Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

martes, 6 de septiembre de 2011

La columna de Odiseo - Señales de preocupación. Por Enrique Valderrama

Una de las cuestiones que despertó polémica hace no mucho fue el anuncio de la suspensión de la erradicación de los cultivos de hoja de coca por Ricardo Soberón, flamante presidente de DEVIDA, bajo el pretexto que había que rediseñar la estrategia y atacar otras zonas. Esta tesis fue defendida por el primer ministro Salomón Lerner Guitis. Los nexos entre ambos seguramente se estrecharon cuando ambos formaron parte de “Transparencia y se han mediatizado en este gobierno.
Las últimas portadas de diarios de circulación nacional han dejado un saldo abrumador de dudas acerca de los caminos tortuosos que va tomando el régimen, además de una serie de denuncias de oficialistas y opositores respecto a espinosos asuntos del pasado, poco gratos seguramente para sus protagonistas. Además del extraño cambio brusco de altos mandos del ejército observamos en los últimos días hechos y medidas que nos ponen en alerta constante a los jóvenes demócratas con emoción social.
La poca claridad con la que el gobierno ha comunicado sus decisiones y la incoherencia entre los aliados del presidente e incluso entre sus propios ministros crea un clima de inestabilidad poco deseable a sólo 40 días de haber asumido la primera magistratura del Estado. La actitud del presidente debe cambiar sin duda mostrando un liderazgo mayor y una capacidad de homogeneizar en cierta medida a sus funcionarios si no quiere perder la confianza de la población de manera anticipada.
Hasta ahí sólo podíamos hablar de una lamentable equivocación en la táctica del combate contra las drogas; pero ahora con la aparición de una serie de comunicaciones telefónicas y virtuales entre Soberón y los dirigentes cocaleros, que delatan respaldo del primero hacia los últimos, el margen a la especulación y la sospecha de maniobras poco honestas es mucho mayor. Esto debe sanearse inmediatamente para dar un mensaje claro a la ciudadanía y a la comunidad internacional acerca de nuestra posición sobre el combate a las drogas y la estrategia que usaremos.
Otro punto que es interesante analizar es el triunfo presunto del gobierno respecto a la minería. En principio hay que reconocer como una mejora evidente haber logrado 3 mil millones adicionales al presupuesto nacional fruto de un diálogo con el empresariado del rubro. Luego hay que considerar con cuidado si en efecto este incremento en términos contables es lo que dice ser. Al reducirse las utilidades de las mineras, producto de este ajuste, se va a reducir también la recaudación mediante el impuesto a la renta, que se grava a las utilidades.
Haciendo un balance podemos decir que el cambio no es tan considerable como algunos sectores pro mineros y pro gobierno pretenden hacernos creer. Lo que queda revelado en este punto es la constatación que para el aumento (grande o pequeño) de nuestros dividendos producto de la minería, no fue necesario cambiar el paradigma económico ni nuestra tendencia sana de atraer inversión con reglas claras que beneficien al país. La política que aplicó el gobierno de Alan García, con sus aciertos y errores, sigue vigente aunque los nacionalistas quieran negarlo. Finalmente han claudicado de los postulados que defendieron de manera intransigente los 5 años que fueron la primera fuerza de oposición.
La falta de cohesión de los actores del nuevo régimen ha llegado a puntos tan alarmantes que vemos en estos precisos instantes un enfrentamiento entre el ministro de defensa Daniel Mora y el sector acaudillado por Javier Diez Canseco en torno a una supuesta norma que impulsará la cartera de Mora para lograr una flexibilidad en torno a las medidas pro derechos humanos. El ministro lo ha negado pero aun así sus declaraciones generan dudas.
Por si fuera poco quién fuera abogado de Ollanta Humala ha enviado una notificación al poder judicial ofreciendo su testimonio acerca de su retiro de la defensa del ahora presidente de la república por haberse constatado que éste compró un testigo durante el proceso. Recordemos que Jorge Ávila Rivera, testigo del caso “Madre mía” se retractó de la acusación hacia Humala Tasso y poco después la prensa acusó que su cambio de parecer respondía a incentivos metálicos. Sin duda este hecho pone de nuevo en el tapete los cuestionamientos a la actuación militar de Humala.
De mal gusto además la forma tan vergonzante cómo la CGTP se ha entregado al nuevo régimen sin ningún miramiento. El principio de los sindicatos es justamente velar los intereses del sector, no pueden entregar un cheque en blanco a una administración que aún no muestra una línea reivindicativa o transformadora, ni una efectividad real en cuánto a las mejoras del día a día del sector trabajador.  A esto se suman graves rumores respecto a atentados contra dirigentes provincianos de otras centrales sindicales, esperemos no haya un intento de imponerse a la fuerza con apoyo del gobierno.
Dos temas finales, en primer lugar sabe a demagogia tratar de tapar las propias debilidades con una campaña evidente de desprestigio al antecesor. Nadie duda que se pudieron cometer errores y que seguramente muchos funcionarios incurrieron en malos manejos, pero de ahí a contabilizarlos en 10 mil, sin detallar el sustento de esa cifra es poco responsable.
Todo aquel funcionario que haya delinquido o delinca en este o cualquier gobierno debe ser castigado sin miramientos conforme a la constitución y las leyes, pero que se utilice esto a modo de cortina de humo que intente ocultar las múltiples falencias de un gobierno que está aprendiendo a tumbos lo que significa conducir el estado y concertar es muy bajo y desesperado.
Por último  y en el mismo camino de la demagogia, no se puede colegir a partir de una frase hecha como es “el congreso debe acercarse al pueblo”, que se deban realizar plenos descentralizados, en los cuales se incurre en un gasto mayor y que no solucionan en ninguna medida las urgencias de leyes de fondo y en las que no se pueden además recoger mayores informaciones acerca de las necesidades de la localidad que la que les pueden alcanzar las cifras estadísticas.
La mejor manera de acercarse en términos reales al pueblo es legislando responsablemente, tocando los temas que conduzcan a una transformación social tangible para los sectores aún con menores oportunidades de desarrollo y sobre todo ejerciendo la pedagogía política para educar a la población en valores como el aprecio a la democracia, a la libertad, a la solidaridad, etc.
Desde la juventud hemos iniciado una travesía con mucha “Convicción” , propalando nuestras banderas de izquierda democrática y de integración continental, acercándonos a bases sindicales y manifestándonos sobre temas puntuales como el desempleo juvenil y sobre todo respecto a la nueva reforma universitaria que es un viejo anhelo empolvado desde hace décadas, que reactive el espíritu anquilosado por los años de Córdoba y su reforma y de los protagonistas continentales de aquella gesta heroica estudiantil. Los caminos de Córdoba en el pasado y de Santiago en el presente nos servirán de referencia con miras a construir una patria grande de pan y libertad.