Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

miércoles, 27 de julio de 2011

El enemigo de adentro y el enemigo de afuera. Por Víctor Raúl Ugarte Castro

Damos la bienvenida a un nuevo colaborador de la Sopa Teóloga que nos da su opinión sobre la crisis del aprismo, percibida una incapacidad para comprender la cambiante realidad que está fuera y como un rechazo a la inclusión de la juventud como factor de renovación en el fuero interno. Leamos con atención.

Donde se encuentre debe ser ubicado rápidamente, interpretado en el caso de afuera, perseguido, acosado y finalmente defenestrado en el caso de adentro. ¡¡EL APRA NUNCA MUERE!!

EL ENEMIGO DE AFUERA

Esta sociedad ha cambiado, sí, ha cambiado. Haya de la torre afrontó una realidad donde el gran porcentaje de la población se encontraba afuera de las ciudades, en ese contexto la política se restringía a pequeños círculos urbanos, donde se concentraban las élites de nuestro sociedad. Este genial hombre irrumpe con su prédica y da ingreso a las masas en la agenda del país entendiendo que más que un problema de clases, como lo entendían los comunistas, existía un problema de pueblos que hacía imposible solidificar un proyecto común y ponía por sus contradicciones la proyección de la patria en peligro.

El Perú ha cambiado y el porcentaje de pobres que conoció Víctor Raúl en ese contexto ha disminuido notablemente, el movimiento demográfico de la población peruana del campo a la ciudad ha sido notable, como consecuencia de ello y de la profunda descentralización iniciada por la democracia los últimos 10 años, las ciudades han rejuvenecido su atractivo, recuperando las viejas aspiraciones  de desarrollo que abrigaban pobladores de caseríos y comunidades en lo más profundo de país. Esas ciudades construyen diariamente sus élites y también sus clases medias, estas desconocen al partido como propulsor de su nuevo status, eso sí es un problema para la perennización de nuestro movimiento.  Existe un nuevo  país que se construye frente a nuestros ojos y al cual hemos arrogantemente dejado de interpretar. Si no cambiamos, más temprano que tarde nos olvidará.

EL ENEMIGO DE ADENTRO

Puede un partido sin alma transformar el país, NO

Si alguna vez creímos que las malas percepciones que tenia la población sobre nosotros eran producto de las vicisitudes de la política diaria, nos equivocamos; la percepción se ha vuelto una capa que genera identidad. Insultar al APRA es parte de la cultura popular, es casi casi un deporte nacional. Esta realidad aunque dolorosa es verdadera, en el devenir de los últimos 30 años nuestro partido ha entrado en un proceso de empobrecimiento moral, que ha envilecido el espíritu institucional, como consecuencia de ello la inquina y la mezquindad han hecho del partido una zona liberada.

Este proceso diluyó los contenidos que construían nuestro partido y que servían no sólo para alimentar intelectualmente a nuestros cuadros políticos sino que, como parte de esa gran hazaña,  creábamos un marco teórico  que daría orden a la lucha en pueblos contiguos al nuestro. Ahí están los partidos nacional-populares como testimonio de ese hecho. Bueno, el empobrecedor proceso comenzado hace varios años ya, fue reduciendo toda esta  rica herencia política a una simple  herramienta privada de arribismo social. Roto el contrato social y emocional con nuestro pueblo hemos casi extinguido la aspiración  legítima del pueblo a ser reivindicado.

¿Puede una reunión de disminuidos  secuestrar el futuro? TALVEZ

Van ganando la batalla, eso es innegable; las cúpulas partidarias tienden a desarrollar un modelo militante hecho a su medida, este caso es la versión de ello llevado hasta extremos de la mayor vulgaridad. Para toda reunión de hombres con un fin tan noble como salvar al Perú de la vorágine del atraso y el olvido, su deber es estar a la vanguardia del pensamiento, para de esa forma legitimar su posición como líderes de partido y orientar a su militancia hacia la reflexión y la acción. Pero pasa en la realidad todo lo contrario. Son ellos herramientas de un modelo perverso  que divide y reina, son víctimas y victimarios; víctimas porque desconocen su propósito y victimarios porque al desconocer su propósito envilecen en la ignorancia a su militancia. La contradicción principal del establishment aprista es buscar matar algo que generó vida, que construyó institucionalidad, logrando cincelar 80 años de república y que allanó el camino por donde avanzó el pueblo. Ahora nos reúne el recuerdo y la más profunda oscuridad. Tal vez puedan seguir administrando el presente para secuestrar el futuro, tal vez no.

¿Puede un partido viejo ser gobernado por jóvenes? SI

El partido que estructuralmente fue levantado sobre la antigua estructura del anarcosindicalismo y que en sus dinámicas secretas viera reflejada el palpitar de esa antigua sociedad que con sus clases trabajadoras y medias buscaban organizarse, el día de hoy no convoca a nadie, peor aún espanta a jóvenes y ciudadanos de valor con sus inoportunas conferencias y sus inertes sectores.

Esta enclenque y anciana estructura se ha reducido a una eficiente clínica dental. Tras 86 años sólo queda eso. Tuvo una funcionalidad extraordinaria durante la gran clandestinidad administrando con inteligencia su red propagandística, su eficiente conducto logístico acompañado por su acertada ideología erigieron un ejército civil  que arrinconó al  indolente Estado en su revolución de 1932. Largo tiempo y una realidad cambiante como la actual han extinguido su ciclo de vida.

El aprismo dirigencial no ve más allá de sus narices y adolece de  autoridad moral para comenzar una batalla de largo aliento, en cambio los jóvenes pueden salvar al APRA, para salvar al Perú  y después reinventar el mundo. Bajo su refrescante mirada de la realidad pueden volverse a conectar con el pueblo e inspirarlo. Ellos sí entienden cuales son las cuerdas emocionales de esta nueva realidad nacional que nos sindica como acopiadores de fracasos y despropósitos. Conocen bien de ese joven impulso que genera riqueza para todos y que aminoró en 20% la pobreza en 10 años. Creció domesticando la agresividad de un mundo cambiante, subyugando para sus renovados fines a la tecnología. Conoce mejor que nadie la multiculturalidad de su pueblo y el respeto que necesita  el medio ambiente, porque en ello basa también el valor agregado de su biodiversidad sin parangón. Desmantela diariamente el racismo que nos aqueja con su chola y exitosa raza emergente. Ellos moldearán la arquitectura del aprismo del futuro, el universo conspira a favor de ellos. Como verán, en este esfuerzo sobran absolutamente todos menos  la juventud, desde los que se quejan de la calamitante realidad pero no tuvieron el aplomo de enfrentarse a quienes la generan, hasta los que ven en esta crisis partidaria la oportunidad de arribar en la jerarquía  del movimiento, reproduciendo  los males del pasado y manteniendo el status quo.

