Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

domingo, 11 de agosto de 2013

Perú: “Camino a ser la cuarta economía de Sudamérica”

Por: Víctor Raúl Trujillo de Zela
       Jaicec Espinosa Sandoval


No era ni exageración ni optimismo sin fundamento cuando el expresidente Alan García pronosticó con absoluta seguridad que el Perú superaría económicamente a Chile, para lo que él mismo se comprometió a ser el gran promotor a nivel mundial de nuestro país y así atraer las inversiones necesarias que nos permitan realizar las obras de infraestructura, que tal como lo dice el FMI, nos han permitido superar en el 2012 a Chile y que nos alistan a ser la cuarta economía más grande de Sudamérica en el 2018 (1). Noticia que ha aparecido durante la semana en el diario chileno El Mercurio, el cual ha mostrado una sana envidia y preocupación ante dichas cifras.

Y es esa actitud promotora e impulsora del crecimiento económico, muy característica del régimen aprista liderado por Alan García, la que no existe en el actual gobierno, por lo que se está llevando al Perú a una situación de peligroso caos social, pues el presidente Humala solo se ha dedicado a reinaugurar obras del gobierno anterior y a pelearse hasta con su sombra, convirtiéndose así en una gran desilusión para el país entero, lo que incluye hasta a sus compañeros de armas. En otras palabras, pareciera que el presidente ha decidido por alguna extraña razón o incapacidad, quedarse literalmente solo, lo que es muy delicado. Esto porque ha decidido hacerse de ministros que más parecen peleadores callejeros de poca monta, como son el caso del premier Juan Jiménez y del inefable ministro de defensa Pedro Cateriano, quienes ya son figuras políticas muy gastadas debido a su mediocridad, por lo que junto a millones de peruanos lo exhortamos a que los cambie por personas que estén dispuestas al diálogo y a la concertación.

No desaproveche esta oportunidad presidente Humala, pues quizás sea la última que tenga, no se asuste ni se ponga nervioso ante el rol fiscalizador que por mandato le toca cumplir a la oposición. Confíe en la buena voluntad de los peruanos y de los partidos políticos, los cuales en su inmensa mayoría están dispuestos a realizar una oposición constructiva, criticando lo que consideran negativo pero a la vez promoviendo iniciativas consensuadas con el gobierno, para que el crecimiento económico no decrezca como ya lo están haciendo los niveles de productividad, lo que solo perjudica el desarrollo económico con justicia social que todos anhelamos y que tanto esfuerzo nos ha costado mantener los últimos 10 años. 


No haga caso a los cantos de sirena de grupos minoritarios y radicaloides llenos de odio y mezquindad, enemigos de la democracia, y dígale claramente al pueblo peruano que usted está por la separación de poderes, la alternancia en el poder y que se convertirá en otro gran impulsor del crecimiento económico y la inclusión social para que el avance del Perú no se detenga. No deje pasar el tren de la historia señor presidente.