Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

domingo, 12 de enero de 2014

2014: Humalismo en trompo. Por Luis Zaldívar

El presidente Humala le ha hecho un gran favor al grupo El Comercio en pronunciarse a favor de la acción de amparo impulsada por el grupo La República y Caretas, poniendo en marcha un proceso de polarización que sólo puede servir para nublar la discusión  y convertirla en un diálogo de sordos, en especial debido a los antecedentes antidemocráticos del partido del gobierno, quienes debemos recordar se han sumado a los creyentes en la libertad de expresión hace menos de cinco años. Las declaraciones de Humala, sumadas a una entrevista excesivamente concertada de Nadine Heredia en La República el domingo último, muestran una vez más el poco sentido de oportunidad de la pareja presidencial, quienes en vez de utilizar el inicio del año para polarizar en torno a objetivos claros que convoquen a más peruanos, ha optado por la interferencia en procesos judiciales y querer remover a sus opositores con artimañas congresales. Sean cortinas de humo para que no se hable de Lopez Meneses, o sean sinceras torpezas, lo cierto es que este 2014 el humalismo ha entrado en trompo a poco del fallo de la Haya.




La falta de liderazgo se transfiere a los ministerios. Por ejemplo, el Ministerio de Educación aún no coloca fecha para el examen de admisión para directores y subdirectores luego del último fracaso, al parecer el Humalismo no podrá nunca revertir el tiempo perdido con la ex ministra Salas. El Ministerio de Inclusión Social todavía no hace la diferencia que Humala y sus defensores afirmaban, consistiendo hasta ahora básicamente de los mismos programas que ya se ofrecían con mejores sueldos para sus operadores políticos. Mientras tanto, los médicos y policías amenazan con huelgas debido a pagos incumplidos por los los sectores Salud e Interior. A puertas del fallo de la Haya, pocos están enterados de cuáles son las acciones de la ministra de Relaciones Exteriores. Los ministros más allegados al despacho de Nadine como Pedro Cateriano tampoco gozan de mejor suerte, los anuncios se pierden una vez llegan a los escritorios del ministerio y la comunicación entre sectores parece simplemente no existir.
 


Nada de esto debería sorprender de un gobierno que llegó con una hoja de ruta demasiado vaga como para impulsar verdaderas políticas públicas a mediano y corto plazo. Las políticas del Acuerdo Nacional otra vez han regresado a encarpetarse mientras que el ida y vuelta de comentarios entre el ejecutivo y la oposición debilitan al gobierno –que inevitablemente pierde la disputa por el discurso-, dejándonos con un escenario peligroso para el 2014: un gobierno débil con formación autoritaria y funcionarios a espera que le den luz verde para lograr mantenerse en su cargo sin mayor fiscalización.