Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

domingo, 12 de julio de 2015

¿Hacia dónde vamos el 2016? Por Gianpierre Poma Vía y Rada

Hace ya un par de años empecé a involucrarme con el mundo de la obtención de herramientas para una buena gestión gubernamental. Empecé a analizar la realidad local y ver el contexto nacional para atreverme a dar ideas para mejorar el estado actual de mi provincia, mi región y el acceso de la niñez y juventud a la sociedad (en temas de  modernidad, cultura, educación y emprendimiento). Pero por bueno que pueda leerse esto, es irónico ver cuál es la realidad del todo y es justo preguntarnos: ¿Hacia dónde vamos?

En nuestro país se sigue la tan hermosa tendencia de la especialización y la meritocracia con la idea de mejorar el servicio hacia la comunidad. Sin embargo, la contradicción en la que estamos cayendo está en nuestras narices. Nuevamente la cuestión: ¿Hacia dónde vamos? Pues mientras al joven que desea trabajar [aunque sea de mozo] le piden experiencia laboral, tenemos a regidores en todo el país que ni pedir una cuestión de orden saben; mientras a un profesor le pedimos que se capacite permanentemente (sin aumentarle el sueldo para que lo haga), la población elige a alcaldes que como único mérito tienen el regalar cajitas de fósforos con sus 10 soles dentro; mientras a un médico se le pide Phd en su especialización, la gente elige a un Gobernador que ni secundaria completa obtuvo y la lista puede continuar hasta llegar al Presidente y hacernos la misma pregunta: ¿Hacia dónde vamos?, Hacia dónde vamos con este tipo de autoridades que, con algunas excepciones, llegan al cargo al que postularon para servirse de las necesidades de la población.

Hace ya un par de semanas vamos viendo poco a poco cómo es que la inclusión social [entendiéndola como el acceso de los pobres a las riquezas que el estado brinda] que tanto gritaban los nacionalistas se quedó únicamente en Palacio, vemos cómo es que se destapan las grandes compras de una mujer que se bajó del bote para subirse al yate a costa de los más necesitados, de esos necesitados que creyeron en el gas a 12 soles, de los que pensaron que los programas sociales acabarían con la extrema pobreza sin preguntarse ¿acaso 100 soles mensuales alcanzar para vivir a los 65 años?

Entonces ¿Hacia dónde vamos con un gobierno que no supo ni siquiera mantener los índices de disminución de la pobreza o continuar con la reducción de la desnutrición crónica infantil? ¿Hacia dónde vamos exigiendo la meritocracia, sin aplicarla a quienes quieren ser nuestras autoridades por medio de elección popular? ¿Acaso queremos más Humala’s aprovechadores, más robacables, más congresistas que digan que la víctima de violación no lubrica y que por eso no queda embarazada?

Tenemos una institucionalidad joven pues el  2016 se elegirá por cuarta vez consecutiva a un gobierno democrático y no desaprovechemos la oportunidad de elegir a gente capaz, gente con experiencia, que pueda gobernar bien y cuya consigna sea trabajar por los más necesitados, llevando agua, electrificación, conectividad, tecnología y respeto al medio ambiente. Construyendo más colegios de Alto Rendimiento y más hospitales de primer nivel. Recuerden que ya no podemos y no debemos elegir a la demagogia que sólo enriquece al que “gobierna”.

Gianpierre Poma Vía y Rada.

Twitter: @Gianpov.