Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

miércoles, 19 de agosto de 2015

¡Round1 Fight! Los videojuegos en la política. Por André Gutiérrez

Hoy en día es indudable ver el crecimiento de la industria de los videojuegos en el mundo. Por citar un ejemplo, en España, ya desde la década del 2000, dicha industria ha pasado a ser más rentable que rubros como la de la música o el cine. Asimismo los premios en los torneos internacionales han conseguido cifras exorbitantes, llámese un The International 2015, torneo del videojuego denominado DOTA 2 con sus US$18.4 millones, que ha logrado superar eventos deportivos de gran magnitud como lo son el Grand Slam de Wimbledon, con US$ 16 millones, o el Masters de Golf, con US$10 millones.

Ya el gaming insertado y consolidado dentro del mercado mundial, varias personas han optado por estudiar carreras profesionales para la creación de videojuegos, que muchas veces suelen estar relacionados al contexto nacional. ¿Se imaginan un Street Fighter peruano? En donde los personajes a elegir sean una Nadine Heredia al fiel estilo de Chun-Li; un Alan García como E. Honda; o un Pedro Pablo Kuczynski como Dhalsim. Existen y se les llama “videojuegos políticos”.

Sin embargo, para poder analizar este fenómeno mundial, necesitamos conocer qué es un videojuego; la importancia del Internet para difundir el objetivo; qué es la política, y así lograr tener finalmente el significado de videojuego político.

En un sentido lato, los videojuegos son considerados, en principio, como un juego. Sin embargo, existen varios conceptos y para ello podemos citar a Zyda (2005), que lo define como: “una prueba mental, llevada a cabo frente a una computadora de acuerdo con ciertas reglas, cuyo fin es la diversión o esparcimiento”; o a Aarseth (2007), que señala que: “consisten en contenido artístico no efímero (palabras almacenadas, sonidos e imágenes), que colocan a los juegos mucho más cerca del objeto ideal de las Humanidades, la obra de arte... se hacen visibles y textualizables para el observador estético”.

Bajo esta premisa, distintos son los ordenamientos jurídicos que han intentado desarrollar el derecho al juego. Claro ejemplo es la Convención sobre los Derechos del Niño, que en el artículo 31° inciso 1, indica que: “los estados partes reconocen el derecho del niño al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes”.

Por otro lado y como gran factor de la globalización, tenemos al Internet, que cumple un rol protagónico en la estructura de los videojuegos, ya que es uno de los instrumentos de comunicación más usados por la sociedad y que cumple con el objetivo de transmitir mensajes de todo tipo por y para cualquiera. Ya se refería Wolton (2000) a la clave del éxito de esta herramienta tecnológica que otros medios clásicos no han podido alcanzar: velocidad, autonomía y organización.

En este orden de ideas es preciso definir a la política. En sentido amplio, es una actividad humana y una relación interhumana y es por ello que como lo menciona Miró Quesada Rada (2006): “la política no es una realidad social única e indivisible, porque está inmersa en toda esa variedad de acciones intersubjetivas que llamamos sociedad”.

Ello significaría que la política está relacionada con el derecho, la familia, la economía, la religión y sin lugar a dudas, ¡¡los videojuegos!!

Finalmente, ya habiendo desarrollado algunos conceptos claves, logramos la definición de videojuegos políticos como un juego de duración corta que se basa en la situación política para enviar mensajes ideológicos a la sociedad, ya sea a favor o en contra de un partido político o persona en política.

Entonces, a modo de conclusión, es un nuevo estilo de hacer campaña electoral y ya los encontramos en la contienda electoral en Estados Unidos, entre los partidos demócratas y republicanos. ¿Acaso se utilizarán en nuestro territorio como un medio para ganar algunos puntos entre los electores? No es descabellado pensar que alguno de los candidatos lo hará, solo queda estar preparado para jugar. ¡You Win!

Bibliografía:

ASAMBLEA GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS (1989). “Convención sobre los Derechos del Niño”, En: vol 1, USA, 30-31.

AARSETH, E. (2007). “Investigación sobre juegos: aproximaciones metodológicas al análisis de juegos”. En: Artnodes, Vol 7, Barcelona, 4-14.

MIRÓ QUESADA, F. (2006) “Introducción a las Ciencia Política”. Editorial Grijley, vol 2, Lima, Perú, 6-7.

WOLTON Dominique (2000) Internet ¿y después? Barcelona, España: Editorial Gedisa.

ZYDA, M. (2005). “From visual simulation to virtual reality to games”. En: Computer, vol 38, n9, USA, 25-32.