Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

domingo, 11 de agosto de 2013

Huelga médica 2013: Volvemos a lo mismo. Por Naysha Becerra


*Naysha Becerra es estudiante de obstetricia en la USMP

El 16 de julio del presente año se inició la huelga indefinida de los médicos, ya han pasado 24 días y las medidas se tornan cada vez más radicales, con huelgas de hambre y adiciones de otros profesionales como las enfermeras, obstetras, farmacéuticos, odontólogos, psicólogos. Ahora también se han unido los médicos de ESSALUD.

El sector Salud, nunca ha tenido una época dorada, donde todos sean atendidos con calidad y sin discriminación, siempre ha estado lleno de falencias, así que ponerle una fecha al inicio del problema no se puede. Pero si podemos ponerle fecha a los sucesos que actualmente están aconteciendo.

Todo empezó el año pasado en setiembre, cuando se desató una huelga médica donde la federación exigía mejoras salariales, pero aún más importante, un “Rescate financiero y sanitario del sector salud”, citando a Cesar Palomino, el titular de la Federación Médica del Perú. En ese momento se convocó a una reunión, donde se firmó un acta con acuerdos, que entre ellos estaba que en julio del presente año saldría la escala remunerativa para los médicos, cosa que aún no ha ocurrido; también, que se daría un bono a los profesionales que laboran en las fronteras en ENERO, hasta ahora no pasa nada y más importante aún, que todavía no se haya consensuado nada acerca de la reforma financiera del sector salud. Es más que evidente que Cesar Palomino no se equivoca cuando califica de incapaz a la ministra de Salud, Midori de Habich. 

Es por esto y muchas cosas más es que los médicos han vuelto a las calles.


Pues bien, analicemos un poco; mejoras salariales a los profesionales, ¿es eso justo? Pues definitivamente sí. La profesión médica como otras profesiones de salud son de las más sacrificadas, y no es posible que estos profesionales perciban sueldos de 2000 o hasta 1200 soles. Estas personas han estudiado por un mínimo de seis años (el caso de obstetras y enfermeras) y después una especialización de tres años más (en el caso de los médicos), sin contar con el SERUM (Servicio Rural Urbano Marginal del Perú) que suma otro año más. Son personas que desde estudiantes invierten tiempo, dinero y hasta relaciones interpersonales con el único objetivo de atender pacientes y mejorar su salud, apoyando con esto al desarrollo del país. Personas que desde estudiantes, cuando va a hacer sus prácticas, se ponen en riesgo de contraer infecciones que pueden matarlos, pues, como bien se sabe, en los hospitales y centros de salud son donde se concentran los agentes infecciosos más resistentes, que gracias a la baja inmunidad (defensas) de los pacientes logran mutar y hacerse más fuertes.  Se ha registrado casos de internos de medicina y de obstetricia y hasta médicos que mueren a causa de una infección contraída en su centro de labores. Todo esto lo hacen por pasión a su carrera y vocación de servicio. Pero no tomemos la vocación de servicio como algo que obligue a estos profesionales a hacer su función sin remuneración digna, es cierto que lo hacen por vocación pero no por esto se le va a pagar una miseria y se le va a hacer trabajar en situación de riesgo y solo porque es su “vocación”.


Por otra lado, en cuanto a la reforma financiera y sanitaria que menciona el Dr. Palomino; alguien, 
alguna vez ha ido a un establecimiento de salud del MINSA y con solo ver, uno puede darse cuenta de las falencias que éste tiene. Primero, la infraestructura, que en muchos centros de salud de los diferentes niveles no son adecuados, se ven pacientes en camillas en los pasadizos por falta de espacio, y cuando no hay camillas, los tienen en silla de ruedas. Y ni que decir de las provincias del país. Segundo, implementos e instrumentos; no hay los suficientes para atender al 60% de la población peruana, que es lo que atiende el MINSA, cosas tan simples como lámparas de ganso, bisturís, pinzas, campos de tela, no son los suficientes para atender a todos los pacientes. Tercero, materiales; cómo es posible que donde más se necesite, se tenga menos. Los Serumistas cuentan que al llegar a su centro de Salud en un lugar del Perú profundo, no hay ni siquiera alcohol, ni algodón, mucho menos tendrán los medicamentos necesarios para aliviar una infección, y ¿cómo logran atender?, pues ellos mismos tienen que poner de sus bolsillos. En Lima, “la capital”, no hay gasas en los centros obstétricos, falta alcohol en servicio de emergencia, y ahora, que nos enfrentamos a un brote de la gripe AH1N1, no hay vacunas.

Y a pesar de todas estas falencias y muchas más, los doctores continuaron laborando confiando en que la ministra resolviera los problemas. No sucedió.


Por otro lado, el MINSA dice estar realizando esfuerzos para ejecutar los acuerdos realizados; sin embargo, al parecer, son solo palabras. Piden tiempo, pero no dan garantías. Atacan a los médicos diciendo que la huelga es ilegal que inclusive, se impondrán sanciones. Es claro que el problema no es solo el MINSA, también está involucrado el MEF y otras entidades. Pero qué pasa, porqué no hay solución, si nos jactamos de decir que nuestra economía es una de las mejores aún tenemos hospitales desabastecidos y profesionales mal pagados.

Pero no quiero olvidarme del personaje, que para mí, es el más importante en este drama, LA POBLACIÓN. Son los pacientes quienes son las víctimas siempre.

Los médicos al no tener una remuneración acorde a su labor, se sienten frustrados, estresados y esto se ve reflejado en el trato que dan a los pacientes, los que a su vez dejan de confiar en ellos y ya no acuden a los centros de salud, se siguen enfermando, aumentando la tasa de morbilidad del país; y otros optan por irse a un doctor particular donde gastan más, disminuyendo su economía. Hay que recordar que el MINSA está especialmente destinado a las personas más pobres y vulnerables del Perú.

La huelga ha hecho que cientos de pacientes se queden sin cita, niños que han viajado horas por una operación, se queden sin ella, y hasta ha salido en las noticias sobre muertes a causa de la ausencia de médicos en los hospitales. El MINJUS ha declarado que iniciará un proceso penal a los galenos que resulten responsables de eventuales decesos, así mismo señaló que puedenasesorar a las personas que se sientan perjudicadas con la paralización de los médicos o no reciban la atención adecuada y no tengan posibilidades para defender sus derechos.

La población no es la culpable, pero es quien paga los platos rotos de un gobierno incapaz y unos profesionales cansados de tanto abuso.


Para concluir, lo que necesitamos son personas que trabajen por el bien de la población, por el desarrollo del país. El gobierno y los trabajadores deben ser equipo en pro de la salud de la población. La Salud es uno de los pilares para el desarrollo de un nación, junto con la educación (que es otro problema), si seguimos así, a pesar de que nuestra gastronomía la conozca el mundo, y que Machu Picchu sea un maravilla del mundo y que el equipo de vóley haya quedado 4° en el mundial, seguiremos siendo un país POBRE, porque sus ciudadanos no alcanzan su potencial por falta de Salud Integral.