Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

jueves, 15 de marzo de 2012

Apuntes sobre la competitividad política. Por Saydy Vera




Saydy Vera
Presidenta de la Escuela Competitivad Política

Para entender o tener un concepto claro de lo que significa competitividad política tenemos que analizar primero qué es política y seguidamente, qué es competitividad. Y acto seguido, entender lo que significa en la práctica.

Política

La política, concepto que define lo que es la forma de gobierno y cómo participan los ciudadanos, viene del griego “polis” o ciudad, y de allí deriva “politikos”, o gobierno de la ciudad, en una época en que la antigua Grecia se caracterizaba por tener ciudades-estado. El célebre filósofo Aristóteles estudió sistemáticamente este tema en su libro Política, donde menciona que una característica del ser humano es ser un “zoon politikon” (un animal político).
Hoy por hoy, la única manera de ejercer poder y de gobernar los designios de los países con justicia es por medio de la política, en tanto representación de una voluntad general  mayoritaria. La política, es la fuerza que mueve las naciones. Todas las circunstancias o decisiones importantes pasan por una decisión política con determinado nivel de representatividad. Y es que todo gobierno realmente representativo, depende de la  política para poder ejercer autoridad y tomar decisiones en pro de los ciudadanos.

La política es una rama más de la ética, la cual se estudia para enderezar moralmente los actos humanos. Para poder discernir entre lo que es correcto y lo que no lo es. La política pertenece al campo de estudio de la ética, ya que la política se realiza, mediante actos humanos, libres y voluntarios y, al ser parte de las ramas filosóficas, la política debe de tener un fin último superior en provecho de tales seres humanos.

Este fin superior de los actos humanos, según Tomas de Aquino, es el bien común, la búsqueda del bien en todo y en cada todo, ya que al ser humano, según todas las escuelas de pensamiento, se le considera un ser intrínsecamente digno. Por ende, se le debe considerar como un ser actuante sobre un universo en sí o un todo. Y al estar la sociedad compuesta de un sistema de “todos”, la política busca el bien de todos esos “todos”, en un todo superior y final que es la sociedad.  

En la política, siempre se debe de velar por el bien común, el bien del todo y de todos. Por lo mismo, los medios a utilizar en la política, son fundamentales. No pueden estar viciados. No da lo mismo el tipo de medio que se utiliza en política para llegar a un fin. No se debe de pensar en la política con la antigua concepción de Maquiavelo, esto es, que el fin justifica los medios.

En política, aquella consigna no puede, o no debe operar. Ya que si los medios para llegar al fin, son intrínsecamente malos, el fin, por más bueno que sea, se encontrará viciado. Por lo mismo, las autoridades electas, deben ser escogidas por tener una trayectoria recta dentro de la política. Deben ser personas a las cuales se les pueda imitar, ser ejemplares para el resto de la sociedad. Deben ser una muestra de rectitud y decencia frente a la ciudadanía. De otra manera, con personas o autoridades corruptas, que vician los medios y que ejercen de manera incorrecta la potestad que les ha entregado el pueblo, el camino seguro será la corrupción generalizada y, por consiguiente, el fin de la política. No existirá bien común, sino bien arbitrario para algunos pocos, para aquellos cercanos a esas autoridades.
La democracia es por encima de todo la búsqueda del bien común con la mayor escrupulosidad. Es así como debe de entenderse la política entre quienes creemos en la democracia y construimos con nuestro esfuerzo común naciones democráticas. Ya que la democracia es el gobierno del pueblo.   

Competitividad

Competitividad es la capacidad de competir, de ejercer una sana rivalidad para la consecución de un fin. Supone, por cierto, un escenario con igualdad de oportunidades, como es la democracia.

El ciudadano común no considera a la política como una referencia central para la toma de decisiones trascendentales en su vida; sin embargo, su circunstancia diaria está marcada por el individualismo, el consumismo, el acceso a niveles superiores de la escala social y el miedo a perder el trabajo; es entonces explicable que valorice de manera central la búsqueda de promoción social. Si reflexiona lo suficiente, pronto descubrirá que la política es parte medular de los cambios que necesita.

La innovación, la constante mejora de los que hacemos y ofrecemos, se ha convertido en el paradigma de la competitividad en la economía globalizada en la que estamos viviendo, y la calidad es el componente indispensable de esa innovación que es la premisa básica de nuestra participación dentro de los mercados globalizados.

Del análisis del entorno estratégico se puede concluir que cada país y sus empresas deben incorporar dentro de sus filosofías de operación la calidad y la innovación si quieren ser competitivos en el mundo globalizado.

Asimismo, está claramente establecido que para aumentar los niveles de competitividad el país requiere ampliar la cobertura de la enseñanza (educación), mejorar sus índices de investigación e innovación y generar una cultura de emprendimiento que permita la canalización de iniciativas con miras a la diversificación productiva.

Para lograr lo anterior se requiere plantear una estrategia de desarrollo, avanzar hacia una más densa economía del conocimiento, sumando cada vez más calidad a la actividad productiva.

A  través de la reforma del Estado, todo país en vías de desarrollo debe iniciar un proceso de cambio profundo de su institucionalidad pública que incluya temas fundamentales para mejorar y modernizar la gestión, la transparencia y la rendición de cuentas, el fortalecimiento y profesionalización de los funcionarios de alto nivel  y la gestión de personal.

COMPETITIVIDAD POLITICA

Luego de haber analizado los dos vocablos claves por separado, ahora ya podemos estar en condiciones de definir COMPETITIVIDAD POLITICA. Cada día es más necesario que los ciudadanos que son libres de participar en actividades políticas, estén mejor preparados en temas de relaciones humanas y medios modernos de producción, entiendan perfectamente el significado de ética y den cada día un paso más hacia convertirse en estadistas. Como se ha referenciado en la definición de política, el ser humano es el que va a sufrir las consecuencias, el que siente en carne propia la incapacidad de sus gobernantes. Por lo tanto la COMPETITIVIDAD POLITICA es la que se alcanza cuando es posible entender las necesidades reales de una sociedad y aplicar toda una estrategia adecuada, no solamente para solucionar las inmediateces, sino  para proyectar soluciones a favor de las futuras generaciones. El que entienda, asimile y aplique mejor este aprendizaje, será el que tenga mejor capacidad para un desarrollo de políticas perdurables y realmente competitivas.