió la masificación de la educación, priorizando la homologación de los conocimientos de lo alumnos por sobre el desarrollo de las diversas aptitudes de cada uno de estos, modelo que hasta ahora perdura en la gran mayoría de los sistemas educativos, pero que en los países más avanzados ya ha comenzado a cambiar, teniendo como experiencia pionera a las universidades de Oxford y Crambridge en Inglaterra, donde se imparte una educación personalizada en la que los alumnos más que asistir a clases, trabajan junto a un tutor que los orienta por todo un año, lo que en ingles se denomina reading with the master.

Esta educación, basada en el desarrollo y fortalecimiento de las aptitudes de cada alumno, es la gran revolución educativa que tiene que comenzar a darse para poder estar a la altura de los cambios tecnológicos y así poder aprovechar al máximo sus beneficios para el desarrollo económico y social de nuestros pueblos, pues sin una adecuada educación no será posible el desarrollo. Para ello importantísimo saber definir cuál es el tipo de alumno al que habrá que educar para así poder saber cómo se le podrá guiar. Pues en la era de la información, no es la acumulación de conocimientos lo que determinará el nivel del alumno, sino la manera en que los alumnos interactúan y ordenan la infinita información disponible para poder generarse su propio conocimiento que les permitirá desarrollarse según sus propias habilidades y necesidades.

Para esto es básico que la educación no se restrinja a la escuela, pues la sociedad sigue siendo la gran escuela de ciudadanos, siendo su cultura el resultado de la interacción de estos. Por lo que es fundamental el papel de los líderes políticos, intelectuales y de opinión, quienes son los encargados de interactuar con los ciudadanos para poder representar el sentimiento de estos. Lamentablemente pocos lo han entendido así, limitándose a utilizar las TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación) para exponer sus ideas pero no para interactuar con sus usuarios, que en su gran mayoría son los “Nativos Digitales”, como se les denomina a los nacidos posteriormente a los años 80´s del siglo pasado, cuando el uso de las tecnologías digitales comenzó a hacerse masivo. Y es que gracias a las TIC estos han desarrollo diversas maneras de sentir y comprender el mundo, llegando a desarrollar sus propios códigos de comunicación; es decir, su propio lenguaje.

Se agradecen los valiosos aportes del jurista Arturo Seminario Dapelo y del dirigente universitario Jaicec Espinosa Sandoval.

jueves, 12 de diciembre de 2013

Autonomía para la universidad. Por Agustín Haya de la Torre

La prueba PISA y los rankings internacionales sobre las universidades muestran la precariedad de la educación en el Perú. No solo no formamos adecuadamente a nuestros niños y adolescentes, sino que tampoco somos capaces de darles una educación superior de nivel.



Los resultados no son gratuitos, devienen directamente de un modelo impuesto en los noventa que supone que todo lo asigna el mercado, que en el caso peruano llevó a despreciar de nuevo la educación pública. Paradójicamente los promotores ideológicos de tan penosa situación insisten en atribuir el fracaso a lo público, a cuya mejora presupuestal suelen oponerse por principio. Generan así un círculo perverso que produce una enseñanza muy deficiente.

La mayoría de comentaristas de los exámenes de la OCDE cree que todo se soluciona con más privatización, incluso proponen, desubicados, el modelo de Pinochet, fracasado estrepitosamente en Chile, que acabó por aumentar la desigualdad y deteriorar una educación tradicionalmente de nivel a límites casi peruanos.

En el caso de las universidades la varita mágica la colocan por el lado de la acreditación ministerial, para lo cual ya funciona una entidad que ahora tratan de consagrar en la propuesta superintendencia universitaria. Decenas de indicadores formales, básicamente de carácter administrativo, aparecen como requisito.



La confusión entre formas de gestión y la esencia misma de la universidad, que es la producción de conocimiento, traerá una vez más consecuencias nefastas. La exigencia histórica de las universidades clásicas fue siempre la autonomía del poder para conseguir las condiciones que garanticen la creación científica. El conocimiento nace de la libertad y la investigación tampoco puede sujetarse a la inmediatez del costo beneficio, por la razón elemental de que su sustento es el ensayo y el error.

“La universidad es lo que publica”, dice un viejo adagio, por ello que las clasificaciones válidas toman como eje central los criterios bibliométricos, es decir lo que sale a luz en revistas científicas y en los libros de los investigadores, como resultado de su trabajo. La calidad de la formación profesional proviene de dicho contexto, que supone la generación de condiciones para que el profesor sea sobre todo un investigador.

La prestigiosa Asociación Alemana de Sociología acaba de lanzar una crítica demoledora contra la acreditación administrativista, que llega al extremo de aplicar los estándares ISO para las universidades como si fueran empresas productivas. Felizmente que las universidades de excelencia en el mundo promueven la evaluación científica sobre la base de resultados bibliométricos y el reconocimiento internacional. 



Una buena gestión es necesaria, qué duda cabe, pero el control burocrático jamás reemplazará la investigación ni la producción de conocimientos, que requieren libertad, por tanto autonomía del poder político y económico.                                

lunes, 9 de diciembre de 2013

Las Asociaciones de Consumidores y el rol regulador del Estado

Por: Víctor Raúl Trujillo de Zela

La institucionalidad es uno de los principales problemas del país, por ello saludamos que en la defensa de los consumidores se vayan consolidando las políticas públicas recogidas en su norma especial y que uno de sus principales soportes, como lo son las asociaciones de consumidores, vayan adquiriendo presencia en la agenda pública. Se acaba de realizar el II Encuentro Nacional de Asociaciones de Consumidores, que contó con la presencia del Dr. Hebert Tassano, Presidente del INDECOPI y su Equipo Técnico, y donde se trataron los temas relacionados con los avances del Sistema Integrado de Protección al Consumidor, los alcances de las normas que regulan la intervención de las Asociaciones de Consumidores, y el rol que cumplen.

Uno de los puntos álgidos que se trataron, fue el referido a la regulación que ejerce INDECOPI sobre el reconocimiento de Costos y Costas en las denuncias que se tramitan en los Órganos Resolutivos, donde se disponen pagos irrisorios de entre S/.100 y S/.300, limitando escandalosamente el derecho de los consumidores a la debida defensa, sin mencionar los gastos colaterales en que se incurren, lo que hace más prohibitivo el derecho a denunciar y peor aun cuando se trata de demandas que se originan en provincias.