 El tiempo pasa para todos, no existe quien pueda detener la marcha de la libertad, ella no conoce de genuflexión.

lunes, 25 de julio de 2011

Solucionética - Nota desde la lejana tierra de Inclusión Social. Por Luis Zaldívar




Desde antes de las elecciones y en particular luego de que se gastaron los escándalos de corrupción que nunca encuentran culpables, el debate político se ha centrado en la bandera de “la inclusión”. El debate de los excluidos y los incluidos casi siempre viene relacionado a la crítica al saliente gobierno y su incapacidad o ganas de mejorar las condiciones de vida de los peruanos. Hoy en día, en su versión más extrema, y hueca, se afirma que todos los gobiernos de la historia menos uno o dos –dependiendo del comentarista- han tenido una política de exclusión sistemática que tiene que ser cambiada por un nuevo sistema, el sistema inclusivo. Ya no hay programas políticos, ni propuestas concretas, sólo basta con decir que uno busca “la inclusión”, se recluta un par de tecnócratas conocidos en el ámbito académico, se dirige una mirada arrogante a la burocracia estatal, y listo, resuelto el problema histórico del Perú.

Promedio de una idea cada 45 minutos
Lamentablemente el inclusivismo no resuelve el hecho de que es una categoría vaga e improvisada que no nos deja muy en claro qué separa una gestión gubernamental de la otra.

En primer lugar, los filósofos del inclusivismo caen en terribles problemas de lógica cuando critican el sistema económico al mismo tiempo que hablan de incluir gente en él. De acuerdo al programa de gobierno original del presidente Humala, el problema de la inclusión no es tan importante, sino el del modelo “neoliberal” y “primario exportador” obediente a “intereses extranjeros”; es más, la palabra inclusión solo se menciona 7 veces y con un sentido retórico. Tras su viraje durante la segunda vuelta, el ataque humalista al “modelo” pasó a ser la apuesta por “la inclusión” la cual se reduce en la "hoja de ruta" a un grupo de programas asistencialistas que no se pueden financiar sin el crecimiento supuestamente elitista y ajeno al país. Es decir, los inclusivistas quieren incluir a la gente a un desarrollo que ellos creen que no es real, y quieren hacerlo profundizando las cosas que ya se hacen. Una vez ganadas las elecciones, el gabinete ministerial promete hacer exactamente más de lo mismo, pero llamarlo “inclusivo” para mantener un sello propio.

Encima, la figura de la inclusión quiere tomar rango ministerial. Así, el inclusivismo ha pasado, de ser una frase de campaña, a ser toda una fuente de burocracia que articularía los programas sociales asistencialistas insignia del gobierno entrante como Cuna Más y Pensión 65. La creación de un ministerio de la inclusión le quiere vender a los peruanos la idea de que repartiendo el fisco para solucionar algunas deudas históricas del Estado se logrará hacerlos parte del desarrollo nacional. Nada más lejano de la realidad, porque si algo se puede rescatar del nefasto programa inicial del nacionalismo es que estaba bastante claro en que las fuerzas productivas son las que generan el desarrollo, no los programas de ayuda social. Por este motivo es imposible decir que una persona se integraría al PBI nacional porque recibe una cantidad determinada de dinero al mes. Aún cuando estos programas puedan ser necesarios, lo cierto es que no hay relación entre el asistencialismo y la inclusión, menos aún una relación suficientemente fuerte como para crear un ministerio.

La inclusión como doctrina no quiere decirle a los peruanos que el problema de fondo es estructural; se trata de más que repetir las tácticas populistas del fujimorismo. El humalismo, fiel hijo del militarismo latinoamericano, está demostrando en la práctica que no tiene un norte claro y que está más preocupado en mover los hilos para mantenerse en el poder con suficiente aprobación para sacar a Nadine elegida el 2016. Con un buen contexto internacional, lo más fácil es soltar dinero en algunas causas facebook y despotricar sobre la oposición, que será tildada de reaccionaria frente a los programas del inclusivismo. En unos años podremos ver a ministros interpelados en el congreso advirtiendo de que hay fuerzas en contra de la inclusión; quien sabe, con el dinero que tienen tal vez sea la excusa perfecta para el golpe de Estado. Ollanta ya ha sido partidario de eso antes.

Como vemos, einclusivismo como plan de gobierno no pasa de ser un saludo a la bandera, un hábil recurso teórico que se degasta rápido, y una solapada rectificación de sus posiciones de toda la vida. La inclusión, así como la maneja la opinión pública ahora, es solamente clave para decir que los avances en infraestructura, en producción de energía, en generación de inversión privada nacional, etc., no ha llegado a la gran mayoría de los peruanos. Más en el fondo también ronda la idea de que los números de crecimiento en desarrollo humano y reducción de la pobreza son falsos. Ninguna de estas cosas puede ser verificada por los inclusivistas, así que simplemente dejan la frase “desarrollo con inclusión”, como si no se hubiese hecho nada en los últimos cinco años.

En la práctica, la Gran Transformación anunciada por Ollanta Humala deviene una vez más en un caudillismo personalista sin mayor norte político que sus propias ambiciones. Para los que temían un gobierno estatista el primer gabinete humalista es un alivio, pero para los que vemos en el nuevo presidente una figura más del militarismo nos queda aún mucho que ver del como va a reprimir las demandas de los aliados que se hizo en el camino al poder. 

domingo, 24 de julio de 2011

Pronunciamiento CUA-UNFV 2011: Posición frente a los resultados electorales

Al ver como se ha comportado hasta el momento el presidente electo y su séquito, el Comando Universitario Aprista de la UNFV le recuerda a la población peruana cuál ha sido la posición fijada por su organización luego de la coyuntura electoral.


