Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

martes, 10 de enero de 2012

EL INICIO DE UNA CRISIS FINANCIERA Y LA FALTA DE REGULACIÓN EN LOS CRÉDITOS

Liliane Cheverier 

La crisis económica se inició como el fruto de una crisis financiera que tuvo un creciente descontrol en el segmento hipotecario estadounidense, llegando a afectar el sector financiero a un nivel mundial. Esta desregulación financiera ha producido una volatilidad que tiene consecuencias en la riqueza mundial. Por ello el efecto de precios de activos, el fallo en políticas monetarias y la constante desesperación de recapitalizar los bancos de todo el mundo, conllevó a un quiebre económico.


Aparte de ello la reducción del PBI de los países desarrollados en los últimos años ha generado una inestabilidad y desequilibrio de liquidez; así ha aumentando el desempleo en una taza porcentual de 6.6% en el 2009.

Para los países ligados directamente a Estados Unidos, la crisis tuvo efectos en el sistema comercial más que en el financiero, siendo México y los países centroamericanos y del Caribe afectados en sus exportaciones.

En el 2008 se inició una crisis crediticia financiera e hipotecaria, por la falta de control en la emisión de créditos hipotecarios. Por esto tenemos las ya mentadas Hipotecas Subprime. Esto se generó por la colocación de créditos sin garantías o enganches de los acreedores de estos créditos que sobrepasaban sus niveles de endeudamiento y con la facilidad de pagar cuotas bajas, llevándolos a amortizar solo intereses y no el capital de su deuda. Esto llevó a que el capital de la cuota mensual siga incrementándose en los siguientes meses, distorsionando el monto ya acordado de la cuota inicial. Esta modalidad de colocar créditos sin un control ha llevado a un endeudamiento a sus acreedores, haciendo que estos mismos no pudieran asumir el acuerdo pactado; así mismo se incrementó la oferta inmobiliaria por miles de personas que tuvieron que despojarse de sus casas.

El incremento de estas hipotecas fallidas a largo plazo generó un problema a los bancos que habían asumido este tipo de crédito; sin más que hacer se vendieron estos títulos-valores en la bolsa de Wall Street.

La iniciativa de Wall Street para colocar estos títulos como una salida inmediata fue revenderlos como valores de probabilidad de incumplimiento del 60%, conjuntas a las de un 10% equilibrándolas a un 25%, generando un atractivo incentivo por colocación dependiendo del calificativo de cada hipoteca.

1.                  De menor riesgo con calificación AAA  un interés bajo
2.                  De mediano riesgo con calificación BBB un interés regular alto
3.                  De riesgo alto un incentivo de alto interés.

Las Hipotecas 1 y 2 fueron colocadas a fondos de pensiones, agencias de seguros y gobiernos extranjeros.

Las Hipotecas 3 de alto riesgo las colocaron en los mismos bancos por la rentabilidad que les garantizó por un periodo corto.

Pero al final estas propiedades, por la rápida aceleración de la oferta inmobiliaria, llevó a que los precios cayeran, haciendo que las hipotecas de menor riesgo también cayeran, al no poder asumir este imprevisto y con el pago de los intereses acordados, los bancos y los de Wall Street terminaron en la falta de solvencia de ellos mismos, y generaron un problema al Estado mismo.

Actualmente en el Perú, la colocación de créditos es el pan de cada día y los podemos ver en muchos colores y formas, ya que si los bancos no nos endulzan bien, siempre están las financieras o cajas crediticias que con sólo un 80% de más, tienes tu crédito servido en la mesa.