Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

martes, 14 de agosto de 2012

Olimpiadas: la magia de la juventud y el deporte. Por Víctor Raúl Trujillo y Jaicec Espinosa

¡Sí se puede!

En esta ocasión Víctor Raúl Trujillo y Jaicec Espinosa, amigos del sopateologismo, se sacuden de la coyuntura política para compartir sus puntos de vista sobre las olimpiadas celebradas en Londres y el cariz rezagado pero optimista que persiste en los latinoamericanos.

Olimpiadas: la magia de la juventud y el deporte


Por:       Víctor Raúl Trujillo de Zela
Jaicec Espinosa Sandoval

No es ilusión ni espejismo, es el ejemplo a seguir en todos los actos de nuestra vida, intimar y actuar con disciplina y con un alto espíritu competitivo a la vez. Además, es una gran fiesta democrática por cuanto conviven jóvenes de más de 200 países, de todas las etnias, religiones, orientaciones sexuales e incluso ideologías, dando un ejemplo a la humanidad y especialmente a los mayores de que sí se puede vivir de manera pacífica y constructiva, bajo la atenta mirada de la hermosa e histórica Londres, ciudad fundada por los romanos hace ya casi dos mil años.

El arte y la música fueron
el valor agregado a la apertura
y clausura de esta cita universal,
sobretodo los inmortales
John Lennon y Freddie Mercury
Por eso, y ante los graves problemas que confronta el mundo desarrollado en lo económico y social, los cuales ya se vislumbran en América Latina, incluído nuestro país, es posible tener fe y esperanza en el futuro, porque si vemos estos maravillos juegos universales en retrospectiva, constataremos que hubiese sido imposible imaginar a un joven de padres africanos y de tez mulata compitiendo por Alemania. Atrás quedó, gracias a Dios, la supuesta supremacía aria que ha dado paso en ese país y en el mundo a una coexistencia de razas. Por eso, hoy no llama la atención que en selecciones de fútbol como la alemana, haya jugadores de origen africano y turco, como también se ve en países como Holanda, Gran Bretaña y Francia, líderes en la integración racial, que ninguna crisis económica debe detener.

Es por ello extraordinario observar atletas de apariencia muy frágil ganando medallas de oro en duras pruebas de resistencia. O como en el notable caso colombiano, en el que jóvenes criollos y afrodescendientes han logrado conseguir ocho medallas, incluída una de oro, fruto de un largo proceso de formación y capacitación, debido en parte al apoyo de los últimos gobiernos en alianza con la empresa privada, y en especial con el apoyo de sus propias familias, siendo un vivo ejemplo de disciplina para los jóvenes desorientados, propensos a sucumbir al mundo de las drogas y la criminalidad.

Por todo ello, es lamentable que nuestro país no haya obtenido nuevamente ninguna precea, destacando solamente una humilde atleta del ande, que por lo menos y sin ningún tipo de apoyo, ha logrado quebrar el récord sudamericano, honor a ella y a su familia. Sin embargo, para poder competir al igual que algunos vecinos como Colombia, Brasil y Argentina es urgente que el gobierno y el parlamento tomen conciencia, dicten las normas y hagan una planificación para desarrollar y elevar el nivel de competitividad, así como masificar el deporte peruano, lo que estoy seguro permitirá ir reduciendo poco a poco la criminalidad juvenil y los altos índices de alcoholismo y drogadicción en los jóvenes del país.

En la promoción del deporte hemos fracasado como país. Es momento que el Perú también avance significativamente en ello, por lo que es tarea fundamental empezar desde preescolar, además de la creación de un ente rector con mayor autonomía y poder que pueda trabajar codo a codo con el sector privado.