Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

miércoles, 9 de abril de 2014

¿En que está la reforma migratoria en Estados Unidos? Por Luis Zaldívar

El inicio de la segunda presidencia de Barack Obama estuvo marcada por el discurso más social que se le haya escuchado a un presidente norteamericano en las últimas décadas, incluyendo una amplia plataforma de reivindicaciones a las minorías en el marco del éxito que ha tenido la intervención estatal en la reactivación de la economía estadounidense. En ese sentido, la promesa que más resaltó fue la reforma migratoria, afirmando que el sueño americano no podrá estar completo hasta que los migrantes sean asimilados eficientemente al mercado de trabajo americano. Tan sólo cinco meses después, el Senado controlado por los demócratas logró pasar la ley reforma migratoria, pero la Cámara de Representantes – controlada por el Partido Republicano- se ha mostrado reacia a aprobar la ley.

La ley aprobada por el Senado tiene tres aspectos centrales[1]. El primero es permitir a los ilegales registrarse a un programa provisional que les otorgue un estatus legal con el cual no podrían ser deportados. Sin embargo, un segundo aspecto es un programa de seguridad que cerraría prácticamente toda la frontera para evitar más migración masiva. Para balancear la ecuación, la reforma incluye un programa de desarrollo laboral con énfasis en los niños y jóvenes migrantes para incluirlos dentro de la masa laboral calificada. Sin embargo, a pesar de los 14 senadores republicanos que apoyaron la ley, la mayoría republicana de la Cámara de Representantes se encuentra dividida y una vez más tomada por asalto por el la facción conservadora que es elegida prometiendo deportaciones y “mano dura” a sus bases.


Mientras tanto, este miércoles, el embajador estadounidense en México anunció un futuro programa para trabajadores temporales mexicanos en el cual se le da un camino de legalidad a los migrantes a cambio de pagar impuestos, aprender inglés y verificar sus antecedentes penales[2], pero todavía no hay fechas concretas. Este anuncio vino luego de una movilización nacional de activistas por la reforma migratoria que ha incluído ayunos y gran cobertura mediática para la aprobación de la reforma[3].

Los republicanos están remando contra la corriente. En las últimas elecciones, un 71% de latinos votó por Obama, y para el 2016 los propios líderes conservadores ven imposible una victoria si es que no revierten la percepción de desinterés por los latinos que han ganado[4], la cual empeorará con su reciente decisión de bloquear cualquierr intento de aplicarla en el presupuesto 2015[5]. En suma, la reforma migratoria aparece como una ley indispensable para la consolidación de la democracia norteamericana, pero es posible que la minoría republicana - evidentemente anti immigrantes- todavía logre un tiempo más detener una de las reformas más importantes para el país norteamericano. 





[1] http://www.immigrationpolicy.org/special-reports/guide-s744-understanding-2013-senate-immigration-bill
[2] http://www.sexenio.com.mx/articulo.php?id=45605
[3] http://www.elnuevoherald.com/2014/04/09/1722207/eeuu-piden-ley-migracion-tras.html
[4] http://politicalticker.blogs.cnn.com/2014/04/01/rand-paul-gop-needs-to-get-beyond-deportation/comment-page-1/
[5] http://www.huffingtonpost.com/2014/04/02/republicans-immigration-budget_n_5079223.html