Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

jueves, 22 de noviembre de 2012

Enemigos de La Republica. Por Agustín Haya de la Torre

La marcha contra el terrorismo promovida por San Marcos es una demostración de que las universidades del país no están dispuestas a ser un campo de pruebas del accionar de la banda terrorista.

La organización criminal que lidera Abimael Guzmán centra su estrategia en su amnistía, con el obvio propósito de burlar la pena y repotenciar su actividad subversiva. Han conformado un grupo que se define por ese solo objetivo para lo cual proclaman que tienen derecho a
La Libertad de expresión. Así, estos fanáticos, partidarios del principal responsable de más de 35 mil víctimas, creen que pueden confundir a las nuevas generaciones.

Los promotores de la banda que se proclama enemiga de los principios constitucionales, asesinos de miles de
peruanos y autores de la destrucción masiva de bienes públicos y privados, creen haber encontrado un resquicio cuando recitan un supuesto derecho a pensar y a expresarse a favor del mayor homicida que registra la historia delictiva del país.

Están profundamente equivocados, pues el escaso “pensamiento Gonzalo” solo tiene como objetivo destruir la vida
republicana y la convivencia democrática, para imponer por la violencia su dictadura totalitaria. Yerran al suponer que La Libertad puede ser utilizada en pro de su autodestrucción. Como enseñó John Locke, “el límite de la tolerancia es la intolerancia”.

La república es la cosa de todos y se sustenta en criterios básicos como la convivencia pacífica y la pluralidad, principios negados de plano por el senderismo y sus epígonos. La democracia no tiene porqué permitir que quienes pretenden destruirla usen sus mecanismos. El pecado original de SL fue alzarse contra la Constitución de 1979,
LA PRIMERA en sustentarse en los derechos humanos. Los dirigentes del Movadef se encargan de repetir una y otra vez su admiración por los crímenes ordenados desde entonces por el condenado. Anuncian soberbios que el uso de la violencia “se verá más adelante, cuando las circunstancias lo exijan”.

Sendero Luminoso mantiene intacta su adhesión a la violencia, al extremo de que sus facciones siguen causando muerte y destrucción allí donde operan. No se han rendido, no se han desarmado y solo tratan de engatusar a quien se deje con su careta electoral.




Quizás el mejor ejemplo para combatir a grupos de esta calaña sea la forma como se ha derrotado a ETA en España. Aislándolos con la ley hasta obligarlos a rendirse gracias a la unidad y la convicción democrática de todas las fuerzas. Sus organismos de fachada fueron ilegalizados uno por uno. La fórmula se basó en la defensa de los principios constitucionales y en la aplicación del estado de derecho contra los apologistas de la violencia.

No tiene sentido “debatir” ni darles tribuna a las falacias de los
abogados del delincuente, pues sería acompañarlos en su apología del terrorismo. El Estado de derecho tiene que protegerse de los que quieren destruirlo, recordando la larga lista de crímenes que llevaron al jefe de la banda a prisión.