Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

miércoles, 5 de octubre de 2011

El verdadero Mariátegui - Con motivo del 83 aniversario del PSP.Por Hugo Vallenas Málaga


El minúsculo conglomerado de agrupamientos que proclaman llamarse Partido Comunista Peruano (entre estas diversas facciones se encuentra el funesto grupo “Sendero Luminoso”) está celebrando, cada cual por su cuenta, el 7 de octubre, el 83 aniversario de su fundación.

En verdad no hay mucho que celebrar. Si bien José Carlos Mariátegui era un comunista “convicto y confeso”, no fundó el 7 de octubre de 1928 el Partido Comunista Peruano sino el Partido Socialista del Perú, agrupación cercana pero no afiliada al comunismo, dentro de la cual hubo un pequeño núcleo comunista. En esa ocasión fue cofundador del PSP el grupo socialista de Luciano Castillo, que no tenía afinidad alguna con las ideas de Mariátegui y pronto se apartó.

El PSP fue transformado en PCP en abril de 1930 (apenas fallecido Mariátegui) por Eudocio Ravines, enviado de la Internacional Comunista, quien excomulgó las ideas de Mariátegui bajo el epíteto de ser “populistas” y “pequeño-burguesas” y orientó la política de este grupo hacia reiterados desastres. Pero esta segunda fundación no la celebran los comunistas peruanos porque en 1942, tanto Ravines como los principales integrantes del núcleo fundador de 1928: Esteban Pavletich, Julio Portocarrero, Ricardo Martínez de la Torre, etc., fueron expulsados por colaborar ignominiosamente con el gobierno de Manuel Prado. Ravines se convirtió, casi de inmediato, en un defensor de la extrema derecha peruana y pronto se reveló que siendo dirigente del PCP ya era un agente de la CIA (la Central de Inteligencia de los EE UU).

Desde 1930, el PCP ha ido de tumbo en tumbo y subdividiéndose hasta el infinito. Hemos tenido el PCP “Unidad” (prosoviético y ardorosamente provelasquista entre 1968-1975); el PCP “Bandera Roja” (maoísta y luego “albanés); el PC del P “Patria Roja” (maoísta del “librito rojo” y hoy seguidor del PC Chino proimperialista); y el PCP “Por el sendero luminoso de José Carlos Mariátegui” (más conocido como “Sendero” a secas). Ha habido además una larga serie de sub grupos de corta vida como “Puka llacta”, “Estrella Roja”, etc., etc.; y diversos grupos comunistas de origen “no tradicional” como el MIR de las guerrillas de 1965 y los distintos desgajamientos de Vanguardia Revolucionaria que incluyen el Partido Comunista Revolucionario (PCR), el PUM (Partido Unificado Mariateguista) y otros más que se pierden en el infinito.

En cada crisis y fraccionamiento, los pequeños caudillos en pugna no consiguen organizar una argumentación política convincente. Por esta razón suelen refugiarse en los breves textos legados por Mariátegui, dándole a los breves artículos y comentarios periodísticos que publicó en su corta vida, la dimensión de magnos tratados científicos.

Con todo el respeto que se merece la honesta figura de José Carlos Mariátegui, es indispensable reconocer que su legado no tiene la envergadura ni la trascendencia que sus epígonos pretenden. Esa insuficiencia es parte de la crisis permanente de los comunistas criollos.

Acompañándolos en esta triste celebración, ofrecemos a nuestros lectores rojos y rosaditos el artículo de Hugo Vallenas titulado “El verdadero Mariátegui”. Este artículo se publicó con motivo del aniversario del natalicio de JCM en 1989, hace 22 años. Los argumentos siguen vigentes ya que los “rabanitos” comunistas y comunistoides no tienen nada nuevo que decir.