Ante esto, INDECOPI tuvo que admitir que se deben revisar los parámetros de los criterios para determinar montos más realistas y justos, haciendo más patente ello, cuando se sabe que en los casos de denuncias por competencia desleal entre empresas, tramitados en esa misma institución, no se les limita este derecho, presentándose una preocupante discriminación que afecta a los que estamos en desventaja ante el poder económico de los proveedores. 

Otro acuerdo alcanzado es el de la Capacitación, en ambos sentidos. Por un lado, dar acceso a los representantes de las Asociaciones para poder participar, sin costo, en los diferentes talleres técnicos que dicta INDECOPI. Por el otro, se presentó una propuesta para que se disponga, con carácter de cumplimiento obligatorio, capacitar a todo el personal, incluyendo a sus accionistas y directivos, de las empresas que incurran en reiteradas infracciones, a fin de cultivar la Cultura de Buenas Prácticas. Finalmente, el pasado mes, fueron elegidos los tres representantes de las Asociaciones de Consumidores ante el Consejo Nacional de Protección del Consumidor (órgano de coordinación en el ámbito de la Presidencia del Consejo de Ministros) que preside INDECOPI.

Ello significa que quienes creemos en el mercado, dentro del marco de una democracia social, somos partidarios del rol regulador del estado, que es justamente el que evita los excesos del llamado neoliberalismo o capitalismo salvaje en palabras del Papa Francisco, por lo que saludamos la multa de $13 mil millones impuesta por el Fiscal General y Secretario de Justicia de Estados Unidos a los bancos usureros y agiotistas, que no tuvieron ningún reparo en vender y revender hipotecas sin valor a millones de incautos compradores, tal cual lo afirma con mucha certeza y colocándose en el justo medio del espectro político, el expresidente Alan García, felicitaciones por eso.

jueves, 5 de diciembre de 2013

Mala educación. Por Agustín Haya de la Torre

El último ranking sobre la calidad de la educación en 65 países publicado por la OCDE, vuelve a
ubicar al Perú en el último puesto. La prueba que evalúa a los estudiantes en comprensión lectora, matemáticas y ciencias, coloca a nuestros alumnos a distancia considerable del promedio.

Desde el 2001 en que empezó a tomarse quedamos al fondo de la tabla y en algún momento al gobierno de turno no se le ocurrió mejor cosa que suspender su aplicación. Todos los años en los más importantes eventos públicos y privados el tema ocupa lugar prioritario en la agenda, sin que hasta ahora pueda corregirse nada.

La crisis la arrastramos de mucho tiempo pero se agravó con el peso ideológico que alcanzó el neoliberalismo criollo en los años noventa. La educación fue colonizada por el mercado, asumiéndose que debía orientarse hacia el “emprendedurismo” para lo cual debía aligerarse el contenido de la currícula, a fin de no hacer perder el tiempo a los estudiantes en tan mercantil propósito.




El esquema profundizó el abandono de la educación pública, ya bastante venida a menos, lo que generó una penosa combinación de maestros mal pagados con derechos sociales recortados, pésima infraestructura y cursos simplificados que dejaban de lado aspectos fundamentales de la enseñanza en ciencias y humanidades.

Los países que encabezan los rangos educativos en el mundo, entienden la educación como un derecho fundamental a cargo del Estado, prácticamente gratuita para favorecer la igualdad. La iniciativa privada, cuando existe, es concertada con la autoridad.

Los cursos en los diferentes niveles promueven una formación científica y humanista, a partir de una exigente calificación del maestro. Incluso en el nivel técnico reciben una instrucción rigurosa y de calidad, en sociedades donde el valor predominante es la igualdad, donde la lectura es una costumbre.

Cursos básicos en los colegios peruanos desaparecieron desde los noventa, fenómeno que junto con la menor exigencia y el desprecio por la lectura culta en un país sin bibliotecas, nos ha llevado al desastre.

Resulta impresionante la negación de las élites nativas de la educación pública, maltratada por la equivocada percepción de que solo es una educación para pobres y por tanto nunca pasará de una pobre educación, salvo que se privatice.

No hay que descubrir la rueda para mejorar nuestro bajo nivel educativo. Basta con entender cómo consiguen un alto grado de calidad quienes ocupan por décadas los puestos de vanguardia. Ello exige un radical cambio de mentalidad que retome la enseñanza de las ciencias y las humanidades a partir de las fronteras del conocimiento y el impulso de la cultura. Tarea que corresponde al Estado como una de sus principales responsabilidades soportado por el consenso social.

Un acuerdo de fondo en el tema resulta vital si no queremos que el crecimiento solo sea uno de baja calidad, con una sociedad inculta y sin normas, lo que ahondará la desigualdad y nos marginará en la globalización.

lunes, 2 de diciembre de 2013

Algo se pudre en Palacio de Gobierno

Por: Víctor Raúl Trujillo de Zela

Una vez más la Sra. Heredia se ha entrometido indebida e ilegalmente en la política nacional, hablando ante la prensa sobre el affaire López Meneses, en clara certificación de que es ella la que lleva la voz cantante del gobierno, burlándose una vez más de las leyes y protocolos que rigen en todo estado de derecho de un país democrático como el Perú. Demostrando que el gobierno familiar sigue empeñado, aunque el presidente del consejo de ministros no quiera darse cuenta, en el proyecto de la reelección conyugal. Por eso es que la verdadera jefa de palacio de gobierno es siempre la que tiene la última palabra, mostrándose incluso desafiante con la verdadera oposición que la intenta contener.

Así, no hay que dejarnos sorprender por la Sra. Heredia cuando pide que la investigación sobre los vínculos de López Meneses con el poder se haga desde los años 90s, pues esto sería solo una cortina de humo para tapar los actuales nexos de dicho personaje con palacio de gobierno. Queriéndonos hacer olvidar por ejemplo que en el congreso, mediante la “Comisión Waisman” desfilaron más de mil personas y se le abrió proceso a otras 300 por sus vínculos con la mafia montesinista. Habría que recordarle también a la Sra. Heredia que la gran mayoría de “investigadores” de dicha mafia, son ahora parte de su círculo más cercano, como Omar Chehade que fue procurador especial anticorrupción y Pedro Cateriano que también fue procurado especial junto al tristemente célebre Juan Jiménez Mayor.