Ante los peligros para la democracia de la ajustada y demagógica victoria electoral de Ollanta Humala, el pueblo peruano debe estar alerta y la UNIVERSIDAD VILLARREAL unida y vigilante

Los resultados de la segunda vuelta electoral del 5 de junio nos imponen serias responsabilidades para preservar en nuestro país la paz, la estabilidad económica y la democracia.

La ajustada victoria electoral del ex militar Ollanta Humala sólo fue posible mediante una desbordante demagogia y una complicada red de alianzas que incluyó personajes y grupos tan disímiles como el laureado escritor Mario Vargas Llosa y el ex presidente Alejandro Toledo con la plana mayor de su partido Perú Posible, todos ellos enemigos entre sí y enemigos jurados del humalismo, con los cuales el candidato se acomodó a última hora.

El precio de estos pactos fue eliminar todas las medidas radicales del plan de gobierno original que lo hacían semejante al que aplica el gobierno de Hugo Chávez en Venezuela; por ejemplo desconocer los TLC (Tratados de Libre Comercio), cambiar las reglas de juego a los inversionistas extranjeros en minería y petróleo, restringir la libertad de expresión y de comunicaciones, reemplazar el Congreso ya elegido por una Constituyente, etc.

Contubernio por "el chorreo"
Luego de jurar sobre la Biblia que no hará nada de lo que anunció y prometió desde la primera vuelta electoral (antiguas promesas que al principio le permitieron seducir a los grupos comunistas y a unos pocos apristas confundidos), el candidato Humala aseguró que su agrupación Gana Perú ya no cuestiona “el modelo económico neoliberal” que se atribuye al gobierno del Presidente Alan García. De un día para otro afirmó que ese modelo está bien, el país “debe seguir creciendo” (como decía Toledo en su campaña) y que sólo necesita “mayor inclusión social” y que “la gente lo sienta en sus bolsillos”. Hasta ahora, ni Humala ni sus allegados saben en qué consiste dicha “inclusión social” que no es otra cosa que simple demagogia populista.

Nada de esto es garantía de un gobierno serio. El grupo toledista, que perdió las elecciones, ha tomado el control de la política del candidato ganador y los grupos organizados que votaron por el candidato Humala se sienten defraudados y creen que deben presionar para hacerle cumplir aquello que prometió en el comienzo. Los humalistas radicales (comunistas reciclados, marxcéfalos y otros) creyeron que podían financiar todos sus proyectos demagógicos con un fuerte impuesto a las sobre-ganancias mineras y ya no va a haber ese impuesto. Los maestros del SUTEP creyeron que Humala iba a suprimir la ley de la carrera magisterial y no lo va a hacer. Los gremios aymaras de Puno creyeron que no los enjuiciarían por incendiar locales públicos y no va a ser así.

En otras palabras, Humala ya traicionó a sus electores más firmes y eso significará en el corto plazo inestabilidad social y protestas. A su vez, nada garantiza que el neo-toledismo tenga firmeza y coherencia en el futuro gabinete y eso ya está desalentando a los inversionistas. Los acomodos de la segunda vuelta electoral demuestran que para gobernar y asegurar que sus socios financistas obtengan lo que ambicionan (esos socios son el cuestionable empresario Lerner Ghitis y sus amigos; las congresistas vinculadas a los cultivos ilegales de coca que el humalismo protege; el militar retirado Villafuerte y sus amigos, antiguos hombres fuertes del montesinismo, entre otros que ya se irán descubriendo), el presidente electo seguirá dando virajes imprevistos y defraudando a sus ingenuos aliados.

Es verdad que la candidatura de Keiko Fujimori era inaceptable. No se puede apoyar el retorno de la arbitrariedad, la corrupción y el crimen. Pero tampoco se podía, como decía el candidato Toledo antes de volverse humalista, “saltar al vacío”, creyéndole lo que dice a un personaje de oscuro pasado que cambia lo que dice cada día.


Los universitarios apristas que hemos votado en blanco o viciado hemos defendido con dignidad nuestra autonomía doctrinal y política. Nunca hemos creído en el candidato de “Gana Perú” y no hemos sido cómplices de su llegada a Palacio.

Por eso podemos decir con toda claridad que la juventud universitaria debe estar atenta y unida para la defensa de sus derechos. Y más aún la juventud aprista. Un gobierno que se anuncia tan confuso y errático lo es porque tiene al frente un personaje temerario y ambicioso. Nada garantiza que para lograr sus fines el nuevo gobierno limite la autonomía universitaria y quiera capturar “a la mala” el control de aquellas universidades que sabe de antemano que no serán sumisas a sus intereses.

La Universidad Nacional Federico Villarreal debe estar unida y alerta. No confiemos en el nuevo gobierno. Seamos vigilantes y estemos listos a defender nuestra autonomía. La universidad libre, nacional, popular y antiimperialista a la que nos honramos pertenecer, debe ser un firme bastión de principios, honradez y democracia, algo que no ha exhibido el candidato ganador en su campaña y que sin duda no tendrá en su gobierno.

¡ELECCIONES UNIVERSITARIAS YA!
¡VIVA LA SOBERANÍA DEL PUEBLO!
¡VIVA EL APRISMO!

Con fe, unión, disciplina y acción

Apristamente


Asamblea en Pleno CUA-UNFV
Local Central UNFV
Lima 08 de Junio de 2011

domingo, 17 de julio de 2011

Comentarios Sueltos - Sinesio: Funcionario de la ultraderecha.Escribe. José Faustino


En un apasionado artículo al que titula Carne para los buitres, Sinesio López responsabiliza de las recientes críticas  contra Susana Villarán y Ollanta Humala a la ultraderecha y a los “que siempre ejercieron el poder en provecho propio…salvo en tres ocasiones 1945-1948; 1968-1975 y 2011-2016”


Es interesante esta revisión del pasado y la bola de cristal que ahora luce, para saber en qué anda pensando el sociólogo de la Pontificia. Coincidimos por cierto en el significado histórico de aquellos tres años en que el Frente Democrático Nacional, sostenido fundamentalmente por el APRA, intentó salir de la larga noche dictatorial inaugurada por el comandante Sánchez Cerro en 1932, pero es a todas luces un disparate darle esa misma dimensión a la dictadura militar de 1968. La fuerza bruta destruyó entonces la democracia, anuló las libertades, canceló el Parlamento y la independencia de poderes, desconoció a los partidos políticos y suprimió el sufragio universal durante más de una década.

