Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

viernes, 28 de diciembre de 2012

AGUAS DEL RÍMAC, ENTRE AMAT Y VILLARÁN: Una comparación fluvial. Por Hernán Hurtado Castro

La imagen dice bastante. Fuente: El Comercio

Aguas del Rímac, entre Amat y Villarán. Una comparación fluvialPor Hernán Hurtado Castro


A propósito de la crecida del río Rímac y la inundación de la obra Vía Parque Rímac

A inicios de año caminaba por Acho con un amigo ingeniero civil y me comentaba los eventuales peligros y riesgos en caso no existiera un plan integral de contingencia frente a las crecidas del río en verano, -no es necesario ser especialista ni consultar una pitonisa, pero todo limeño sabe que los ríos se cargan entre diciembre y abril-, y le comenté lo que hizo y aun se puede ver de la gestión De Amat y Junyent.

Entre 1761 y 1776 Manuel de Amat y Junyent, controvertido personaje de nuestra historia, fue virrey del Perú. Salvando las distancias de tiempo quiero recoger y comparar alguna de sus obras en Lima: Alameda de los Descalzos, la Plaza de Acho, la Quinta Presa, la Fortificación de la fortaleza del Real Felipe (Callao), la Torre de la Iglesia de Santo Domingo, el Paseo de Aguas (Rímac) y la edificación del templo de Las Nazarenas donde hasta hoy se conserva el original del Señor de los Milagros y un retrato del virrey (ironías de la vida), inaugurada 1771.
Una de las piscinas con canales alimentados por el Rímac, jamás colapsaron, que construyó Amat en donde hoy es la Atarjea (Sedapal)

A la fecha, alrededor de 240 años después, muchas de estas obras son visibles y de uso público. Pero vamos al tema de aguas. Lima desde tiempos prehispánicos se ha caracterizado por su ingeniería hidráulica de saber cómo y cuándo encausar en canales los ríos para aprovecharlos en consumo directo y para regadío. Amat, un soldado antes que político, mando a construir sobre los viejos canales dependientes del Rímac (ej. el Huatica) una suerte de moderno sistema de agua y alcantarillado que le fue de bastante rédito político que hasta hoy es perceptible en todo el sector de Piedra Liza. Si no lo cree, le invito a recorrer dicho espacio y podrá observar que aun discurre el canal. Pero lo que me llama la atención es, más allá del capricho de la Perricholi, el sistema de piscinas que construyó en lo que hoy conocen como la Atarjea, a donde acudía la crema y nata de Lima. Naturalmente existía una piscina vip para la inquietante Micaela Villegas.

Susana Villarán de la Puente entre 2011 y 2012 ha retomado un delicado proyecto que en resumen será una vía bajo el río Rímac. Sería delicado juzgar los criterios en materia de ingeniería, pero a nivel político sus comentarios son bastante infelices al mencionar que “filtraciones” estaban previstas en la obra y horas después los muros de contención colapsan en sector adyacente a la Vía Evitamiento. Veamos algunas incongruencias. Lo previsto, como se puede revisar en la página de laconcesionaria (click aquí), era drenar la “filtración” (inundación) a un canal principal, pero este colapsó. La Autoridad Nacional del Agua filtra el dato que sólo se autorizó trabajos hasta los primeros días de diciembre por la crecida del río y luego los voceros de la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML) señalaron que los trabajos son hasta el 31 y hoy 28 de diciembre suspenden operaciones ¡¿Todo está bajo control?! Al fragor del cauce rimence el gerente de Inversión Privada de la MML, Domingo Arzubialde, ha declarado que la inundación estaba prevista y la pelota del sobregasto de la infraestructura derruida queda en área de la empresa OAS. Luego el gerente de la obra declaró que la crecida del río fue mayor de lo previsto ¿En un par de meses exigirán la ampliación de la partida presupuestal? ¿Bombas de tiempo?


Como ven, repito: salvando distancias de tiempo, al Virrey de Amat le sobrarían argumentos para criticar la gestión de Villarán, sobretodo en materia de aguas del Rímac.
Trazo de Vía Parque Rímac, antes Línea Amarilla.