Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

domingo, 6 de noviembre de 2011

Comentarios sueltos - Corruptos blindados. Escribe José Faustino


 Corruptos blindados. Escribe José Faustino
Resulta chocante ver la vehemencia con la que Javier Diez Canseco defiende al lobista Omar Chehade. Su exaltación profesional cultivada durante treinta años de parlamentario, puesta al servicio de un sinvergüenza, obliga a revisar las características de la alianza gobiernista.
Uno de los lemas principales de la campaña de la “gran transformación”, fue precisamente el de la lucha contra la corrupción y es en este tema donde en sus primeros cien días han naufragado estrepitosamente. Todo empezó con el viaje extra oficial de Alexis Humala y dos congresistas electos a Rusia, para negociar armamento, pesca y gas .En ese momento la opinión pública descubrió además, que sus acompañantes huanuqueños tenían vínculos con el narcotráfico. En las primeras semanas de iniciada la legislatura, saltaron otros casos de congresistas corruptos de la bancada oficialista.
Apareció la denuncia contra Amado Romero, representante de Madre de Dios, quien cobraría cinco kilos mensuales de oro (300 mil dólares) por proteger a los mineros ilegales. Luego contra Gloria Anicama y su esposo, de la empresa de cable pisqueña Orión, por piratería. También nos enteramos que el agitador de Andahuasi Wilder Ruiz, defensor del grupo Bustamante, tenía decenas de denuncias y procesos judiciales.
Para coronar el pastel, se descubre que el vicepresidente Omar Chehade estaba metido en oscuros enredos. Tenía escandalizados con sus presiones a los jueces, visitaba ministros para que favorezcan ilegalmente a determinadas empresas y finalmente convocaba al alto mando policial para sobornarlos, a fin de que que desaloje Andahuasi a favor del grupo chileno Wong.
Hace semanas que estas denuncias ocupan los titulares de los medios y el gobierno no sólo se lava las manos, sino que el propio Chehade lideró su blindaje llevando de las narices a la bancada oficialista en este trance.
Esto no resulta extraño porque en realidad no se trata de advenedizos en el nacionalismo. Romero, Anicama, Ruiz y los congresistas huanuqueños, entre otros, han desempeñado intensa labor partidaria en sus departamentos. Son los líderes provincianos del nacionalismo, que han encabezado movilizaciones, paros, y campañas contra el gobierno aprista. Romero por ejemplo, financiaba grandes manifestaciones de miles de mineros ilegales que llegaron a tomar y saquear Puerto Maldonado. Los medios de la pareja Anicama en Pisco agitaban mañana tarde y noche contra la reconstrucción, creando malestar y desasosiego con todo tipo de falsedades. Ruiz promovió varias tomas de carreteras y acciones violentas en Andahuasi.
Ninguno de los mencionados es además gente pobre. Al contrario, son parte de ese capitalismo emergente, enriquecido en la informalidad, al que no le interesan leyes ni constituciones y mucho menos pagar impuestos, sólo lucrar. y financiar al político que los ampare.
De la misma forma como los cocaleros enriquecidos con el narcotráfico se adhirieron al naciente humalismo y hasta lograron elegir representantes, estos ricos capitalistas marginales son parte esencial del movimiento. Lo han formado, lo han solventado, son sus líderes.
El mismo Chehade es el abogado de Ollanta Humala en el juicio de Madre Mía, donde la pérdida de expedientes y el soborno de testigos para ocultar las graves violaciones de los derechos humanos son por todos conocidas.
Es decir, los “comeoro”, “robacables”, “comeazúcar” y amigos de los narcos, forman la base militante y dirigente del nacionalismo. Diez Canseco, si quiere ganarse el liderazgo de esa bancada de bandoleros, pues tiene que defenderlos. Es más, como está desesperado por presidir la comisión contra García, sin duda su mayor obsesión siquiátrica desde hace cuarenta años, pues tiene que dar muestras de su fidelidad a los corruptos que lo van a elegir.

Más bien el problema de Humala es que si quiere seguir en su nuevo libreto de centroderecha aplicando el modelo económico que antes criticaba, va a tener también que demostrar que no está tan comprometido con los impresentables parlamentarios que lidera Chehade y blinda Diez Canseco.