Al ser este el peor escándalo político de los últimos años en el Perú, el presidente Humala se ha visto en la obligación, aunque sea solo formalmente, de desprenderse de sus dos principales colaboradores, el coronel Adrián Villafuerte y el exviceministro del interior Iván Vega, quienes despachaban directamente con él. Por lo que es imprescindible que en el Congreso de la República, por ser el poder fiscalizador y el foro político por excelencia, y para muchos el primer poder del estado, se cree una comisión investigadora multipartidaria de ocho miembros al ser ocho las bancadas en el congreso, con el voto dirimente de quien la presida, quien además no debe ser miembro del partido de gobierno ni de sus satélites. Porque la tarea de descubrir quién dio la orden de resguardar la casa de López Meneses con ochos patrulleros, tanquetas y portatropas, no es difícil ni mucho menos tiene que demorar seis meses.

Finalmente, hacemos un llamado a Óscar López Meneses, “Junior” como lo llaman sus familiares y amigos, para que colabore plenamente con las investigaciones y no se deje asustar y menos reconciliarse con aquellos que lo han denostado públicamente, negando una amistad que bien sabemos se remonta a los años de cadete del presidente Humala, pues uno de sus grandes amigos y compañero de promoción, ha sido el coronel EP del arma de inteligencia, Oswaldo Zapata, quien fue marginado este año de la lista de ascensos pese a ser un oficial de primera línea.

jueves, 28 de noviembre de 2013

Casi suizos. Por Agustín Haya de la Torre

Las elecciones complementarias que sancionan la revocatoria a las autoridades municipales de Lima, dejan lecciones muy interesantes, como la derrota de los agoreros y pesimistas que lanzaron todo tipo de denuestos contra el proceso. Esperaban un rotundo fracaso, ya sea por el ausentismo masivo o por el abrumador triunfo de los votos inválidos.

Ni lo uno ni lo otro. Con normalidad ejemplar y prácticamente sin publicidad, el acto electoral culminó sin ningún incidente ni denuncia. Como nunca los resultados los conocimos la misma noche, y fueron aceptados por todos. Más del 80% del electorado cumplió con sufragar y el voto válido superó largamente a los blancos y viciados.

Un peculiar sector político que durante más de una década convirtió a las revocatorias municipales en su principal actividad en todo el país, sintió de pronto afectado su amor propio cuando le tocó el turno a su única autoridad importante elegida en los últimos lustros. Lo singular fue que el grupo revocador lo promovió un antiguo líder municipal de la Izquierda Unida, abocado como muchos de sus viejos camaradas a tales emprendimientos.

Para muchos fue en un pleito entre veteranos dirigentes del FOCEP, baluarte de la ex IU y casi irreconocibles nietos de la pretérita coalición. Paradójicamente aplicaban una fórmula que uno de los primeros desgajamientos de esa alianza consiguió introducir en el esquema constituyente del fujimorismo en 1993. Luego, ya como dirigentes del partido de Alejandro Toledo, perfeccionaron la ley cuando ganaron la mayoría en el Parlamento y ello les permitió practicar su deporte favorito con más entusiasmo.


Probar de su propia medicina les supo a chicharrón de sebo, por lo que desataron una campaña melodramática donde las pasiones de los ofendidos podían sonrojar a Corín Tellado. Quien votase por el Sí a la revocatoria, merecía por lo menos el averno de la iniquidad por dudar de la santidad de las autoridades vigentes.

Finalmente el proceso demostró que el suelo estaba parejo y que la democracia se ha hecho más fuerte que sus detractores. Millones de limeños votaron en positivo y le dieron el triunfo al PPC y también a Somos Perú, que alcanzaron las dos primeras votaciones con cuatro puntos de diferencia. Los demás hicieron un papel decoroso y se arriesgaron a participar en una consulta donde no se disputaba la alcaldía sino el reemplazo de los 22 regidores revocados de Fuerza Social.

Dicho sea de paso el oficialismo municipal se presentó con etiqueta agraria y disputó el último lugar con otro grupo de origen lambayecano, que sacó casi tantos votos, lo que por supuesto incidirá en la suerte de futuras agrupaciones de dicho espectro ideológico.


Fuerzas significativas no entraron a la contienda, al calcular que su juego recién empieza el 2014 ó en las próximas elecciones generales. Apuesta riesgosa pues los que ahora ganaron probaron su organización electoral, con lo que dejarán sentir el peso recuperado.

viernes, 22 de noviembre de 2013

Los presos mandan. Por Agustín Haya de la Torre

Alberto Fujimori dando entrevistas a diestra y siniestra desde su cárcel unipersonal llena de teléfonos públicos, y Vladimiro Montesinos colocando a uno de sus principales operadores en el gobierno, bajo la protección de tres decenas de policías, demuestran un extraño y peligroso enroque del poder en el Perú.

Así como las bandas criminales operan desde las prisiones usando celulares y sobornando a sus vigilantes, sin que nadie hasta ahora sea responsable, de la misma manera, el condenado ex dictador y su mano derecha, autores de toda clase de crímenes desde el poder del Estado, parecen haber retornado a sus mejores épocas.

La trama López Meneses saca a luz el grado de penetración del fujimontesinismo en el corazón del poder. Todo el alto mando de las Fuerzas Armadas y policiales sale comprometido, por acción u omisión. El propio presidente Ollanta Humala tuvo hasta ayer como su asesor principal en materia de seguridad a un exedecán de un general clave de la cleptocracia. Toda la cúpula militar y policial la designa el Presidente de la República y asciende bajo su decisión, poder que la dictadura consagró en la Carta de 1993. 

Si en algo trabajaba Adrián Villafuerte era en colocar en las más altas jerarquías a los fieles de la promoción que sirvieron en los noventa. No por gusto apenas tomó el poder, los oficiales de raigambre democrática fueron expectorados uno tras otro.

