Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

domingo, 24 de julio de 2011

Pronunciamiento CUA-UNFV 2011: Posición frente a los resultados electorales

Al ver como se ha comportado hasta el momento el presidente electo y su séquito, el Comando Universitario Aprista de la UNFV le recuerda a la población peruana cuál ha sido la posición fijada por su organización luego de la coyuntura electoral.


Ante los peligros para la democracia de la ajustada y demagógica victoria electoral de Ollanta Humala, el pueblo peruano debe estar alerta y la UNIVERSIDAD VILLARREAL unida y vigilante

Los resultados de la segunda vuelta electoral del 5 de junio nos imponen serias responsabilidades para preservar en nuestro país la paz, la estabilidad económica y la democracia.

La ajustada victoria electoral del ex militar Ollanta Humala sólo fue posible mediante una desbordante demagogia y una complicada red de alianzas que incluyó personajes y grupos tan disímiles como el laureado escritor Mario Vargas Llosa y el ex presidente Alejandro Toledo con la plana mayor de su partido Perú Posible, todos ellos enemigos entre sí y enemigos jurados del humalismo, con los cuales el candidato se acomodó a última hora.

El precio de estos pactos fue eliminar todas las medidas radicales del plan de gobierno original que lo hacían semejante al que aplica el gobierno de Hugo Chávez en Venezuela; por ejemplo desconocer los TLC (Tratados de Libre Comercio), cambiar las reglas de juego a los inversionistas extranjeros en minería y petróleo, restringir la libertad de expresión y de comunicaciones, reemplazar el Congreso ya elegido por una Constituyente, etc.

Contubernio por "el chorreo"
Luego de jurar sobre la Biblia que no hará nada de lo que anunció y prometió desde la primera vuelta electoral (antiguas promesas que al principio le permitieron seducir a los grupos comunistas y a unos pocos apristas confundidos), el candidato Humala aseguró que su agrupación Gana Perú ya no cuestiona “el modelo económico neoliberal” que se atribuye al gobierno del Presidente Alan García. De un día para otro afirmó que ese modelo está bien, el país “debe seguir creciendo” (como decía Toledo en su campaña) y que sólo necesita “mayor inclusión social” y que “la gente lo sienta en sus bolsillos”. Hasta ahora, ni Humala ni sus allegados saben en qué consiste dicha “inclusión social” que no es otra cosa que simple demagogia populista.

Nada de esto es garantía de un gobierno serio. El grupo toledista, que perdió las elecciones, ha tomado el control de la política del candidato ganador y los grupos organizados que votaron por el candidato Humala se sienten defraudados y creen que deben presionar para hacerle cumplir aquello que prometió en el comienzo. Los humalistas radicales (comunistas reciclados, marxcéfalos y otros) creyeron que podían financiar todos sus proyectos demagógicos con un fuerte impuesto a las sobre-ganancias mineras y ya no va a haber ese impuesto. Los maestros del SUTEP creyeron que Humala iba a suprimir la ley de la carrera magisterial y no lo va a hacer. Los gremios aymaras de Puno creyeron que no los enjuiciarían por incendiar locales públicos y no va a ser así.

En otras palabras, Humala ya traicionó a sus electores más firmes y eso significará en el corto plazo inestabilidad social y protestas. A su vez, nada garantiza que el neo-toledismo tenga firmeza y coherencia en el futuro gabinete y eso ya está desalentando a los inversionistas. Los acomodos de la segunda vuelta electoral demuestran que para gobernar y asegurar que sus socios financistas obtengan lo que ambicionan (esos socios son el cuestionable empresario Lerner Ghitis y sus amigos; las congresistas vinculadas a los cultivos ilegales de coca que el humalismo protege; el militar retirado Villafuerte y sus amigos, antiguos hombres fuertes del montesinismo, entre otros que ya se irán descubriendo), el presidente electo seguirá dando virajes imprevistos y defraudando a sus ingenuos aliados.

Es verdad que la candidatura de Keiko Fujimori era inaceptable. No se puede apoyar el retorno de la arbitrariedad, la corrupción y el crimen. Pero tampoco se podía, como decía el candidato Toledo antes de volverse humalista, “saltar al vacío”, creyéndole lo que dice a un personaje de oscuro pasado que cambia lo que dice cada día.


Los universitarios apristas que hemos votado en blanco o viciado hemos defendido con dignidad nuestra autonomía doctrinal y política. Nunca hemos creído en el candidato de “Gana Perú” y no hemos sido cómplices de su llegada a Palacio.

Por eso podemos decir con toda claridad que la juventud universitaria debe estar atenta y unida para la defensa de sus derechos. Y más aún la juventud aprista. Un gobierno que se anuncia tan confuso y errático lo es porque tiene al frente un personaje temerario y ambicioso. Nada garantiza que para lograr sus fines el nuevo gobierno limite la autonomía universitaria y quiera capturar “a la mala” el control de aquellas universidades que sabe de antemano que no serán sumisas a sus intereses.

La Universidad Nacional Federico Villarreal debe estar unida y alerta. No confiemos en el nuevo gobierno. Seamos vigilantes y estemos listos a defender nuestra autonomía. La universidad libre, nacional, popular y antiimperialista a la que nos honramos pertenecer, debe ser un firme bastión de principios, honradez y democracia, algo que no ha exhibido el candidato ganador en su campaña y que sin duda no tendrá en su gobierno.

¡ELECCIONES UNIVERSITARIAS YA!
¡VIVA LA SOBERANÍA DEL PUEBLO!
¡VIVA EL APRISMO!

Con fe, unión, disciplina y acción

Apristamente


Asamblea en Pleno CUA-UNFV
Local Central UNFV
Lima 08 de Junio de 2011