Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

viernes, 6 de septiembre de 2013

EL SANMARQUINO VIOLENTO: EL ESTEREOTIPO AFIRMADO Por: Diana Cáceda Guillén

La seguridad y defensa nacional están por encima de la mal entendida ‘Autonomía Universitaria’
El estereotipo es el conjunto de ideas que se tiene de un grupo de personas a partir de la impresión que nos causan, esta  construcción se basa en la presunción de cualidades de una categoría, vale aclarar, lo que pensamos de algo a partir de cómo lo vemos y no necesariamente de cómo es en realidad, pero los sanmarquinos se han encargado de afirmar lo que todavía con dudas podía estar en el imaginario, con su actuar violento e irracional manifestado hace algunos días en la universidad de San Marcos con el vejamen del suboficial de tercera Roghell Medina Llaja que cumplía con labores de inteligencia en un seguimiento a miembros del MOVADEF en esta institución.

El problema del estereotipo es que no admite la excepción, las características que se adscriben al grupo,serán las mismas para todo sujeto que lo integre por el simple hecho de su pertenencia,así la comunidad sanmarquina es toda descalificada, ‘justos pagando por perturbados’. El otro problema es que  una vez fijado el estereotipo,este es de difícil supresión; pero lejos de pretender revertir esos esquemas de pensamiento el sanmarquino  lo reproduce y lo establece inalterable.

Aún si pretendieran justificar lo ocurrido como un hecho aislado y no como expresión delas características que se les atribuyen, fracasarían nuevamente. Por donde se le quiera ver es deplorable y vergonzoso que se haya golpeado y paseado desnudo con un cartel colgado al cuello a una persona, transgrediendo así sus derechos fundamentales. El artículo 1º de la Constitución Política del Perú que señala que “La defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado” no puede ser interpretado al antojo y tener validez  cuando convenga.
En ese mismo sentido la seguridad y defensa nacional están por encima de la mal entendida ‘Autonomía Universitaria’. Esta es autónoma como claramente expresa el artículo 18 de la Constitución “en su régimen normativo, de gobierno, académico, administrativo y económico”, además, “las universidades se rigen por sus propios estatutos en el marco de la Constitución”. El que el recinto universitario constituya domicilio  institucional no significa por tanto que le escape a la constitución peruana ni a las leyes cual embajada de Kuwait o cualquier otra, como muchos equivocadamente han decidido interpretar.

La infiltración fue cuestionada recurriendo a la ley posteriormente, ya si existía un mandato judicial o si el Consejo Universitario había sido informado o no, no importó en el momento en que los estudiantes se ensañaron con el suboficial. Es evidente que este procedió indebidamente al realizar los disparos al aire y es lo que se debe sancionar, pero no se puede caer en el amarillismo de chillar que pudo terminar en una masacre para justificar la violencia y los excesos cometidos. Además sospecho que a algunos de estos personajes lejos de aliviarlos el que no haya habido víctimas los decepcionó, puesto que a veces no parecen lamentar la muerte sino que la aprovechan para alimentar odios y con ello promover más violencia.
Si el compañero estigmatizado desea hablar de derechos debe empezar por no transgredirlos.

Si bien los estereotipos son un conjunto muy simple de ideas pueden ser eventualmente utilizados como información valedera para asuntos más complejos en perjuicio propio. Actuar con coherencia y rechazar actos irracionales hará que esas connotaciones negativas acerca del sanmarquino se diluyan.