Colocar a un gánster bajo una costosa y ostentosa protección policial, indica tanto el estilo abusivo de ejercer el poder, típico de la dictadura, como las oscuras tareas que se le encargaron durante 18 meses. Su currículum indica que tiene experiencia en cuanto negocio sucio pueda existir, por tanto hay que suponer que ya lo investiga la Fiscalía y que más adelante sabremos a qué se dedicaba.



La actitud del reo Fujimori resulta escandalosa. Fracasada su estrategia del “enfermo terminal”, pasa a la de estrella mediática, para demostrar cómo nadie se atreve en la prensa a denunciarlo por apología del delito. Argumenta un derecho a la libertad de expresión, inexistente para cualquier condenado por actos criminales, que obviamente publicita con su insolente exhibicionismo.

Fujimori y Montesinos demuestran la baja calidad que le imprimen a la democracia el humalismo y sus aliados. Dos presidiarios que montaron el más grande poder mafioso jamás organizado en el Perú, prueban su fuerza sin tapujos, al punto de volver obligatoria la pregunta de quién gobierna en el Perú.

La extrema debilidad que muestra el gobierno de la familia no puede menos que alarmar al país. Por momentos parece que el paseo de Locumba, que acabó en un picnic pintoresco, le sigue pasando la factura al Presidente o que tras más de dos años, no sabe cómo gobernar.

Los astutos delincuentes hace rato que tomaron nota de la falta de autoridad. Nos traen a la memoria los peores momentos de la anomia social que predominó en los noventa. Solo valen el poder de la fuerza delictiva y el dinero para imponer la arbitrariedad y socavar la democracia.



domingo, 17 de noviembre de 2013

Ollanta en su laberinto, su peor semana

Por: Víctor Raúl Trujillo de Zela

Los peruanos todavía no salimos de nuestro asombro luego de presenciar los escándalos protagonizados por altos oficiales de las fuerzas policiales y de las fuerzas armadas, quienes en actitud vergonzosa se han acusado mutuamente de haber facilitado una increíble protección policial a dos inmuebles pertenecientes a un conocido personaje del entorno más íntimo del exasesor de inteligencia y hombre fuerte del régimen de Fujimori, Vladimiro Montesinos. 

Lo increíble del caso es que nadie en el gobierno, ni el renunciante Ministro del Interior; ni el Ministro de Defensa, el locuaz y hoy mudo Pedro Cateriano, jefe inmediato de los presidentes del comando conjunto envueltos es este vergonzoso episodio; ni el ahora exasesor de seguridad del presidente Humala cuya renuncia es un triunfo de la democracia, y ni el propio presidente Humala, sabían absolutamente nada de este tremendo resguardo policial que ha durado 18 meses. Como afirma el congresista Mulder, imposible de creer. 

Sin embargo como lo señala meridianamente en su columna del día viernes 15 del presente mes el director de este diario, el presidente Humala fue hasta hace muy poco tiempo gran amigo del hoy negado por todos, Óscar López Meneses. Es bueno recordar a los lectores de esta columna, que el 15 de julio del año pasado, escribí respecto a esto lo siguiente: “Ollanta Humala desde sus inicios en política, siendo comandante en actividad, se mostró como un hombre contestatario, proclamándose un desafiante enemigo del régimen fujimontesinista, contra el que planeó conjuntamente con su hermano Antauro, una supuesta sublevación en el sur del país, conociéndose además, que ya por aquellas épocas mantenía amistad con personajes íntimos del entorno montesinista”. Ahora se sabe que el día de la fuga de Vladimiro Montesinos, este realizó llamadas desde el velero Karisma al fuerte Locumba desde donde supuestamente se “levantó” Ollanta Humala, y al celular de su gran amigo Oscar López. 


Esta lamentable y penosa situación que atraviesa el gobierno es una peligrosa señal para el fortalecimiento de nuestra todavía no muy consolidada institucionalidad democrática, por ello es importantísimo se forme una comisión investigadora en el Congreso con plazo perentorio y que esté presidida por algún representante de la verdadera oposición al régimen, para que desentrañe este hecho al cual cada día se van agregando nuevos elementos que tienen que ser necesariamente esclarecidos a plenitud. 

Otro tema opacado circunstancialmente por el affaire López Meneses, ha sido la nueva puesta en escena de la tesis del gobierno familiar, que para la oposición y muchos analistas políticos independientes es una clara insinuación de poner nuevamente en carrera la “reelección conyugal”. Sólo en las monarquías, en que existe el concepto de Familia Real, sería procedente hablar de gobierno en familia o de las tareas, normalmente protocolares, de la consorte. Por lo demás, la importancia de la Familia Real es porque en la monarquía se configura una sucesión por consanguinidad. Sin embargo, este Congreso no se ha tomado la molestia de recordarle al Presidente que el Perú es una República.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Apología del delito. Por Agustín Haya de la Torre

Desde que fue extraditado por la Corte Suprema de Chile a pedido de la justicia peruana y luego condenado a 25 años de prisión por 234 cargos, el expresidente Alberto Fujimori y sus partidarios persisten en una incesante campaña publicitaria contra la sentencia judicial.

La arremetida de la última semana resulta una de las más descaradas. En un acto fríamente calculado y muy bien coordinado, se despachó durante media hora en la radio de mayor difusión y sintonía del país. Contó por supuesto con la complicidad abierta del medio, en particular del complaciente periodista, en el enésimo intento de burlarse de la sentencia que lo condena.

El miedo de sus custodios llegó al extremo patético, como vimos luego, de no poder cortar una ilegal llamada telefónica. Ninguna autoridad superior reaccionó como debía, atemorizada quizás por la presencia de dos parlamentarios fujimoristas que en acto de absoluta prepotencia oficiaban en el atropello como guardaespaldas.


Durante toda la prisión del exdictador, el país viene soportando los más absurdos argumentos a favor de sus acciones ilícitas, sustentadas solamente en la arbitrariedad que hace añicos códigos y leyes. Como nadie lo frena, el astuto presidiario convierte las normas penales en papel mojado. Goza de todas las prerrogativas ilegales que le da la gana, para vergüenza de los ministerios de Justicia y del Interior, a los cuales además encara sin rubor cada vez que viola la ley.

