Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

viernes, 23 de diciembre de 2011

El sobrinísimo de Banchero Rossi: Rompamos el pacto infame y tácito de hablar a media voz II. Por Miguel Estela La Puente



Encontramos un ambiente bastante curioso en el contexto de la fauna política peruana. En primer lugar, en el legislativo, distinguimos a la primera oposición con una actitud paradójicamente cuasi oficialista sin pronunciarse sobre los últimos desaciertos del gobierno (con respecto a las crisis de las mesas de diálogo del tema Conga y falta de un mediador capaz de canalizar puntos de coincidencia entre ambas partes presidente regional-gobierno), pareciera que el fujimorismo está a la expectativa de algo, ¿una concesión de bondad de parte del jefe de estado para con su máximo líder?

En el ejecutivo vemos negociaciones extrañas, por no decir desesperadas, para apaciguar los ánimos impetuosos del presidente regional de Cajamarca ofreciendo  ¡vaya cantidad considerable! de embajadas para que cese su intransigencia y deje llevar a cabo el proyecto minero Conga.

En el judicial las excesivas autorizaciones de viajes al extranjero, por fiestas de fin de año, a los condenados por terrorismo: Lori Berenson, Lautaro Mellano y Nancy Gilvonio han ocasionado más de una crítica al respecto e incluso generado sospechas de intereses extranjeros que pretenden promover un ambiente de caos en el interior del país. Hay muchos indicios de que esto pueda ser cierto.

Lo cierto es que ante este contexto expectante falta la voz orientadora de una institución política que posea un mínimo de legitimidad para influir coherentemente sobre la dinámica política nacional y no puedo pensar en otra que no sea el APRA; sin embargo, a falta de decisión de sus propios dirigentes nacionales somos los humildes servidores juveniles del aprismo los que intentamos percibir nuestra realidad y proponer soluciones. Que lastima que los dirigentes del aprismo con toda su experiencia política no atinen a otra cosa que no ver, no escuchar y no decir.

Con respecto al caso del  acercamiento entre los fujimoristas  y el gobierno me parece un argumento más sustentable y menos perjudicial el promover la aprobación de un proyecto de ley que conceda el arresto domiciliario a los condenados; ya que, esa es solo una prerrogativa de los procesados o imputados. De esa forma se evitan especulaciones y desviaciones sobre temas que atañen al interés nacional y corresponden al desarrollo del país.

Cuanto añora el pueblo tener, en este contexto político, un personaje con las cualidades y habilidades conciliadoras de Ramiro Prialé, hombre en cuya palabra se podía confiar y depositar fe en su autoridad. No tenemos una persona con esas cualidades por lo que hay que buscar una que se presente como mediador eficaz y me atrevo a proponer a José Murgia, presidente de la región de La Libertad y miembro del PAP, para el tema Conga. He mencionado antes  que el APRA es una de las primeras fuerzas políticas a orientar al pueblo con una posición coherente y  ya que no tiene ninguna responsabilidad por el conflicto social generado ni intención de intervenir  a favor de una u otra parte la alternativa del presidente de la región de La Libertad se presenta como una posibilidad latente por ser una región vecina, próspera y que ha sabido manejar con habilidad y utilidad las inversiones mineras.

 Más allá de las especulaciones políticas son cuestionables las autorizaciones judiciales jurídicamente por contravenir a la ley en tanto no se puede dar ese tipo de permisos a quienes tienen libertad condicional.

Queda claro que los jueces que fueron “portavoces de la independencia del poder judicial” a través de sus resoluciones deben responder claramente ante la oficina de control de la magistratura y demostrar que no tienen nada que perder al someterse ante el órgano  de control o ¿a caso hemos vuelto a la época en que el terrorismo podía comprar y negociar con jueces? o ¿habrá una vinculación entre ciertas ongs con esta fácil liberación de terroristas que todos sabemos siguen en actividad política?.