Un retroceso de esa magnitud prácticamente no tenía antecedentes en nuestra accidentada historia. Las dictaduras militares hasta ese momento no se habían atrevido a cerrar el Parlamento de esa forma y por tan largo periodo, para suprimir así cualquier expresión de la voluntad popular.

Resulta desconcertante que a estas alturas cierta sociología católica reconozca al ejercicio de la violencia armada contra la soberanía popular, como un avance para el país. Pretender que la estatización de la economía justifica la supresión de las libertades, es adherirse a la barbarie como forma de acceder al poder.
¡La izquierda no cierra congresos!
Nuestro politólogo parece no haber leído nunca a John Locke, quien señala con absoluta claridad en su Segundo Tratado sobre el Gobierno Civil que “donde termina la ley empieza la tiranía”, ni a Platón que hace veinticinco siglos condenó a la tiranía como “la gangrena ultima del Estado”.

López, como muchos otros adherentes novísimos de Gana Perú, ha sido ducho en percibir la probada vocación golpista de los militares que lo dirigen y al parecer se han convertido en devotos de las dictaduras como la de Juan Velasco Alvarado, para hacer méritos y ascender en el escalafón.

Militarismo + Caviarismo: Humalismo
Con ello se pintan de cuerpo entero porque se pasan al bando más retrógrado y conservador de la política peruana, aquel que desde la fundación de la República ha propiciado por todos los medios que no se consolide un Estado institucionalizado y que el poder se capture por la fuerza.

Al alinearse en la facción antidemocrática, López no se da cuenta que de paso se daña a sí mismo, cuando suma a su lista de gobiernos de la ultraderecha, aquellos que lo hacen en provecho propio, al de Alejandro Toledo. Se olvida que no solamente lo apoyó y defendió vigorosamente durante cinco años, si no que en ese lapso fue un alto funcionario muy bien rentado.

Junto con su grupo íntimo (Nicolás Lynch, Alberto Adriánzén, Salomón Lerner) ocuparon ministerios, organismos financieros y otras canonjías de un gobierno que ahora descalifica.

Otro de los brulotes de su carnívoro artículo, es el desparpajo con el que sostiene que un mal desempeño, refiriéndose a la alcaldesa, reconocida por su “intensa” labor, no justifica su revocatoria. Con pompa cita a Edmund Burke para tratar de enseñarnos que la legitimidad no se pierde por el mal desempeño, como si la revocatoria no fuese una consulta popular, que de aprobarse lleva a una nueva elección, sustentada en el fundamento mismo de la legitimidad democrática, que es el sufragio universal.


Este viejo profesor acaba confundido por su apresurada adhesión a un discípulo que visiblemente no leyó mucho y a un partido familiar en cuya cúpula hay un racista, dos golpistas y un ávido empresario que quiere entrar usurpando el nombre del Perú, en el negocio de la pesca, la minería, el turismo, el gas y el tráfico de armas, aún antes de tener la menor autoridad para comprometer los intereses del país.


  1. Al tratar de justificar la inutilidad del equipo de Fuerza Social en la alcaldía limeña y la corrupción del hermanísimo, el buen Sinesio, mareado, se hace el harakiri al confesar que fue alto funcionario de un gobierno que ejerció en provecho propio, como parte de la ultraderecha malvada y tradicional.

Mar de Vanidades - El Apra popular y el señor Salgado. Por Santorino izquierdo*


Luis Alberto Salgado, ex aprista actualmente incorporado al grupo palaciego de Humala, ha publicado en la revista de César Hildebrandt un artículo titulado “El Apra popular y Ollanta Humala”. La lectura indica que el señor Salgado no se propone convencer  a los apristas de las bondades de pasarse al bando humalista sino todo lo contrario, convencer a los humalistas de que hay muchos apristas que siguen esa política, es decir, el transfuguismo del señor Salgado. Y que por esta razón quizás el señor Salgado merece algo más que estar día tras día esperando su oportunidad en las salitas de espera de Siomi Lerner y del coronel Villafuerte. Sin embargo, el resultado de lo que puede leerse es penoso y tememos que el señor Salgado sólo obtenga piadosas sonrisas de sus nuevos empleadores. Veamos sus endebles argumentos.

1. La desaparición del Partido Aprista según el señor Salgado

Según el Sr. Salgado, existen dos aprismos, “esa Apra oficial y gubernamental, muy alejada y enfrentada a los pueblos del Perú” y “el Apra popular y democrática […] que sin duda seguirá respaldando al régimen que se inicia el 28 de julio”. Cuando Salgado se refiere al aprismo “oficial” se refiere al gobierno que está por concluir y cuando menciona al aprismo “popular” se refiere a los ciudadanos no organizados que deberían votar por el aprismo. Salgado pretende hacer creer a los humalistas que el aprismo es actualmente una cúpula “oficial” sin militantes de base. ¿Y los apristas de los comités partidarios de todo el país preocupados por el próximo Congreso? Al Sr. Salgado no le interesan en absoluto, lo cual es muy triste porque implica total desinterés hacia los numerosos militantes que quieren librar al partido de la cúpula conservadora y que tienen distintas opiniones sobre el presidente electo. Al Sr. Salgado solo le importan aquellos que se declaren humalistas. A los demás que se los lleve la corriente. Y como no puede acreditar ni un solo comité y ni un solo grupo de base que se haya pronunciado a favor de Humala, pretende dar a entender que los militantes apristas no existen, son solamente “la maquinaria” del gobierno, lo cual él sabe perfectamente que no es cierto.

2. ¿Cuántos apristas votaron por Humala? ¿El señor Salgado y cuántos más?

