Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

lunes, 4 de mayo de 2015

Búsquense otro... Reflexiones ciudadanas. Por Juan Mejía Seminario

Desde que nació el APRA a la vida en el siglo XX, una constante rodeó su existencia. Trataron de

frenar como sea su acceso al Poder. Insultaron a Haya de la Torre como nunca a nadie se había hecho. Se quemaron ánforas en el sur para imponer un candidato militar en el año 1931. En 1933, este militar, Sánchez Cerro fue asesinado. Inmediatamente vincularon al APRA con ese hecho. Señalaron que el asesino era aprista y que Haya de la Torre había ordenado ese cruel asesinato público. A pesar que el confeso criminal en todo el proceso negó que la orden haya venido de Víctor Raúl. Desde ese día etiquetaron a Haya y al APRA como asesinos. Luego ya vino la cruel persecusión de Benavides. En 1948, cuando ya parecía que el Perú se enrumbaba por la senda de la democracia, una vez más hubo un golpe, esta vez por Odría. La orden era matar a Haya de la Torre. Y Colombia lo protegió en su embajada. Durante esas décadas además de la etiqueta de asesinos le endilgaron otra. Le acusaron de Narcotraficante. A él y a otros dignos dirigentes del partido los acusaron de esa tamaña difamante maldad. Cuando el Perú volvió una vez mas en 1956 a la democracia, Haya de la Torre era candidato favorito en las elecciones de 1962. Y ganó las elecciones. Pero por no tener mayoría debía ser el Congreso quien escoja al Presidente. Y al parecer Haya de la Torre sería escogido. Entonces Belaunde Terry acudió a las Fuerzas Armadas para promover un golpe de estado y evitar el ascenso de Víctor Raúl al poder. Luego cuando era un hecho que en las elecciones de 1969 Haya sería escogido, una vez más un militar, esta vez Velasco Alvarado dio un golpe para evitar su triunfo. Una vez más el viejo partido fue perseguido.

Lo extraño y raro sucedió cuando murió el viejo dirigente aprista. Ese día toda la prensa dedicó extensos reportajes. Y los líderes nacionales dijeron que había muerto el padre de la democracia del Siglo XX. Que había fallecido un hombre sabio y honesto. Fue extraño que las mismas radios, periódicos y personajes que durante décadas lo habían insultado, de la noche a la mañana dijeron todo lo hermoso y noble de este personaje. Yo estoy convencido que con la muerte de Haya de la Torre fue exorcizado para siempre el Veto, la prohibición de que el APRA llegue al Poder. En un solo momento y para siempre su muerte había liberado de ese yugo perverso a un partido que nunca mereció tanto odio. Parece mentira pero después de la muerte de Haya de la Torre el pueblo peruano se percató que durante décadas había sido engañado. Que Haya nunca fue rico como se le pintó durante largo tiempo y que por lo tanto esa imagen de hombre narcotraficante nunca fue cierta. Luego de su muerte, el pueblo peruano parece no dispuesto a ser timado una vez más. En 1985, tambien intentaron detener el ascenso del APRA, el congreso saliente dominado por el extinto partido Acción Popular presentó un proyecto de Ley para sumar los votos nulos,viciados y blancos en el cómputo válidamente emitido.Es decir querían poner una valla más grande para impedir el triunfo. Igual con todo, el APRA sacó 54% y ganó la presidencia con un joven Alan García. Es importante, que además de las acusaciones de siempre, en 1985 usaron un arma nueva:Las encuestas. El 01 de Abril de 1985, dos semanas antes de las elecciones de aquel año aquellas señalaron que García sacaría 32% y Bedoya Reyes 21%. Y que entre ambos habría inexorablemente segunda vuelta. Nadie se explica entonces como apenas unos días después García ganó de lejos y Bedoya nunca tuvo ese porcentaje. Luego, en los años 90, el fujimorismo durante 10 años llenó las páginas de los diarios y la Tv mediantes sus programas dominicales "ContraPunto", "Revista Dominical" y "Panorama" de todos los insultos posibles y acusándolo de todo lo habido o por haber. Lo hicieron 10 años seguidos, sin pausa. Al volver García en Enero del 2001 al Perú las encuestadoras le daban solo 2% en sus cifras. Nadie explica como apenas 4 meses después sacó 48.5% y tan solo por 3 días estuvo a punto de vencer a Toledo en aquellas elecciones. Es más hubo rumores que Salomón Lerner de Transparencia había cambiado actas en Huanuco para impedir el inminente triunfo de García. Cuando llegó Enero del año 2006 una vez más las encuestadoras le daban a García solo 4 o 5% y lo llenaron una vez más de todos los ataques posibles. Sin embargo, nadie pudo detener su inobjetable triunfo en el 2006. 

Me pregunto, si con un gobierno nada exitoso en el periodo 1985-1990 y con 10 años de ataques continuos no pudieron detenerlo en el 2001 y en el 2006, veo imposible que lo detengan en el 2016 con un gobierno reconocido por todos como exitoso en el periodo 2006-2011. El Perú ya está curado con la muerte de Haya de la Torre del veto eterno. El APRA ya rompió 2 veces el cerco y en condiciones más adversas una campaña electoral. Además otra pregunta no resuelta es si Keiko y PPK no pudieron con el peor candidato que ha tenido la historia del Perú como ha sido Humala, ¿Podrán ellos vencer al mejor candidato que ha tenido el Perú en toda la historia?. Yo estoy seguro que no. Por eso si van a utilizar los argumentos de siempre. Es decir si van a usar sus encuestas y  llamarlo ladrón y asesino pues les sugiero que busquen urgente otros argumentos. Pues ya la historia ha verificado que eso no lo detuvo jamás. Esta vez tampoco lo impedirán. Ni más ni menos.