Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

miércoles, 25 de mayo de 2011

Solucionética - Se busca partido de derecha, por Luis Zaldívar


Se busca partido de derecha

Las últimas elecciones representan la más grave crisis de sistema político peruano.

Así es, yo no comparto la opinión de algunos oráculos que relacionan el resultado de la primera vuelta electoral como un rechazo al tan mentado “modelo económico;  atribuyo el resultado a la falta de canales de representación para una democracia funcional. Por un lado, estar tan desfasado de la realidad como para pensar que el Estado peruano –con su criolla ineficiencia, corrupción endémica, y burocracia excesiva- puede funcionar bajo “modelos” es bastante ilusorio; o peor aún, pensar que esos problemas son culpa del capitalismo ya es digno de moscovita mal arrepentido. Por el otro lado, es público que en estas elecciones de lo último de lo que se ha hablado es de propuestas de gobierno; en vez, los candidatos se han dedicado a cultivar su imagen y dejar una buena impresión al votante. Los candidatos que perdieron lo hicieron porque su imagen se vio diluida en los ataques; Castañeda pasó a ser “el mudo”, Toledo “el borracho”, y PPK “el gringo”. Antes de la primera vuelta,  casi nadie atacó a Humala o a Keiko calculando llegar a segunda vuelta contra ellos, con desastrosos resultados.

El problema, pues, es político. Y luego de un gobierno de concertación en donde se han cedido amplios espacios a la derecha política y económica en un afán de gobernabilidad, creo que hace falta criticar la falta de representatividad que la derecha ha tenido y repensar la necesidad de crear una institución democrática que proponga el liberalismo económico, la flexibilidad laboral, el conservadurismo moral, y otras banderas merecedoras de una derecha organizada.

Adam Smith
Esa derecha necesaria no es ni puede ser el fujimorismo, que lejos de proponer un paradigma ofrece un conglomerado de mercenarios que se hicieron adinerados en los 90´s y ahora buscan repetir el plato. La única razón por la cual el fujimorismo adoptó el programa de Vargas Llosa durante su dictadura fue para ser apadrinados por el FMI, que ansioso de convertir al Perú en laboratorio para los delirios liberales de sus dirigentes de la época dejó el paso libre para la corrupción. Aquellos académicos que rondan los pasillos de ciertas universidades limeñas y se la pasan hablando de la masa de votantes fujimoristas como “derechistas”, obviamente nunca han conocido un fujimorista de a pie (o los evitan), que lejos de ser ideologizados son más bien prácticos y diversos en su conformación. Keiko Fujimori no es considerada “anti sistema” por ser de extrema derecha, sino por ser más proclive a romper el Estado de derecho y quebrar la constitución, como lo ha avalado en el pasado.

Los demócratas demandamos que los conservadores sociales, los liberales económicos, los representantes del complejo militar, etc., se pongan de acuerdo y se institucionalicen de una buena vez y olviden su táctica de infiltrarse en todos los gobiernos para mover intereses de algunos grupos económicos. No podemos tener una democracia con un solo partido - encima alicaído- y un grupo de caudillos que aparecen y desaparecen cada 5 años. Si algo han demostrado estas elecciones es que la moda de todos querer llamarse de “izquierda” (Toledo dixit) no le hace bien al país, dividiendo el voto de una buena parte de peruanos que buscan que dentro de la democracia haya una opción de orden, moralidad, inversión, y alejar el Estado lo más posible.

Los peruanos que se sienten comprometidos con esas ideas deben empezar a trabajar. Cuando lo hagan, allí estaremos nosotros para ser su digna oposición y de este modo enseñarle a la clase política de este país que significa hacer democracia.

Luis Zaldívar