El Sr. Salgado supone que el aprismo votó masivamente por Humala y que “una de las fuerzas […] que contribuyó a ese resultado de victoria fue el aprismo democrático”. Falso. Nos guste o no, el electorado aprista popular se subdividió en tres corrientes: con Keiko, por el voto en blanco o viciado (el suscrito formó parte de este último segmento) y sólo un pequeño sector por Humala. Y nos guste o no, la corriente mayoritaria del pueblo aprista fue la que votó por Keiko. ¡Por Keiko! Por esta razón Keiko ganó en todos los lugares en que el Apra había ganado el 2006, sobre todo en La Libertad y Lambayeque. Y por esta razón, los activistas del grupo del señor Salgado que ofrecieron a Humala una alta votación en Trujillo y Chiclayo han terminado rechazados y despreciados por el humalismo y hasta ahora nadie les da una cita para que accedan a alguna chambita, ¿no es así señor Salgado? Quienes optamos por el voto en blanco o viciado lo hicimos considerando que ambas opciones eran antidemocráticas, corruptas y demagógicas, como ya se va comprobando. Las encuestas especializadas que circulan por ahí indican que muy pocos apristas votaron por Humala y menos todavía se manifestaron en su favor, salvo un patético grupo de autodenominados “apristas honestos con Ollanta” que asistieron a la Plaza Dos de mayo con una pancarta mal cosida y que nadie sabe de dónde salieron.

No fue, no es, no será
 3. ¿Qué ideas hayistas propuso Humala en la segunda vuelta?

Humala y sus principales corifeos son personas de escaso entender. Un asesor argentino-brasileño los convenció de la utilidad de mencionar a Haya de la Torre para golpear los flancos del PAP y desmoralizar a sus bases. El argumento no tuvo mayor impacto y es difícil que a Humala le interese continuar ese juego. Pero el Sr. Salgado insiste en seguir con ese discurso y se burla de la pobre inteligencia de su nuevo jefe confundiendo la primera vuelta electoral con segunda vuelta. Es penoso leerlo: “Un elevado número de apristas […] respaldó la candidatura de Humala […] y el 5 de junio, sin necesidad de directiva ni consigna, votó por la propuesta de Gana Perú. La razón es que las propuestas de política económica y social de Humala […] coinciden plenamente y son banderas históricas del aprismo de Haya de la Torre”. Nada de esto es cierto. Las apariencias podían dar lugar a confusiones en la primera vuelta Sr. Salgado, pero en la segunda, con el toledismo, la familia Vargas Llosa, y los lobistas de Kurt Burneo subidos a los hombros de Humala; y tras la constante poda y rectificación del programa de gobierno, no hay ni una hebra de pensamiento hayista que pueda ser mostrada. Y usted lo sabe. Y Humala lo sabe. Por eso el día en que se anunció su victoria electoral en boca de urna usted tuvo que perseguirlo y darse de empujones para felicitarlo mientras don Ollanta lo ignoraba y trataba de esquivarlo. Todos lo vieron en la televisión hacer el ridículo.

4. Conclusión: “Háganme caso, por favor”.

Tal como están las cosas, con los indicios de corrupción ya evidentes, lo lógico sería que el Sr Salgado tome distancia y nos advierta de los peligros que encierra el gobierno de Humala y exprese la necesidad de formar un bloque opositor responsable y vigilante de las inminentes tropelías que realizará. Hasta Sinesio López ha expresado su descontento con la cúpula humalista. Todos menos el Sr. Salgado. ¿Qué nos dice a cambio? Pues que “el gobierno de Ollanta Humala tiene la oportunidad, verdaderamente histórica, de reorientar el Perú como país viable”. Mientras todos los aupados al humalismo se realinean y se curan en salud, don Salgado se proclama más humalista que Alexis, Ulises y Nadine y clama en el desierto, desde la fila de los desempleados políticos: “Háganme caso, por favor. Denme chamba”.




*En la Sopa, cuando escribe Santorino Izquierdo, lo remite todo el directorio ojoizquierdista

jueves, 14 de julio de 2011

«Sorpresa Sorpresa … ¿traes presa?» - Por Manuel Fuentes-Rivera

Cuando le cogí la mano a Mily hace como tres sábados, antes de besarla y colisionar contra su nariz, sentí un deseo extraño de ser transgresor, gritarle mi amor a toda esta ciudad conservadora y pacata, compartir nuestra maldita ternura al mundo. Es cierto, éramos un par de heterosexuales —somos, ¡carajo!—, pero justo antes de abrir el circo, al sentir algo en el aire quizás pachuli, nuez moscada, azafrán, lavanda pregunté ¿qué día es hoy querida y qué hacen aquellas criaturas sublimes caminando por el campo de Marte? Eso era todo lo que necesitaba saber y pensé narcotizado el aletear de aquellas criaturillas silvestres produce tal estado alterado de consciencia me sacudí la cabeza, tarareé algo de Polo Campos y me rasqué el bulto. Todo volvió a la normalidad y ciao cuentos de hadas.

Lo anterior habría pasado desapercibido si es que meses antes no me hubiese topado por insistencia de algunas amigas (http://www.chickandchic.com/) con el video que precede estas líneas. Hoy voy a darme ciertas licencias con el mismo creo que es el animus ya me imagino las críticas de Luis Zaldivar, mi editor, eres metal y comes fetos, no me jodas, con que esto es bizarro*. Tom Rubnitz, el responsable del vídeo anterior y a su vez, más efectivo que la cafeína para no dejarte dormir, fue un realizador neoyorquino que no sólo incursionó en la publicidad sino también en los documentales pioneros en los setenta sobre el submundo homosexual. Tenemos como lugares comunes San Francisco, el Castro, Harvey Milk y como tul multicolor de fondo, el movimiento por los derechos de las minorías sexuales en los setentas. Regresando a nuestra lastimosa realidad de ciudad de plátano frío tenemos a Susana Villarán.

Regresando a Tom Rubnitz, pickle surprise se llama el video este y es pues una pieza —que insinuante utilizar esa palabra para un artículo sobre la videografia de Rubnitz— con la fotografía clásica de los setenta, chillona a más no poder, sugerentes colores tropicales insinuantes en gestos, casi kabukis. El comercial nos muestra una sucesión de señoritas intervención quirúrgica mediando, claro está—, disfrutando de una mayonesa acompañada de algo que no se puede determinar, una fanfarria de fondo, como sacada de Ricky n’ Lucy. Una dama que tiene un parecido extraordinario con RuPaul, sonríe a la cámara y vemos a través del espacio vacío que ha dejado un diente aventurero. Preguntan What is it? y en la comodidad cotidiana de un ama de casa americana común, robusta, mejillas rosadas, dientes perfectos, y extrañamente masculina, nos responde Shh pickle surprise Al instante unos duendecillos como salidos de un viaje de ácido, nos exponen con bastante competencia un pan untado con mayonesa al cual se le agrega jamonada. Ham se convierte en su mantra, lo cual los lleva a un estado de relajación con mayor perturbación para los televidentes. El vídeo dura un minuto 26 segundos. No se huevee avispado lector todas las actrices alguna vez fueron hombres.


