Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

viernes, 27 de mayo de 2011

El voto con náusea y la generación de la hipocresía. Por Julio Venegas

A nuestro amigo de tantas futuras batallas Julio Venegas ya le llegó todo, así que nos escribe su reflexión electoral que lleva toda la posible frustración de la generación de jóvenes del Perú... si es que dejamos que así sea. Lea usted, la causa.


Soy comunicador y ando asqueado, entro a las redes y termino más asqueado que nunca. Soy testigo y victima como ustedes de una de las campañas más agresivas de la historia política del Perú. Estoy ya harto de ver tanto la cara de Ollanta como la de Keiko en la pauta publicitaria de todos los medios.

Después de tanta marcha por la dignidad, memoria, democracia, igualdad, derechos humanos, en contra de las derechas, las izquierdas, la corrupción, las minas, las petroleras, el gobierno, Chávez, ¿con qué carajo nos quedamos?

¿Cómo aprista está bien tomar parte por alguno de los dos candidatos cuando ambos son ciertamente lo mismo? ¿Hablamos acaso de dos grandes demócratas? ¿Cuál es el deber de los jóvenes y los partidos, partiendo de qué muy pocos de nosotros votamos por estas opciones en primera vuelta?

"Antes que llegar a Palacio hay que llegar a la conciencia del pueblo, y a la conciencia del pueblo sólo se llega con la luz de una doctrina y con el ejemplo glorioso del sacrificio"
Victor Raúl Haya de la Torre

Tenemos claro que ni el Humalismo pasional ni el Fujimorismo reciclado nos representa y que estamos frente a una masa que grita, pinta, marcha, golpea, para ciudades y carreteras tan fácil como los semáforos paran los autos en el centro de Lima, compuesta por consumidores pasivos que han pasado de ser una masa indiferente a tomar y defender a muerte las banderas del producto adquirido sin la más mínima capacidad crítica frente lo que se marcan en la frente y en el pecho.

¿Seremos acaso la generación de la hipocresía? Aquella que infla el pecho agitando las banderas de la igualdad; la que sufre al ver un niño desnutrido o  a una familia que pierde todo por el friaje, pero que al mismo tiempo sale muy poco de la ciudad, y cuando sale se cobija en el primer hotel cercano a la plaza; la que habla de “los grandes problemas de un país como el nuestro” fumándose un porro de skunk escuchando a Morrison. ¿Qué estamos haciendo como generación?

Ojalá toda esa vehemencia y  energía que desplegamos como jóvenes en esta campaña sirva también para que una vez pasadas las elecciones, los partidos se vean fortalecidos por esa inyección de juventud que tanto hace falta y si no es así que surjan liderazgos que renueven la política nacional a base de propuestas serias, pero sobre todo que sirva para luchar por la libertad y la democracia cuando uno de estos dos sujetos decida destruirla.

Ya existe mucho viejo podrido y mucha gente que prostituye tanto la ética como el intelecto (hoy vomité un poco al ver a Salgado declarando a los medios) nuestro tiempo es ahora.

Voten por quien crean que hará un buen trabajo estos 5 años, voten por lo que crean que es mejor y si no quieren votar por ninguno de los dos, siempre podrán dibujar una estrella sobre la cara de estos engendros y viciar el voto.