Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

domingo, 12 de junio de 2011

Solucionetica - Oposición por mis propias razones


"¿Y cómo crees que organicé este partido? ¡Escuchando sandéces!" (Víctor Raúl Haya de la Torre,
conversación privada)

El dilema de cuál es la forma correcta de enfrentar los próximos cinco años sigue siendo un misterio. Sobretodo para los apristas, los cuales parecemos estar en el escenario más confuso de las últimas generaciones. La gran mayoría estamos en un alivio total para por fin poder dedicarnos a agrup
ar fuerzas y dejar de pelearnos entre nosotros; ya se viene la catársis y la guapeada respectiva para aquellos que por años no tuvieron ni la inteligencia ni las ganas de organizar el partido para dedicarse a sus proyectos personales. Pero por sobretodo, queremos ser oposición, denunciar a aquellos que han sido tan mezquinos con nosotros, por fin dejar de sufrir el desgaste propio de una administración, y devolverle la pelota a aquellos que se han llenado la boca diciendo que son la voz del país. Esta vez, les toca a ellos.
No perdamos de vista el diagnóstico de la trayectoria de Ollanta Humala; el nuevo presidente y su equipo no son, bajo ninguna circunstancia, demócratas "probados" ni personas que tengan alguna idea clara sobre economía. Sin embargo, creo firmemente que la oposición no se puede basar en supuestos sino en análisis de los hechos, así que no podemos empezar este gobierno viendo la forma más conveniente de vacarlo solamente porque nos ha derrotado. Ya con Toledo estuvimos a punto de derrocar al presidente a base de manejo político, felizmente entramos en razón a tiempo y mantuvimos la gobernabilidad.

Debemos hacer oposición basados en una línea programática. El discurso del nuevo oficialismo es flojo cuando se refiere a "redistribución" e "inclusión social", todos estamos de acuerdo en eso, pero debemos asegurarnos que eso no significa estatismo, populismo, o subordinación a intereses brasileros. Debemos estar alertas por la democracia, recordar que las dictaduras modernas (como Fujimori o Chávez) de lo único que se sirven es del dinero y no de tomar las calles. Necesitamos mantener fuerte el principio de la libertad de prensa y no caer en el posible intervencionismo simplemente por revanchismo despues de cinco años de fuerte oposición mediática. Debemos estar alertas a que ciertos jueces rosados aparezcan por allí copando el poder judicial para el autoritarismo. Debemos levantar la voz frente a un empoderamiento de la camarilla militar de Humala. Debemos asegurarnos que la administración de los programas sociales no se convierta en un hervidero nacionalista utilizado para fines políticos hacia el 2016. Ninguna de esas cosas, tiene que ver con el tan mentado "modelo económico", y creo yo que es lo primero que se va a intentar hacer.

Van a haber personas que van a intentar derrocar al siguiente gobierno a como de lugar porque no pueden vivir con su origen. Frente a ellos, también debemos pronunciarnos.