Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

martes, 8 de abril de 2014

LAS BRUJAS MALAS - Vicios de la TV que atentan contra los Derechos del Niño

Por: Ricardo Yturbe López

Soy de los que no suelen pontificar sobre los contenidos en TV, por qué creo que debe existir un plena libertad para los medios de comunicación. Pero esa libertad implica responsabilidad, por ejemplo cautelar los derechos del niño (finalmente, lo adultos se pueden matar). Lo que se ha visto en estos día es realmente indignante, por un lado a una madre, con poco juicio para opinar y expresar sus verdades, decir que el padre de su hijo ya no es su casi ex esposo sino de un vecino; y de otro a una abuela desalmada, que no piensa ni un ápice en la salud emocional presente y futura de ese niño, y que antepone el escándalo con consecuencias pecuniarias.

Más parece que Susy Díaz se estaría vengando del país entero, debido a que nuestro Poder Judicial le impuso 100 000 nuevos soles de reparación civil por sus delitos vinculados a la mafia fujimontesinista, y ha declarado una vendetta a los hogares peruanos llenándolos de estiércol televisivo, que luego le reditúa muy bien en sus arcas personales.

 Un ser indefenso, como ese niño que no tiene la culpa de haber sido engendrado por dos mononeuronales en facultad de copular, tiene como gran enemigo a los programas de espectáculos que a diario hacen un show de su desgracia. Comienza a primera hora de la mañana, sigue al medio día, el éxtasis llega al zenit con un programa donde los conductores no tienen la mínima conmiseración con lo que le depare el futuro a ese inocente ser. Claro, la idea es hacer gala de lo “caustico” y morboso que se es con los invitados, a más maltrato es mejor la entrevista, a más desmayo es mejor la nota, y claro no podemos dejar de mencionar que en la noche tenemos el resumen de esa basura, en tres canales, casi en simultáneo.


Sé que saldrán defensores de estos singulares personajes a decir que la lamida de axilas en el programa de Laura Bozo fue peor, y de pronto pueden tener razón, pero en ese caso, el cual no pretendo justificar, no está involucrado la indemnidad psicológica del infante que hoy se aferra en el cuello del que hasta ahora se dice legalmente su padre, sin ser consciente del daño que le está haciendo las primeras dos mujeres de su vida.

Reitero, que no me interesa pontificar sobre la vida privada de las personas, realmente creo que cada quién puede hacer de su cuerpo un carnaval, pero exponer de esa manera al niño, otorgándole de antemano un futuro lleno de bulliyng, por qué sabemos que la crueldad del niño es fuerte, es por demás asquerosamente deplorable a la vista y paciencia de aquellos que se van a protestar a la puerta del mismo canal, por el estereotipo de un personaje, que no pertenece a su patrón ideológico. Me pregunto por qué estos indignados no han hecho un plantón, lavado de bandera, pinta de monumentos, por la salud mental de este menor que sufrirá el mayor de los vejámenes en el futuro… Creo que no hay cooperación internacional para eso, no? Y bancarla con la suya, JAMAS!