Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

lunes, 16 de mayo de 2011

La verdadera autonomía en la PUCP - Abel Aliaga

La verdadera autonomía en la PUCP

Primeramente, les deseo enviar un saludo fraterno a los compañeros de los CUAs comprometidos con el estudio y la renovación sincera del partido ante la lamentable crisis que atravesamos. Como estudiante de la Universidad Católica de Lima y como aprista, considero necesario ahondar en la coyuntura de mi universidad y lo que acontece en mi alma máter a propósito de las elecciones para los representantes estudiantiles ante la asamblea universitaria y el concejo universitario que realizaremos este jueves 17 de mayo.  Es momento de poner las cosas claras sobre la mesa. Nuestros representantes ante la asamblea, por el mismo hecho de legitimarse con nuestro voto han de adoptar un compromiso serio a favor del estudiante. Lamentablemente, para resolver los problemas más serios que nos aquejan (como el alza de las boletas), debemos de reorientar los medios para resolverlo.

Observando cifras y estadísticas de las tablas 2:1, 2:2 y 2:3, que agradezco puedan haberlas publicado los compañeros del movimiento de la izquierda universitaria en la siguiente página: http://es.scribd.com/doc/54669340/Plataforma-de-Izquierda-Universitaria-REA-2011-2012, podemos llegar a conclusiones alarmantes y no dudo en que todos los movimientos universitarios de la PUCP estén también consientes en platearse medios para resolverlo.  Como bien se esgrime en el link citado, las justificaciones respecto a la gradual alza de las boletas bien devienen en ser excusas, los afectados somos nosotros.  Ante este fenómeno, los estudiantes no podremos lograr cambios gravitantes en vista de que los representantes estudiantiles ante la asamblea universitaria solo representan la tercera parte anta la asamblea universitaria, evidentemente la oposición por parte del rectorado  y los decanos es más que evidente, con el status quo en el que nos encontramos no podremos realizar ningún cambio más allá de reflejar buenas voluntades.

Sin embargo, tenemos defensores del status quo en los movimientos estudiantiles  en un tema más delicado, el litigio entre el rectorado y el arzobispado. La lucha por la autonomía de nuestra universidad con la cual se comprometió más de un movimiento político universitario y que llegó a su máxima expresión en la marcha realizada el pasado 9 setiembre, más allá de que se haya financiado con el dinero de nuestros bolsillos sin representar necesariamente el sentir de todos los estudiantes universitarios, este movimiento tuvo entre sus socios más beneficiados al rectorado (precisamente el que nos viene sacando cada vez más dinero). No entraré a temas de materia legal para argumentarlo pues no deseo ahondar más en este artículo , pero como bien sabemos todos, el posible vencedor de este litigio será el arzobispado. Ante este contexto considero que lo loable será dar paso a una nueva gestión y no seguir apoyando a un rectorado que nos tiene demostrado su falta de compromiso ante nosotros los estudiantes, el objetivo principal de toda universidad. La labor de nosotros los estudiantes será el compromiso esencial de fiscalizar y trabajar porque esta nueva gestión sí sea eficiente y de raíz recuperar nuestro abono de las boletas del 2007, sin justificar las posiciones ideológicas del arzobispado. No podremos llegar a ningún lado si proponemos una reforma justa del sistema de pagos de nuestra universidad si por el otro lado recaemos involuntariamente como socios del rectorado que nos vienen progresivamente perjudicando.

Demandamos transparencia en la administración de nuestra universidad, reivindiquemos la lucha que tuvimos antaño logrando la reforma universitaria de 1919.

¡Viva la transparencia!
¡Viva el APRA!