Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

viernes, 2 de diciembre de 2011

Pautas para bailar Conga y no caer en los lugares comunes del debate político en twitter



Más difícil de lo que parece
Por Santorino Izquierdo*

El paro indefinido convocado por varias organizaciones cajamarquinas contra la minería va destapando las deficiencias conceptuales en la política gubernamental del humalismo, que desde aquí venimos pidiendo a gritos que se defina entre sus múltiples vertientes y las contradictorias opiniones de sus integrantes, que ven desde el militarismo más autoritario hasta la complicidad con el narcoterrorismo.

Aquí no se trata ni de la importancia de la minería, ni de los radicales que empujan la protesta, ni del grado menor o mayor de control del impacto ambiental de las inversiones, ni de la bochornosa y preocupante renuncia del asesor presidencial Carlos Tapia, ni de lo mucho o poco que influyan los asesores brasileños; aquí se trata de reconocer que desde hace un tiempo la clase política (tanto la que maneja el billete como la que ansía tenerlo) pretende caracterizar el desarrollo como un juego de policías y ladrones. Si algo demostró la poca presencia de revoltosos alprimer día de paro en Cajamarca es que la mayoría de los peruanos estamos perplejos mientras algunos aglutinados bajo el rótulo de “sociedad civil” pretenden hablar en nombre de todos (o peor, de los más pobres) y otros afirman que ellos defienden los más altos intereses celestiales de la economía. Frente a la posibilidad de que el discurso termine por armar batallas campales a nivel nacional, es un infantilismo de los interlocutores del gobierno y de los diversos frentes cajamarquinos continuar sin discutir los temas concretos y dedicarse a repetir frases que se las lleva el viento.

Es un hecho de que Ollanta Humala ganó la primera vuelta con un discurso anti minero que le está explotando en la cara, pero también es cierto de que cualquiera con dos dedos de frente no tiene porque presumir la inocencia de las mineras, que hicieron lo que quisieron por varias décadas. Ambos están cosechando lo que sembraron, y las campañas de desinformación que vuelan en las radios cajamarquinas son estrategias copiadas de aquellas que las mismas mineras han hecho innumerables veces. Pero hay que ser prácticos y sinceros: no puede avanzar el desarrollo del país mientras tengamos miles de personas dispuestas a destruir la propiedad ajena, ni tampoco se puede avanzar sin la inversión que debe abrir las puertas a la innovación tecnológica y la mejor capacitación del trabajador. Tampoco debemos caer en la dictadura de la turbamulta. Aquí hay que hacer política constructiva. No es una opción entre buenos y malos.

¿Un cuadro más para Siomi?
Tengamos también presente que dialogar es proponer, no mecer. No es suficiente con llamar huecamente al diálogo, hay que hacer pública la política que quiere el presidente Humala,  y si él y su allegados han decidido que “Conga va”, entonces tienen que hacer el trabajo real de fundamentar la propuesta ante la opinión pública e ir a convencer a los cajamarquinos del por qué de su decisión,  y ese convencimiento puede demorar mucho más de lo que la empresa quiere. La democracia no es débil, pero tampoco es sorda, y no podemos pretender que la política oficial del gobierno sea basada en mensajes de twitter y sonrisas del señor primer ministro.

Resumimos nuestro punto de vista: NO A LA REPRESIÓN, NO A LA MECEDORA OFICIAL, DIALOGO EFECTIVO YA


*Santorino Izquierdo proviene de Papua, Nueva Guinea