El problema se agrava porque en el país se olvida por completo que la apología del delito está claramente tipificada en el Código Penal. El artículo 316 dice con precisión que el que hace la apología de un delito “o de la persona que haya sido condenada como su autor” será reprimido con pena privativa de la libertad entre uno y cuatro años.

Todas las sociedades civilizadas cuentan con dispositivos semejantes por una razón elemental: no se puede permitir que se lesionen bienes jurídicos superiores, como el derecho a la vida, a la libertad o a la propiedad o que se publicite directa o indirectamente a sus violadores. Cuando sus irresponsables publicistas le permiten al reo proclamar su inocencia en público, obviamente promueven una campaña a favor de los crímenes condenados.


¿Por qué esos mismos medios por ejemplo, jamás reproducen la ejemplar sentencia de la Corte Suprema? ¿Por qué no mencionan los crímenes de lesa humanidad de Barrios Altos, La Cantuta o del Santa? ¿Por qué no leen la sentencia judicial de los latrocinios cometidos?

El país se está acostumbrando a soportar impávido la campaña de un gigantesco poder mediático a cuyos propietarios vimos recibiendo enormes cantidades de dinero de la dictadura, que además avalaron el desguace de las empresas públicas, que enriquecieron a muchos de acuerdo a informes aprobados por unanimidad en el Congreso de la República.

Es hora de que el ministro de Justicia y el Ministerio Público defiendan a la sociedad contra la apología del delito, si queremos construir en serio una sociedad democrática.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Martha Chávez, el APRA y el 2016. Por Luis Zaldívar

Martha Chávez continuará como coordinadora de la subcomisión de Derechos Humanos de la Comisión de Justicia gracias a una votación en la que participaron tres congresistas fujimoristas y el aprista Mauricio Mulder, quien se abstuvo de votar pero aseguró el qorum para que la votación sea válida. La actitud del aprismo respecto a la designación de Martha Chávez ha sido en general de no querer comprarse un pleito que no les corresponde, en especial considerando la ultra minoría que conservan los cuatro congresistas apristas en el congreso. Sin embargo, algunos sectores no han tardado en volver a la carga contra el APRA argumentando que actúan en contubernio con el fujimorismo. A la vista de los hechos, queda claro que aún sin entusiasmo, la designación hubiese sido imposible sin el apoyo del la bancada aprista.


Ser acusados de una alianza a favor de Martha Chávez no es menor. La congresista fujimorista pertenece al sector más conservador y cavernario del fujimorismo, el sector que según varias fuentes periodísticas está en campaña por desembarcar a Keiko y lograr la libertad del condenado Alberto Fujimori. También es verdad, por otro lado, que el cargo por la que es designada es bastante menor, no ha tenido nunca mayor relevancia política, y que la única razón por la cual la subcomisión de D.D.H.H del congreso es noticia es porque Martha Chávez es precisamente la persona menos interesada en ese tema que exista en el hemiciclo, a pesar de estar en todo su derecho y el mecanismo democrático es legítimo. En este sentido, la actitud de la bancada aprista es constitucional, pero daña la imagen de un partido que debería estar buscando reencontrarse con su base social y dar muestras claras de deslinde con la corrupción luego de una intensa campaña de descrédito de sus opositores. 

En el local central del partido aprista existe la sensación que si se juegan bien las fichas, la deseada segunda vuelta contra el fujimorismo es posible, pero a falta de casi 3 años se tienen que hacer algunos esfuerzos para que la posición sea creíble en la próxima campaña. En ese sentido, el APRA tiene como capital político el hecho de que a pesar de todos los ataques del antiaprismo, el ex presidente Fujimori fue juzgado por una corte penal en un juicio transparente que es usado como ejemplo internacional. Así mismo, es previsible que la campaña naranja utilice como principal activo de campaña la comparación de los 90´s con el primer gobierno aprista, resultando inevitablemente en el distanciamiento de las dos fuerzas. Por otro lado, el segundo gobierno de Alan García ha demostrado que se puede hacer obras en democracia, convirtiéndose así en el único rival de la familia Fujimori en cuanto a records de gobierno.
 

Las elecciones del 2014 se acercan y el fujimorismo tiene la sartén por el mango. ¿Hará algo la dirigencia aprista para disputarle a Fuerza Popular la presencia nacional y no limitarse a ser furgón de cola el 2016? Es tarea de todos en el viejo partido de Alfonso Ugarte

Ollanta Humala: el presidente de la inseguridad ciudadana

Por: Jaicec Espinosa 
        @jaicec

Histéricos nos llamó a todos los peruanos el expresidente del Consejo de Ministros del Gobierno Conyugal, Juan Jiménez Mayor, quien afirmó que la desbordante inseguridad ciudadana que campea a lo largo y ancho del país es solo una percepción de la población, olvidándose que la principal promesa de campaña de Humala era la de ofrecer una verdadera seguridad ciudadana. Promesa que fue vital para su triunfo electoral, pues su pasado militar hacía suponer que el otrora Capitán Carlos tendría la fortaleza y la decisión suficientes para acabar con la delincuencia.

Con estos “pergaminos”, apenas Humala asumió la presidencia se puso al frente del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana, máximo organismo encargado de la formulación, conducción y evaluación de la política de seguridad ciudadana del país, dando así con su imagen de hombre fuerte, la esperanza de poder acabar con este flagelo. Lamentablemente dicha imagen era solo el fiel reflejo de la fuerza de la veredera jefa de su gobierno, su esposa Nadie Heredia, quien de seguridad sabe tanto como su esposo de economía.

Y para colmo de males, la acción más resaltante en materia de seguridad ciudadana de este gobierno conyugal, ha sido la denominada “Ley Antauro”, que otorga beneficios penitenciarios a 21 mil peligrosos delincuentes, entre los que se encuentran 2411 violadores, 304 secuestradores y el asesino de policías y hermano del presidente, Antauro Humala. Cuyo abogado, Ricardo Franco de la Cuba, no ha dudado en aceptar que la ley beneficia a su patrocinado, y que en caso el Poder Judicial no acepte el pedido de anular el cargo de secuestro que pesa sobre él por la toma de la comisaría de Andahuaylas, se acogerán a tan controvertida ley.


