Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Conflicto Cipriani - Rubio: ¡Los estudiantes decidimos! Por José Pimentel

Luego del plantón en la Católica, José Pimentel se tomó unas chelas y escribió para la sopa.



EL pasado 23 de setiembre la comunidad universitaria de la PUCP manifestó su disconformidad con respecto al proceso civil que enfrenta  esta universidad contra la imposición del cardenal Juan Luis Cipriani. Esta manifestación, que convoco  aproximadamente a 3000 estudiantes, significó un logro de la comunidad universitaria que exigen una educación laica y sin fines de lucro, respondiendo a la última comunicación de la Santa Sede planteando que la universidad sea administrada por un rector elegido a dedo por la autoridad eclesiástica de turno (ex corde ecclesiae), lo cual no está consentido en ninguna ley universitaria ni está de acuerdo con los derechos estudiantiles que vienen siendo defendidos históricamente por el movimiento universitario.

Antes de este intento de imposición  ya se había llamado a tener una posición equidistante respecto a los intereses del actual rectorado y el cardenal Cipriani. Hasta antes de esto, Cipriani y Marcial eran lo mismo; pero esta situación ha cambiado y ya no cabe dudas de quien por el momento cual es el enemigo mayor.

Pero esta no es toda la historia. Curiosamente, esta reacción estudiantil ha coincidido con los primeros intentos del movimiento universitario de la PUCP de plantear una posición unificada frente a una cúpula de disque católicos que lucran con las boletas y mueven a los estudiantes para defender sus intereses pero no los respetan a la hora de cobrar más a los que tienen menos. En una universidad donde no hay ningún control, donde nadie tiene que decir respecto a la calidad de la educación, donde todos asumen que los jefes de prácticas son las personas idóneas y no solamente amigos de profesores, donde se gasta en excentricidades y los centros federados son letra muerta, la autonomía que reclamamos los estudiantes pecaría de poca visión y desinterés.

Así que saludo la movilización de la que fuimos parte alumnos, ex alumnos, trabajadores, cristianos, ateos, socialistas, apristas, ppkausas y hasta los venados.  A la PUCP nadie nos la quita, pero para una mejor universidad y no para mantener el status quo.

¡No a la imposición!

¡No a la argolla!

¡Sí a la organización de los estudiantes más allá del simple rechazo a un cura por el cual los católicos no han votado!  

¡Sí a la unidad estudiantil por una nueva Reforma Universitaria con un cogobierno efectivo, transparencia en el gasto, evaluación continua del personal, solidaridad con los trabajadores, y verdadera representación estudiantil!

José Pimentel
CUA PUCP