Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

domingo, 27 de enero de 2013

La política ha vuelto a la calle. Por Alan Salinas


El proceso de revocatoria que actualmente se encuentra en marcha, me trae a la mente el proceso social y político que vive la capital. Los diversos sectores sociales (C, D y E)[1] que hasta la fecha aprueban mayoritariamente revocar a Susana Villarán[2] no obedecen a un espíritu de negación a las reformas que la alcaldesa de Lima quiere emprender. Es equivocado pensar solamente eso. Por qué no decirlo, hasta maniqueo. Obedecen a algo mayor. Obedecen a un proceso que está teniendo la oportunidad de manifestarse. Mediante el uso de este mecanismo de participación directa, lo que se expresa es una forma de contestar, de reaccionar frente a una institucionalidad democrática con poco tino para procesar necesidades prácticas. En otras palabras, es un sentimiento popular de respuesta a un Estado (léase en este caso, Municipalidad de Lima) que se percibe como elitista en el manejo de la ciudad.

¿Qué quiero decir con esto? Me explico. Analistas políticos (Tuesta Soldevilla, Sinesio López, entre otros) sostienen que con el proceso de revocatoria se menoscaba la institucionalidad democrática[3], que intereses particulares dan mal uso a la revocatoria para fines políticos[4]. Sí, hay algo de eso. Sobre lo primero, ciertos mecanismos de participación ciudadana (como la revocatoria) fragilizan la institucionalidad. Sobre lo segundo, es válido que un proceso tenga actores con intereses políticos. Sería ingenuo negar ello. Pero qué pasa cuando se llega a una situación límite de un malestar ciudadano generalizado frente a autoridades políticas. El tema de la revocatoria es ese. Inyectar realismo al análisis político es lo que poco se ve en varios analistas. Efectivamente, de acuerdo a lo presentado líneas arriba, el análisis va por la parte institucional, la dicotomía decentes/corruptos, descuidando la dinámica social del asunto, la protesta, lo que realmente piensa la gente. Por ahí va este artículo, a mirar la otra cara de la luna del proceso de revocatoria que estamos viviendo.



Si uno camina por las calles, conversa con los taxistas, entrevista a señoras en los mercados, como lo vengo haciendo, nota una sensación de insatisfacción frente a la atención de sus necesidades prácticas. Para muestra un ejemplo que Wilfredo Ardito nos presenta en su post[5] y una que escuché en una conversación con un ama de casa. En horas punta, en diversas avenidas de la ciudad, el semáforo cede la posta a un policía para que dirija el tránsito, favoreciendo a carros particulares en desmedro del transporte público. Eso es tiempo perdido en la mayoría de ciudadanos. El otro fue referido a que la Municipalidad no compensa la poca cobertura de atención médica que se tiene en los hospitales de Solidaridad, que sería oportuno que existiera un doctor que visite sus casas, como se viene haciendo en algunos distritos como San Miguel por ejemplo. Claro, previo empadronamiento.

Por otro lado, si analizamos con cabeza fría las encuestas y la opinión de los limeños y limeñas, los promotores por la revocatoria se suman a este sentimiento popular de rechazo no sólo a Susana Villarán, sino a una manera de procesar demandas sociales. Ese sentimiento popular (llámalo emocionalidad, si deseas) es la respuesta a una oficialidad (representado en este momento en Susana Villarán) que habla y critica, cuando hay recursos públicos para hacer obras.

Entonces, llamar “corruptos” y “agentes del caos” a este sentimiento popular es negarse a ver los cambios de la nueva dinámica social y política que vive la ciudad. El rational cholo, lo llama Carlos Meléndez[6]. El nuevo limeño o limeña trabaja y usa su tiempo para que el Estado le facilite los servicios públicos de manera cómoda y barata, no para que les estorbe. En ese sentido, emprender reformas en una ciudad compleja, de múltiples miradas y respuestas, implica conectar con el sentido común ciudadano. Un líder político histórico peruano, como Haya de la Torre, decía que el principio está en la acción, es decir, en las prácticas cotidianas. Y sobre ello, muchos políticos reciben cuestionamientos porque son percibidos como cortesanos y de salón. “No tienen calle”, dicen muchos. Todas esas miradas favorecen en el imaginario popular el respaldo al proceso de revocatoria. Porque si vemos con mayor detenimiento el proceso que vivimos, los voceros por el SÍ, sin mucha exposición mediática, han logrado conectar con ese malestar popular.

Para finalizar, la política ha cambiado de direccionalidad con este proceso de revocatoria. Aparte de estar en el parlamento, en el Ejecutivo y en los órganos subnacionales, está en las calles como protesta, dispersa e informal. Después de este proceso que estamos viviendo, lo que cada autoridad política va a tener en cuenta a la hora de gestionar es el tino de procesar demandas sociales. Asimismo, después de este proceso, el reto estará en los partidos políticos en generar ese cross over (conexión/empatía) con ese malestar popular. Alguien dijo ¿transición política?
   


[1] Sectores definidos de acuerdo a los parámetros de: Asociación Peruana de Empresas de Investigación de Mercado. Niveles socioeconómicos 2013. Total Perú y Lima Metropolitana: http://www.apeim.com.pe/images/APEIM_NSE_2013.pdf.  Esta tipología ha sido tema de constantes debates sobre su eficiencia como herramienta para clasificar a las sociedades en un estudio, tanto a nivel local como global. Un buen ejemplo de lo primero podemos verlo en: http://e.elcomercio.pe/66/impresa/pdf/2009/09/03/ECPU030909b4.pdf. Un ejemplo de lo segundo lo vemos en: http://www.nytimes.com/1999/06/01/health/for-good-health-it-helps-to-be-rich-and-important.html
[2] Ver la encuesta segregada por sectores de Ipsos Apoyo que presenta la revista Caretas: http://www.caretas.com.pe/Modules/IBZoom.asp?ID=49295&T=. También se puede contrastar los resultados de la reciente encuesta realizada por GFK, publicada por La República y El Comercio: http://www.larepublica.pe/27-01-2013/ollanta-humala-sube-55-y-susana-villaran-baja-29 y http://elcomercio.pe/actualidad/1528881/noticia-60-esta-favor-revocar-alcaldesa-villaran-segun-encuesta-gfk
[3] Para mayor detalle, véase: http://www.larepublica.pe/columnistas/politika/hay-mas-que-saber-sobre-la-revocatoria-22-11-2012
[4] Ver el siguiente enlace: http://www.larepublica.pe/columnistas/el-zorro-de-abajo/salvar-lima-17-01-2013
[5] Para mayor detalle, véase el siguiente link : http://reflexionesperuanas.lamula.pe/2013/01/23/rp-444-por-que-muchos-pobres-no-quieren-a-susana-villaran/reflexionesperuanas
[6] Meléndez explica el concepto en un breve artículo que puede ser consultado en el siguiente link: http://es.scribd.com/doc/119616382/El-Rational-Cholo