Sin embargo, abrigamos todavía la esperanza que el nuevo Presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva, de un nuevo impulso y refocalice la lucha contra la inseguridad ciudadana, para lo cual debería buscar consensos entre personalidades expertas y partidos políticos, para elaborar una especie de acuerdo nacional sobre este lacerante tema, que está íntimamente vinculado con el flagelo del narcotráfico. Pues se necesitan no solo patrulleros inteligentes, sino sobre todo autoridades inteligentes y con decisión, bajo un comando unificado, que estén dispuestas encabezar de la mano con la policía una lucha frontal contra la delincuencia, de manera estratégica y firme, tal como se hizo para derrotar al flagelo del terrorismo, lo que se logró gracias a la creación del GEIN (Grupo Especial de Inteligencia) durante el primer gobierno aprista.

Por ello si de verdad se quiere ganar tiempo, se debe de proponer de inmediato la salida del Ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, quien recibió más de 42 mil soles por colaborar en la famosa “reforma” judicial dirigida por Montesinos durante el gobierno de Fujimori, y para quien también es solo una percepción que el 60% de peruanos creamos que la falta de seguridad ciudadana es el principal problema que debería ser resuelto por el gobierno.

jueves, 7 de noviembre de 2013

¿QUIÉN REALMENTE ESTA VENDIENDO GATO POR LIEBRE?

Por: Iván Hidalgo Romero*

En su último discurso Presidencial de Julio 2013 y ante las NN.UU, el Presidente Ollanta Humala manifestó un giro en la Política Social de su Gobierno y lo sintetizo en una frase: INCLUIR PARA CRECER. Acabando hace poco de celebrar la semana de la Inclusión Social manifestó que esta es “la niña de sus ojos”. La primera Dama ha indicado que todos los programas sociales están mejor estructurados que los del anterior Gobierno. La Ministra del MIDIS ha señalado que su sector no combate la desnutrición crónica infantil, su atención esta en brindar el servicio de desayunos escolares.

Todos sabemos que el crecimiento económico trae bienestar, empleo, disminución de la pobreza, pero, no es suficiente, no llega a todos. El Estado debe diseñar, implementar y evaluar políticas públicas para los sectores en exclusión social a fin pueda ofrecer un piso mínimo de oportunidades. ¿Dónde están geográficamente ubicados los peruanos en exclusión? En la sierra y selva rural.

Fundamentalmente se trata que lleguen y funcionen meridianamente bien los servicios públicos universales de salud y educación, por un lado y los programas sociales orientados a cerrar brechas de necesidades básicas y los de generación de oportunidades económicas e infraestructura para el desarrollo.
Para poder disminuir la pobreza, por ende, debemos saber las causas de la misma. En el Perú, principalmente es la Desnutrición Crónica Infantil. La evidencia científica aportada por la neurociencia y la psicología nos refiere que los primeros 1000 días de vida del ser humano son la ventana de oportunidad para poder formar hacia adelante un niño sano y en el futuro, un buen ciudadano. Se entenderá que la atención y nutrición a la madre y al niño hasta los 36 meses, periodo en el cual se desarrollan las neuronas cerebrales que le permitirán aprender en el futuro, al igual que la estimulación temprana son claves para planificar que hacer y qué resultados debemos esperar de la acción del estado.


Es por ello, que llama la atención los resultados en la política social del actual gobierno. En el año 2005 la pobreza ascendía a 55.6%. En el periodo 2006-2011 esta se redujo a 27.8%, es decir a la mitad. A la fecha esta solo se ha reducido en 2%!. Peor aún, cuando hablamos de la pobreza extrema de nuestros compatriotas excluidos, que no tiene ni para comer, el año 2005 esta ascendía al 15.6%, en el periodo 2006-2011 se redujo a más de la mitad: 6.3%. A la fecha esta solo se ha reducido en 0.3%!.
Los resultados en reducir la Desnutrición son más alarmantes: Al año 2007 esta ascendía a 28.5%, en el año 2011 se redujo a 19,5%, es decir 9% menos. En el ámbito urbano esta ha aumentado el 2012 en 0.4% y las cifras preliminares 2013 indica que aumentado 0.2% mas (ENDES INEI). En Ucayali se ha incrementado en 9% entre 2012 y 2013!. Por desgracia, la anemia no se queda atrás: en el año 2007 esta ascendía a más del 56.8%, al 2011 se redujo a 41.6%, a la fecha se ha incrementado en 2.9%!. En Junín ha aumentado en 16% entre el 2012 y el 2013.

Pero solo se muestran resultados negativos en salud? En educación la cosa no anda mejor. Sabido es la apuesta del país por mejorar la calidad de la educación. Se jugaron todas las cartas para impulsar la carrera publica magisterial con un concepto de calificación e incentivo por meritos. La manera de evaluar resultados: Medir los niveles de comprensión lectora y de matemáticas. En ese sentido, en el año 2007 el nivel de comprensión lectora ascendía al 15.6%, esta casi se duplico al año 2011: 29.8%,  a la fecha solo se ha incrementado en 1.1%.  Como nos fue con las matemáticas? En el 2007 la compresión ascendía a 7.2% y casi se duplico al año 2011 alcanzando 13.1%, a la fecha esta ha caído a 12.7%. Evidentemente, habrá que darle las gracias de este desastre a los actuales mandantes del MINEDU: El SUTEP que condena a los hijos del pueblo a tener una educación paupérrima.

