Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

lunes, 3 de septiembre de 2012

Rodrigo Franco: Mártir de la democracia. Por Víctor Raúl Trujillo y Jaicec Espinosa

Rodrigo Franco

Artículo publicado en el diario que todos los días insiste en que "mañana" seremos invadidos por las fuerzas armadas chilenas. Es importante recalcar nuestra posición respecto al terrorismo y toda su huella sanguinaria al cual el APRA le hizo frente desde las dirigencias campesinas, obreras y estudiantiles que le costó la vida a muchos apristas en emboscadas y asesinatos a traición, de toda esta época de terror se evoca a Rodrigo Franco como un icono aprista, un mártir bien logrado entre la ancha hoja de vida del martirologio aprista.

Rodrigo Franco: Mártir de la democracia

Por:       Víctor Raúl Trujillo de Zela
Jaicec Espinosa Sandoval



Era casi el amanecer, Rodrigo Franco se encontraba durmiendo junto a su esposa y sus 3 pequeños hijos cuando el estruendo de una explosión lo hizo saltar de su cama. Rápidamente intentó poner a su familia a buen recaudo hasta que, entre disparos y explosiones, escuchó una voz que decía: "Sal Rodrigo o matamos a tu familia”. Pese a los ruegos de su esposa para que no lo hiciera, éste salió por la puerta que daba al jardín lateral y dijo: “¡A mis hijos no!”. Y fue acribillado por una ráfaga de ametralladora para después, ya tendido en el piso, recibir tres tiros más de gracia.

Han pasado ya 25 años de ese trágico día en el que la muerte, bajo el nombre de Sendero Luminoso, tocó a la puerta de Rodrigo, de apenas 29 años. Así como él, tenemos el caso de los campesinos de Lucanamarca, el ex ministro Orestes Rodríguez y el Domingo García Rada, quienes no le tuvieron miedo a estos criminales terroristas y entregaron su vida en nombre de la democracia y la libertad para que hoy podamos dormir tranquilos, sin miedo a despertar entre balas y explosiones.

Por eso, es indignante que en la actualidad existan voces de seudo analistas e izquierdistas radicales, que piden enfrentar políticamente a estos terroristas, olvidándose que estos delincuentes no tienen aprecio alguno por la vida, la política y la democracia, tal como lo experimentó el presidente Humala cuando los combatió como capitán en Madre Mía. Por ello, el MOVADEF debe de ser combatido con todo el peso de la ley y de la fuerza pública, porque la democracia es para los demócratas, no para sus enemigos. No podemos permitir que la muerte vuelva a tocar las puertas  de nuestra sociedad disfrazada de seudo demócratas.
 
Ahora que se han aliado el narcotráfico y los remanentes de Sendero Luminoso, es el momento de que las fuerzas democráticas del país se unan y coadyuven en el diseño de una verdadera estrategia antiterrorista en el VRAEM, que aparte de las acciones de inteligencia y militares,  debe incluir el desarrollo de obras de infraestructura y potenciar la presencia del Estado en esa zona. No olvidemos que luego de tantos años de lucha, la policía nacional y nuestras fuerzas armadas están capacitadas para librar la batalla final contra el terrorismo destructor. Lo único que se requiere es la logística necesaria y la total transparencia en las adquisiciones que se necesiten.

Además, hay que tener en cuenta que la juventud de hoy no vivió afortunadamente los terribles momentos que vivieron sus mayores y que, por ello, es necesario hacerles conocer la cruenta realidad vivida para que no se repita como ya está sucediendo en algunas universidades. Ello requiere que las familias, los partidos políticos, las autoridades universitarias y el Estado trabajen unidos en esta, tal vez la más importante, tarea docente. Sólo así estará plenamente garantizado el Estado de Derecho, la democracia, la libertad y el desarrollo económico y social sustentable en nuestro país.