Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

lunes, 19 de diciembre de 2011

¿Por qué el Dr. García apoya al Cdte. Humala?


¿Por qué el Dr. García apoya al Cdte. Humala?
Diálogos de Veterano y Bisoño

El domingo por la mañana, Casimiro Veterano, experimentado sindicalista del sector Calzado de la CTP y Pitter Bisoño, joven militante del CUA de Economía de la Universidad Villarreal, se encontraron por casualidad en la Casa del Pueblo, la sede central del Partido Aprista en la avenida Alfonso Ugarte. Se dirigían a colaborar con diversas actividades relacionadas con la Navidad del Niño del Pueblo.

El motivo de conversación era el confuso comunicado que el 12 de diciembre había emitido el CEN del PAP, por iniciativa del secretario general político don Jorge del Castillo. Para los militantes allí presentes era motivo de burlas que el pronunciamiento tenga como subtítulo “Documento Interno de Trabajo”, o sea que no era un pronunciamiento sino, quizás una “reflexión”.

—Quizás están esperando que lo escriba algún funcionario de la Fundación Friedrich Ebert, comentaba con sarcasmo una compañera del Callao.

El “Documento Interno de Trabajo” no dejaba claro si el PAP estaba a favor o en contra del nuevo gabinete o todo lo contrario. Sólo dejaba en claro que el aprismo era defensor del sistema democrático. Pero todas las risas y burlas quedaron congeladas cuando don Casimiro Veterano enseñó a todos su ejemplar dominical del diario “El Comercio” del 18 de diciembre.

—Miren todos, aquí está. Alan da total apoyo a Humala y considera que “el país está yendo por buen camino”. Y lo dice en “El Comercio” que además de ser caro es el bastión del anti aprismo.

La desazón se impuso entre los presentes. Tanto denunciar las arbitrariedades del nuevo gobierno en tantos frentes para que ahora reciba la bendición del supremo presidente del PAP. Y es el mismo gobierno que anunció ser implacable en investigar el presunto enriquecimiento ilícito del ex presidente García y sus colaboradores. Pitter Bisoño creyó oportuno hacer una reflexión en voz alta:

—Estamos jodidos, mi estimado don Veterano. Ya era bastante desconcertante que el compañero Jorge del Castillo emita un Pronunciamiento enredado el 12 de diciembre.

—Y que ese compañero de la Comisión Política, ¿cómo se llama?, dijera que era “orden del Presidente” que el Partido no dijera nada ni haga nada contra Humala. Todo queda claro. Estamos ante un nuevo acomodo.

—¿Usted cree, don Veterano, que estamos ante un alanismo sin Alan?

—No lo creo, pero sí estamos ante un gobernante que adopta los mismos reflejos políticos del señor Alan. Es personalista y no forma equipos de gobierno. Cambia los discursos y las alianzas según las conveniencias y es sumamente descarado para rectificarse y decir que siempre dijo lo mismo. La diferencia está en el militarismo.

—Alan dice que los que hablan de militarismo son cuatro gatos que no saben lo que dicen.

—Alan es el peor analista político que he conocido. Ojalá que su apoyo a Humala no lo desbarranque, como ocurrió con Castañeda y tantos otros anti apristas a los que dio apoyo dando la espalda a su propio partido.

—¿Y qué opina usted de dar el indulto al ex dictador Fujimori?

—El gobierno de Alan García fue el que logró enjuiciar y condenar a Fujimori. Todos aplaudieron el fallo de condenarlo a cadena perpetua. Y cadena perpetua quiere decir que te mueres en la cárcel. Me sorprende que entonces no pensaran que la gente condenada a encierro perpetuo llega un momento en que se pone viejita y se enferma. Pero la ley es la ley. No debe indultarse a Fujimori ni mucho menos a Guzmán ni a Polay. Cometieron delitos y la justicia emitió su fallo. Quien a hierro mata a hierro muere.

Hechas las coordinaciones sobre la Navidad del Niño del Pueblo, don Veterano se despidió de su joven amigo y los demás compañeros y compañeras presentes y apresuró el paso para tomar el bus Metropolitano. Bisoño cogió al vuelo una combi y desde la ventanilla pudo ver en el viejo pórtico de la Casa del Pueblo la imagen de Víctor Raúl intentando dar alegría y emoción a un local partidario polvoriento y triste.