A todo esto, ¿cómo anda la efectividad de los novísimos y superinclusivos programas del MINISTERIO DE INCLUSION Y DESARROLLO SOCIAL, donde lo mejor de la tecnocracia internacional y nacional está inserta? con ingentes recursos para pagar consultorías, presupuesto para imagen institucional, tan solícitos para llenar plazas con los beneficiarios de sus programas sociales con fines proselitistas, etc.etc.
Esta es la realidad lacerante: MIDIS ha ejecutado solo el 60% de su presupuesto a un mes de acabar el año. ¿Qué es de su programa estrella QUALY  WARMA?, aunque usted no lo crea, solo ha ejecutado el 40% de su presupuesto destinado a dar desayunos a los niños del Perú. Sin un diseño adecuado, pésima implementación y graves falencias de gestión donde cerca del 50% de sus proveedores nunca antes proveyeron de alimentos a empresa o institución alguna. CUNA MÁS, sin mayor ampliación de su capacidad operativa solo atiende en zonas rurales a 40,000 niños, PENSION 65, afiliando a los partidarios o familia de regidores y autoridades. FONIE, solo ha ejecutado 150 de los 600 millones presupuestado. Cuantos proyectos se están ejecutando del Programa Nacional de Agua y Saneamiento Rural PNSR y sus anunciados 1,000 millones de presupuesto? Y de los otros 1,000 millones del Programa MI RIEGO? y como estara la gestión de la decena de nuevos programas creados por el actual gobierno?
Resumen: A mitad del gobierno actual, hay desconocimiento del tema, ausencia de liderazgo, gerencia social ineficiente y pobrísimos resultados en su política social. No se trata de cambio de slogan: de CRECER PARA INCLUIR a INCLUIR PARA CRECER, el orden de los factores no altera el producto:

LA ACTUAL POLITICA SOCIAL ES INEFICAZ E INEFICIENTE, NO LLEGA A LOS MAS POBRES.
LA PREGUNTA CLAVE ES: ¿QUIEN ESTA REALMENTE VENDIENDO GATO POR LIEBRE?

* Ex Viceministro de Desarrollo Social / Ex Presidente Ejecutivo de Juntos / Ex Director Ejecutivo de Foncodes.

Inseguridad y corrupción. Por Agustín Haya de la Torre

Uno de los primeros actos del actual gobierno consistió en anunciar una decidida política para restablecer la seguridad ciudadana. Tras más de dos años y luego de ir de tumbo en tumbo, llegó al extremo de calificar la grave situación como “histeria colectiva”. El autor de tan elaborado diagnóstico, ni más ni menos que el primer ministro, lo renunciaron de inmediato por disposición del jefe del sistema nacional se seguridad ciudadana, o sea el Presidente de la República.

El problema no surge con su gobierno, por cierto, pero pocas veces hemos visto tal falta de claridad y precisión para abordar soluciones. La seguridad ciudadana entendida como la protección de la vida y de los bienes contra el delito y la violencia, resulta un componente clave del Estado democrático, pues garantiza la convivencia pacífica.

Existen factores estructurales que pueden explicar el aumento de la inseguridad, entre los que cuentan el crecimiento de las expectativas y la desigualdad ante el desarrollo económico que no fortalece aún la cohesión social. Si a ello añadimos la precariedad del aparato público para enfrentar el problema y el predominio del capitalismo informal donde todo vale para lucrar, el cuadro se complica por la ausencia de una ética republicana.

No deja de sorprender, sin embargo, que temas de sentido común como terminar de una vez con la semiprivatización de la policía nacional o articular a las decenas de miles de vigilantes privados con el Ministerio del Interior, no puedan resolverse, o que la adquisición de equipos no se haga de forma transparente, regular y eficiente.

Ni siquiera la preparación de los agentes de la policía nacional proviene de una formación de nivel internacional ni los sueldos son los adecuados, lo que nos lleva al tema de la corrupción.

Cada compra de equipos acaba inevitablemente en titulares escandalosos en los medios porque todos, públicos y privados, quieren sacar su parte. Los perdedores son los primeros en armar lío porque sus “ofertas” quedaron cortas. Nadie puede explicar porqué las bandas criminales inutilizan desde las cárceles todos los equipos que bloquean celulares, que no cuestan mucho y podrían acabar con una de las fuentes más pertinaces del delito.

En los ochenta y noventa del siglo pasado surgieron guardias ciudadanas, llamadas rondas, que impulsadas desde la sociedad o desde el gobierno enfrentaron al terror en momentos de crisis severa. Ahora, con recursos, da lástima que no avancemos con ideas claras, sembrando el terreno para que el narcotráfico siente sus reales.

La necesidad de autoridades con un mínimo de criterio salta a la vista, Mientras la policía nacional solo trabaje a medio tiempo para que el MEF les pague salarios de hambre, estamos arruinados. O mientras tengamos ministros que mandan a 2500 policías a cuidar un estadio vacío donde se disputa a puerta cerrada el último lugar de las eliminatorias, no vamos a ningún lado.

martes, 5 de noviembre de 2013

#InterbankDameMiDinero. por Hernán Hurtado

#InterbankDameMiDinero

Estuve en Ica entre el 1 al 4 de noviembre, desde el domingo 3 no podía hacer retiros de mi cuenta debito. El martes 5 de noviembre por la mañana me acerqué a ver mis Movimientos (por lo que hasta me cobraron) y mi cuenta estaba vacía. Me aproximé a la agencia y los cajeros mencionaban “es un caso de ‘clonación de tarjetas’ y si has pagado el seguro te reconocerán todo…” resulta que este es un típico caso de robo/fraude donde se mantiene el apotegma de El Banco nunca pierde, pero sí el usuario. Acudo a un Banco para guardar mi dinero, pero tampoco es seguro y te lo roban desde el Banco ¿A tanto a rebalsado la inseguridad ciudadana?

Para abrir una cuenta de Ahorro es bien sencillo y te brindan miles de facilidades, pero para estos casos de reclamo es tedioso y los cajeros están capacitados para procurar solo brindar ayuda básica y mencionar que poner una denuncia policial es ‘cuestión tuya’ y es irrelevante en el procedimiento de investigación que realizará el mismo banco. Para eso evitan decirte si te devolverán o no el dinero. A todo esto, pregunté en más de una ocasión sobre mi seguro a 3 diferentes trabajadores de Interbank (incluso por twitter a @Interbank) y no me dan razones de cómo acceder al seguro, salvo que breves referencias de que debo acudir a InterSeguro y ahí me asesorarán si procede o no mi caso ¡¡¿¿Y mi dinero acaso no lo tenía su Banco??!!

Poner la denuncia es otra historia ¡No hay ni papel para las impresoras! Y me di cuenta que el modus operandi es bastante conocido. Más de un caso como el mío estaban en espera y los retiros habían sido todos en cajeros de Miraflores.


No le pido ningún favor a Interbank, es más, ya no quiero mantener vínculo con esta irresponsable banca ¿Dónde quedó el buen trato al usuario y toda la empalagosa publicidad?

