Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

martes, 24 de junio de 2014

Soluciones sin soluciones. Por José Miguel Luna

En el Perú tres de cada diez niños menores de 5 años no tiene ni el peso ni la talla requerida para su edad. Sin nutrientes necesarios en sus alimentos que aseguren su desarrollo optimo, crecerán con significativas limitaciones cognitivas y de salud a lo largo de toda su vida. Varios son los factores que suman a este problema, algunos endógenos o exógenos, pero en específico hay uno que se ha convertido en un obstáculo serio e inimaginable para la lucha contra la desnutrición crónica infantil (DCI): El Estado ineficaz.

 Entre los cientos de problemas estructurales que tienen el actual sistema del MIDIS la falta de criterio para distribuir el presupuesto es uno de entre los más tontos, y tiene incidencia  directa en la vida de los mas pequeños.  Por ejemplo en la distribución de presupuesto  la Región Moquegua, que tiene una población con 4.4% de DCI  obtiene un presupuesto de 80 mil soles per capita anuales; mientras tanto Huancavelica que tiene el 50% de niños con DCI recibe contradictoriamente solo S/. 5 mil soles per capita anuales. Ilógico sistema distributivo donde Huancavelica que tiene una población desnutrida 55 veces mayor que Moquegua recibe un presupuesto 80 veces menor, evidenciando una vez más, lo "poco inclusivo" e ineficaz del actual sistema de programas sociales del gobierno.



Para los responsables es fácil lavarse las manos pues el problema radica en que el presupuesto tontamente se distribuye en función al requerimiento y no al número de población con DCI. Según el Gobierno Central  los gobiernos locales no requieren el presupuesto necesario para reducir el DCI; por otro lado los Gobiernos Locales aseguran que el MEF miente, pues siempre solicitan pero nunca se les responde, pero,  sea quien fuese el culpable es un absurdo que nadie se atreve a resolver, pues mientras escuchamos del gobierno central y los locales  acusaciones mutuas hay miles de niños con hambre que aun esperan respuestas de sus políticos.

Si bien es cierto que los Gobiernos Locales GL deben requerir el presupuesto para la lucha contra la DCI, pero  también es cierto y conocido  para el Gobierno Central, que los Gobiernos Locales son  instituciones poco eficaces y eficientes en sus gastos.  Por lo que seguir manteniendo el sistema de asignación a pesar de lo poco eficaz y contradictorio del sistema; tirándole la responsabilidad a los GL y asignando  sin tomar en cuenta la población con DCI, es una muestra clara de la falta de criterio, eficacia y compromiso  del actual gobierno contra la DCI, que ya se  está reflejando en los indicadores, como el incremento a 51% de la anemia en el Perú.

Si pretendemos tener una lucha eficaz contra la DCI, debemos también pretender tener un estado eficaz, innovador y ágil.   Esperemos que ahora el “sentido común” reine en las decisiones del gobierno, para poder estructurar un sistema de políticas sociales más eficiente y  menos burocrático. Pues estos miles de niños, no son solo números estadísticos, sino son personitas de piel y hueso, que sienten y a quienes se les condena a vivir con DCI por tener gobernantes incapaces.  No importa quién sea el culpable de su suerte: si el estado, el destino o sus padres;  pero están ahí esperando con hambre las soluciones que este gobierno poco eficiente les puede ofrecer.