Simplemente véalo, comente, dígales a sus amigotes que el mundo va de mal en peor, mientras embotado por la cerveza, le coge la rodilla al hombre a su lado. No se trata lo anterior de protesta, particularmente creo que los peruanos somos esencialmente tercos  el golpe, la transgresión y la provocación así como los besos frente a la capital en vez de unirnos nos separan aún más, no creo que nada de lo anterior haga aceptar su propia homosexualidad al tío tiburoncito o al viejo merodeador del parque Kennedy. Tiende a ser muy facilista, así haya estado la hija del presidente. Lo que sea. Y los dejo porque desde hace rato una lesbiana feminista le está hablando pestes de mí a la chica que me acabó de ligar.

  
Posdata. La próxima entrega será sobre el P.M.A. (poder macho alfa) como para equilibrar las cosas. Así también, nada tiene esto que ver con las especulaciones referidas a los gustos de VRHT.


*Nota del e. Luis Zaldívar. ¿pachuli?

Observaciones al estatuto del Partido Aprista Peruano. Por Hernán Hurtado

Incluimos el aporte de nuestro amigo y compañero Hernán Hurtado al Encuentro Intergeneracional Aprista sobre los estatutos del partido. Consideramos que hablar de renovación en el partido de Haya de la Torre pasa necesariamente por cambiar su estructura y aplicar los reglamentos existentes.


1- De la figura del Presidente del PAP, de la autonomía del estamento juvenil y del Voto universal en la Democracia Interna.

“el Presidente del Partido”:

Artículo 34°. ‑ El Comité Ejecutivo Nacional es presidido por el Presidente del Partido y en su ausencia, por el Secretario General; lo integran los Directores Nacionales; los Presidentes de las Comisiones Nacionales; el Presidente de la Célula Parlamentaria Aprista; los Secretarios Generales de los Comandos Nacionales de la JAP , CUA, CAIS y CEA; los Coordinadores Generales Regionales y de los Gobiernos Locales; los delegados Macroregionales y los Secretarios Generales Regionales que asistan, cuando se traten temas relativos a su región.

La figura de “el Presidente del Partido” no tiene asidero  por carecer de argumentación programática, doctrinaria, histórica, etc.

En ese sentido en el estatuto vigente se deja entrever el exceso de concentración de poder de la figura de “el Presidente del Partido” en por ej. Tribunal Nacional de Ética y Moral (SUB CAPÍTULO III, Art. 55º) y en el Tribunal Nacional Electoral (SUB CAPITULO IV.  Art. 59º) de donde de tres miembros de cada Tribunal “el Presidente del Partido” designa uno –¿bajo que criterio ?-

Incluso “el Presidente del Partido” puede arbitrariamente disolver el Partido junto con la Dirección Política (TITULO IX DE LA DISOLUCION DEL PARTIDO)

Sexta‑                  Si hubiera incompatibilidad entre las disposiciones de este Estatuto con las leyes sobre la materia y los principios     generales del derecho, el Presidente del Partido y la    Dirección Política Nacional quedan facultados para re­adecuar las normas del Estatuto a las leyes. El Secretario General del Partido dará cuenta de ello al Congreso Nacional del Partido.

Estas razones son más que suficientes para insistir en que el cargo de “Presidente del partido” sea suprimido.

miércoles, 13 de julio de 2011

Informe: el Perú el 28 de Julio del 2021. Por Jaicec Espinosa

Alan García no solamente termina su tercer periodo como presidente, sino que además es el presidente que entrega al Perú al cumplimiento de sus doscientos años de vida. Es cierto, hemos madurado y hemos avanzado mucho, pero seguimos siendo un país joven y eso se nota en nuestras instituciones, ellas siguen siendo tan impúberes, débiles e indefensas, parecieran nunca lograr sacar cuerpo.

Y es que el panorama con el que entramos al inicio de nuestra tercera centuria, a pesar de los grandes avances en materia económica, sigue siendo, como lo ha sido a lo largo de los años que como nación tenemos, incierto.

Recordemos no más la llegada de García a su tercer mandato. Y es que tras el gobierno de Ollanta Humala, el Perú siguió siendo el mismo, el proyecto nacionalista en alianza con la autodenominada izquierda socialista o marxista peruana, fue como todo los proyectos de estos grupos, una gran estafa. No llegó nunca el cambio social, la redistribución terminó restringiéndose a una gran billetera estatal, aunque dejando grandes inyecciones de dinero donde estallaba algún conflicto social, lo que sólo generó mayor corrupción y empoderamiento a favor de pequeñas élites económicas regionales. Teniendo además, por encima de todo, la sensación de estar bajo el lenguaje de cuartel, muy característico del presidente nacionalista.

Ollanta nunca se acordó de Diez Canseco y compañía, prefirió al más puro estilo toledista hablar de la gobernabilidad para aliarse con otra gente. Los izquierdosos progres se acomodaron rápidamente en la burocracia estatal, tal como sucedió en el gobierno de Perú Posible en el 2001-2006 y en el transitorio que encabezó Paniagua el 2000, olvidándose así, de todos sus reclamos, por un plato de lentejas. Los chicos ex PUM (ex BM, ex BID, ex PNUD, ex FMI), se cansaron rápidamente de ser parte de la comidilla pública y jamás pudieron cumplir su promesa de poner a García tras las rejas.

Lo único que hicieron fue relanzarlo a la palestra nacional como jefe de la oposición, al defenderse éste de manera espectacular en el antejuicio que se le hizo en el parlamento nacional, en dónde desarmó todo tipo de acusación en su contra. Además, le dieron a García el motivo perfecto para empezar una depuración partidaria debido a los escándalos de corrupción encontrados, de los que García fue el único que siempre salió bien librado, perfilando así el APRA a su imagen y semejanza, para que sea nuevamente su maquinaria electoral.

La derecha siguió haciendo política desde sus medios de comunicación y sus sindicatos empresariales. Los militares intentaron amagar, pero Ollanta acomodó rápidamente a los oficiales de su promoción y les dio una jugosa chequera para reflotar a las Fuerzas Armadas y así cuidarnos del fantasma chileno, muy presente en los sueños mojados del ex comandante.