PD:
Número de Solicitud: RC243178 en Libro virtual de Reclamaciones.

sábado, 2 de noviembre de 2013

#GABINETEHALLOWEEN #DIADELOSMUERTOS Y #LEYANTAURO

Por: Ricardo Yturbe López
Director Ejecutivo del Centro Peruano para la Democracia

Una semana corta, con un fin de semana largo que fue aprovechado por el gobierno para aplicar dos hechos sustanciales para la vida política y jurídica del país. Por un lado, el jueves 31 de octubre como si estuviera dando una respuesta a la frase de la oposición de “dulces o travesura”, pero entendida como “cambios o censura”,  Ollanta Humala respondió como el viejo renegón y mala gracia del barrio, y tiró una bolsa de caramelos vencidos y derretidos por el calor de sol político. No tuvo mejor idea que presentar un gabinete de ministros donde sólo cambió el piloto de las luces, más no los focos quemados.

Hasta ahora me pongo a pensar y no sé si Ollanta, por la fecha, trato de pasarse de criollazo o nos estaba presentando un episodio terrorífico de la política peruana. El re-nombramiento de Mónica Rubio en el MIDiS, no es más que una afrenta  macabra a los casi mil niños intoxicados con los desayunos de Qali Warma. La repetición de Midori de Habich en el MINSA, es una mezcla de la criollada de no cumplir con las actas suscritas con los trabajadores del sector salud, y un espectáculo gore de faquires y autoflagelados en un circo freak donde los médicos y enfermeras se inmolan para el deleite sádico de la cruel ministra.  Se vuelve a nombrar a un Ministro del Interior que en cuya gestión ha crecido los índices de delincuencia en un 50%, comparado con las cifras del año 2010, que quiere Humala, acaso juntar a Jason Voorhees, Freddy Krueger y Jickson, contra el Oficial Matute, el Jefe Gorgory y el Sargento Refugio?

Definitivamente, Humala ha dejado pasar una oportunidad de oro para poner calma al escenario político, y lavarse la cara frente a las intenciones de censura de sus ministros. Deja pasar la ocasión para retirar a aquellos individuos que no hacían más que sumarle problemas, como el caso de Cateriano que ha sido más que un pasivo para el Ejecutivo, con sus exabruptos y actitudes totalmente desatinadas.

Pero si esto les pareció mucha torpeza política, Humala le dio vida a la Ley Antauro, ley que otorga beneficio penitenciarios a sentenciados por crimen organizado, sicariato y condenados por femenicidio. Se dice que podría beneficiar al 80% de los internos, entre ellos Antauro Humala, el hermano del Presidente. Recordemos que el líder etnocacerista, fue sentenciado a 19 años de prisión por la muerte de cuatro policías en el Andahuaylazo. La pena de este criminal se verá reducida a sólo 13 años, con lo que en el 2018 estaría libre. Pero esto se realiza a un costo social mayor, que golpea duramente a la seguridad ciudadana, pues la mencionada norma beneficia a 2500 delincuentes de alta peligrosidad.


Lo único que ha quedado claro que para Humala vale la estabilidad política y la seguridad ciudadana de nuestro país, lo mismo que una calabaza. 

jueves, 31 de octubre de 2013

¿Cuándo crecimos más? Por Agustín Haya

Es frecuente leer o escuchar el discurso de los neoliberales criollos insistiendo en que aún no alcanzamos el alto nivel de crecimiento de los años cincuenta y sesenta del siglo pasado. Insisten en ello para remachar que el declive histórico lo causó la política estatista del velasquismo, culpable medio siglo después de todos los males de la economía peruana.

Los ideólogos del conservadurismo económico suelen olvidar la historia. Aíslan datos que luego lanzan con entusiasmo para inventar una realidad inexistente. La década de los cincuenta formó parte de un ciclo expansivo del capitalismo internacional, resultado del fin de la II Guerra Mundial y la reconstrucción de Europa. Buena parte del impulso en los países exportadores de materias primas devino del alza de los minerales a raíz de la guerra de Corea,

Ello permitió que desde la dictadura de Manuel Odría el Perú creciera a niveles significativos. El militar tarmeño en medio de su política de mano dura, pudo invertir en escuelas y en hospitales. Durante los períodos constitucionales de Manuel Prado y Fernando Belaunde Terry el producto bruto interno alcanzó picos de ocho y nueve por ciento, en por lo menos tres años de cada gobierno.

Juan Velasco Alvarado alcanzó la última fase del ciclo expansivo, que terminó a mediados de los años setenta con la crisis del petróleo. Aunque la producción se redujo no llegó a los niveles dramáticos de su sucesor Francisco Morales Bermúdez, cuyas políticas de ajuste agudizaron la crisis y devolvieron a los militares a sus cuarteles.

Lo que no entra en la narración neoliberal es la explicación de por qué, pese a los altos niveles de crecimiento, existía un fuerte descontento social que se manifestaba en huelgas urbanas, tomas de tierras y guerrillas. La razón la confirmó una investigación pionera de Richard Webb y Adolfo Figueroa, que comprobaron que el decil más alto concentraba la gran mayoría de la riqueza. Los estudiosos sacaron a luz el grave problema de la distribución del ingreso.



El sistema oligárquico podía crecer pero no distribuir. Las políticas públicas eran no solo débiles sino que recién después de Odría la agenda política contempló temas como la recaudación de impuestos a cargo del Estado y la construcción de infraestructuras para comunicar a un país divorciado de su interior, con un mercado limitado a la economía de enclave y del latifundio semifeudal.

La sociedad peruana estaba fuertemente estratificada, con unas clases dominantes obsoletas, atadas a modos de vida y pensamiento propios del feudalismo colonial. La reforma agraria de Velasco y su comunidad industrial abrieron un camino de desarrollo capitalista que intentó incorporar al mercado a las masas feudalizadas y promover empresarios canjeando los bonos de la deuda agraria.

La crisis del petróleo y de la deuda externa acabaron por convertir a los años ochenta en una década pérdida. El duro efecto de los ajustes neoliberales y el saqueo, demoraron el crecimiento hasta el nuevo siglo.