Así el campo quedó libre para elegir nuevamente al menos peor, como dicen los huachafos,  en la segunda vuelta del 2016. Nuevamente Keiko Fujimori volvía a rozar la presidencia, pero esta vez, era el gran “cuco” García su oponente, y el que terminaría quemando nuevamente el sueño de volver a los fujimoristas. Cosas curiosas, muchos se volvieron a tapar la nariz para ir a votar y más chistoso aún fue ver cómo el grupo “No a Alan”, encargado de impedir que García volviese al poder nuevamente,  terminó votando por Alan, con tal de no votar por Keiko.

El tercer gobierno de García empezó entonces como también empezó el segundo, sin luna de miel y con muchos anticuerpos. Pero esta vez García tenía la cancha libre, lo que quedaba de lo que alguna vez se llamó izquierda peruana era uno que otro dinosaurio barbón. Y ni qué decir de la derecha, que se alineó rápidamente para proteger sus intereses. Así García se dedicó a hacer lo que mejor sabe hacer, comunicar, convirtiéndose  en el actor principal de la política peruana y en la mayoría de los casos en el único actor real capaz de solucionar problemas.

Y así comenzaron a correr los años de su gobierno, con un García más ágil, debido tal vez a la baja de peso que consiguió tras reducir su estómago antes de la campaña, y encima sin un rival al frente que lo pare. De este modo pasó a convertirse en una especie de abuelito de todos los peruanos, del que todo el mundo rajaba, pero que bien o mal siempre se hacía extrañar. Pero como todo buen abuelito, se olvidó también de muchas cosas, sobre todo, de las reformas que el Perú venía aguantando ya doscientos años. Prefiriendo así un gobierno engreidor en vez de transformador.

Al final de cuentas, la principal promesa de García estaba cumplida, había entrado en la historia. No solamente se convirtió en el presidente que más tiempo gobernó, sino que lo hizo democráticamente y no en periodos seguidos.

La otra gran promesa, no se cumplió, no se modernizó el Perú, no se incentivó el desarrollo de instituciones, mucho peor, el sueño presidencial de García destrozó la única institución política con la que contaba el país, pues del viejo partido de Haya de la Torre, sólo queda ya una pequeña fotografía de la cara de Haya de la Torre.

Jaicec Espinosa
http://jaicec.blogspot.com

Solucionética - Los choferes de combi ya no son peruanos. Por Luis Zaldívar


El paro de transportistas del día miércoles me hace temer lo que puede pasar con la alcaldía de Lima.

Uno de los temas más importantes de la agenda nacional en los últimos tiempos ha sido el mal manejo político del Estado respecto a los conflictos sociales.
En los últimos diez años, Alejandro Toledo y Alan García han probado largamente que nuestra democracia es deficiente para resolver problemas urgentes gracias a la falta de institucionalidad del país: los frentes regionales y locales no son canales políticos sino electorales, los alcaldes son poco representativos, y los políticos suelen ser arrogantes, burocráticos, y oportunistas. Frente a ese panorama, la actual alcaldesa de Lima prometió a la ciudad una forma diferente de hacer política, privilegiando el diálogo y el contacto con el pueblo para resolver los problemas de la ciudad. Seis meses después de tomar el poder, y con un tercio de la aprobación de su antecesor, Susana Villarán ha demostrado que puede querer hacer muchas cosas, pero no sabe dialogar ni consensuar con los limeños.


En un acto sin precedentes, la alcaldesa de Lima ha decidido promulgar una ordenanza de tránsito unilateral gracias a que ahora que tiene el gobierno municipal, puede tirar al tacho todas sus banderas “progre” por las que se rajaba las vestiduras hace unos meses. 

Que quede claro, la ordenanza va en el sentido correcto porque hay que uniformizar y subir los estándares de vehículos que ofrecen transporte público, pero hace falta preguntarnos: ¿y que pasó con el diálogo? ¿No se supone que todos los problemas del Perú eran producto del “ego colosal” de Alan García? ¿No se supone que los conflictos sociales eran por culpa de la política económica? ¿No era antes claro que la población protestaba por los intereses de las mayorías? En cambio, ahora las mismas personas que esgrimían esos argumentos dicen que el paro de transportistas es la expresión de “fuerzas retardatarias” y “mercantilistas organizados”, exigiendo la alcaldesa que “para hacer tortillas hay que romper huevos” ¡Poco más y sacan la cuarta parte del perro del hortelano!

¿Quién le pone la esvástika?
El tema que subyace estas declaraciones es que la alcaldesa ha decidido que los choferes de combi que paran el tránsito este día miércoles no son el “pueblo organizado”, ni tampoco “las masas esperando justicia” porque los que paran no están en provincia ni tienen la bandera del arco iris en sus marchas. Como los choferes que protestan no entran dentro de su visión paternalista de la lucha de clases, se ha decidido ignorarlos y obligarlos a aceptar la única opción que les da la municipalidad, sin siquiera pensar de que las empresas que han parado están conformadas de miles de peruanos que día a día recorren las calles de Lima buscando un pan para su familia.


Espero que el paro de transportes haga reflexionar a a la alcaldesa, que si bien tiene sólo seis meses en el cargo, se está ganando pleitos absolutamente innecesarios y enemigos dentro de la misma ciudad que ella dice representar. Si ella insiste en una ordenanza a la espalda de sus afectados, que no se queje cuando recuerden ese viejo dicho: caviar que llega al poder, ¡al diablo lo que habló!

domingo, 10 de julio de 2011

La plata no llega sola, ¡viene en barcos rusos!

Comentarios Sueltos - Acompañar al hermano. Por José Faustino



Joya humalista
Las páginas oficiales del gobierno de la Federación Rusa revelan que Alexis Pachacútec Humala Tasso, hermano del presidente electo, ha tenido una larga serie de entrevistas con el canciller de ese país y con sus más altas autoridades gasíferas, pesqueras y turísticas.
Alexis Pachacútec se presenta por supuesto como representante de del presidente electo, calidad que no sólo no está avalada por la diplomacia peruana sino que la propia organización Gana Perú ha desmentido, suspendiéndolo en su militancia y en sus funciones de integrante de su Comité Ejecutivo Nacional.
La representación indebida es un delito calificado en el Código Penal como usurpación de funciones (art.361), que se agrava en el caso de asumir las del Estado peruano; a lo que hay que añadir el delito de tráfico de influencias (art.400).
Promover negocios a partir de esa falsa representación es delito de estafa (art. 196) y tratar de obtener benéfico propio, es calificado por el Código como cohecho activo transnacional (art.361). Como evidencian los portales oficiales del Estado ruso, las citas y las conversaciones han sido formales con quienes ellos presumían un representante legítimo, razón por la cual toda evidencia de la formalidad (actas, grabaciones, fotos, videos, portales) para presuntos acuerdos, abona otro delito más, el de falsedad genérica (art. 438)


Alexis Pachacútec es el empresario exitoso de la familia. Tiene negocios pesqueros, inversiones en turismo y varios otros intereses. Es miembro del CEN del partido. La gira pesquera, gasífera y turística no fue conocida en absoluto por la Cancillería peruana, lo cual ya es algo muy extraño. Es evidente de que había un propósito de ocultamiento puesto que si hubiese estado algún diplomático peruano, este hubiese tenido que informar de que se trataba en cada una de ellas. No sólo eso, la propia gestión tendría que haber venido premunida de una agenda previa y conversaciones preliminares pero oficiales con las autoridades moscovitas.
En lugar de la compañía oficial, prefirió la de dos oscuros personajes, un congresista electo de su partido y un flamante tránsfuga huanuqueño de Perú Posible. Ambos con varias denuncias en temas complicados que llegan hasta estar investigados por lavado de activos provenientes del narcotráfico.
Bienvenidos al Ejecutivo!
La beatífica suspensión en sus funciones partidarias al estallar el escándalo, no ocultan otro problema: la secretaria de Relaciones Internacionales es nada menos que doña Nadine Heredia. Resulta altamente improbable que no haya conocido en absoluto la gira de su cuñado y es difícil pensar que este la haya hecho a espaldas de su hermano mayor. Como el partido está hegemonizado por la familia, el debate interno debe tener además ingredientes domésticos que escapan al funcionamiento moderno de una entidad partidaria y será un reto mayor para la investigación que anuncian.
Las pretensiones del hermano empresario no son poca cosa. No se sabe exactamente que le propuso a Gazprom, la gigantesca gasífera, pero es bastante raro que un país como el nuestro que tiene gas de sobra y contratos vigentes le pueda interesar el tema, salvo que piensen anularlos. O haya ido a preguntar si les pueden vender el balón de gas a 12 soles.
El asunto pesquero es más delicado. Desde la dictadura velasquista el Perú estuvo comprometido en convenios pesqueros que no hacían más que favorecer a la gigantesca flota de barcos factorías de la entonces Unión Soviética. Los vuelos de Aeroflot Lima- Moscú se justificaban por el flujo permanente de pescadores. Tras años de renegociaciones, el 2007 se puso punto final a esa sobreexplotación prácticamente sin beneficio alguno, del mar peruano.
El hermano de Ollanta a tono con la página oficial de la dirección general de pesquería de la Federación, les habría garantizado que el 2012 retornan a saquear el Mar de Grau.
Esto es muy serio porque atenta directamente contra los intereses nacionales, de miles de pescadores que protestaron por años para que se vayan esas flotas y encima, resulta más que sospechoso que el propio interesado tenga su empresa pesquera. Igual en el caso turístico, donde es propietario de una agencia de viajes, las conversaciones sin duda no han dejado de lado sus intereses privados.
Alexis Pachacútec no debe de ser sólo suspendido. Debe ser expulsado de inmediato y la Comisión Nacional Antocorrupción que preside Gonzalo García Núñez debe dar su primera muestra de independencia y rigor en el cumplimiento de la ley contra los corruptos.
Si se mantiene la independencia de poderes Alexis irá pronto a hacerle compañía a Antauro en Piedras Gordas.

sábado, 9 de julio de 2011

¿Este es el Apra? ¡Qué les parece! - Por Jaicec Espinosa

Me despierto y me preparo para ir a la universidad, ya en la universidad, en medio de una clase, recuerdo una de las miles de historias que me suele contar mi padre sobre la epopéyica vida que tuvo mi abuelo y de como ésta lo llevo a morir tuberculoso en la cárcel. Ya en la tarde de regreso a mi casa, decido ir a conocer “eso” que hizo palpitar el corazón de miles de peruanos que, como mi abuelo y muchos abuelos más de la democracia, sacrificaron toda una vida tranquila en familia por otra llena de avatares y que en muchos casos culminó en una trágica y valerosa muerte.
Llegó al local del APRA, en la famosa “Avenida de los Pañuelos Blancos” y al ver esa casona antigua con decenas de personas que dialogan y van de un lugar a otro, me entra una sensación extraña, como de nostalgia, pues las ya míticas historias escuchadas comienzan a asomar como si fueran parte de mi propio pasado. Pero a la vez tengo un sensación de expectativa y alegría, por fin voy a conocer “La Casa del Pueblo”, por fin entenderé a que hay detrás de tanto “loco apro”, como algunos los llaman.

viernes, 8 de julio de 2011

«62. ¿Cómo está tu papi y mami?» - Por Manuel Fuentes-Rivera

Dedicado a Enrique Valderrama.


 Friosmog. Mi madre siempre dice que le gusta más el invierno. Me hace sentir como en un film de Michael Gondry, sé que en alguna parte antes de los créditos nos va a llegar la hora como cuando se nos acercó ese secretario de un cono que no es el mío Es el primer lunes de julio y ya son varios días que espero el sol. La ciudad se invierte desde un taxi en invierno. Lo comparten Luis Zaldívar, Hugo y yo. Nos dirigimos al local aprista en Alfonso Ugarte y me siento más reconfortado al saber que ahora estoy dentro de un filme de Leónidas Zegarra. 

La gente siempre está de salida en ese local. Los jóvenes que persiguen con ahínco asegurarse un día más de vida en algún rincón de archivos en el Ministerio Público. ¿Será porque los pies se te enfrían más fácilmente? ¿Será porque todos sabemos que nada cambia el rumbo de las cosas en invierno? ¿Será que el apra es como un pionneer que se quedó en la nieve por voluntad propia?