Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

lunes, 16 de enero de 2012

NOTAS DE COMBATE: ¿La Reforma Universitaria pasó de moda? Por Hernán Hurtado


Advertencia: en las siguientes líneas encontrarás mi reflexión preliminar sobre el rescate y vigencia de los principios del Manifiesto de Córdoba ’18. (Ver video del Programa Coloquios del Ojo Izquierdo: Nueva Ley Universitaria)

Esto nunca pasará de moda:Desde hoy contamos una vergüenza menos y una libertad mas, los dolores que quedan son las libertades que faltan…  (Manifiesto de Córdoba ’18)

La zigzagueante agenda política entre el poder legislativo, la prensa y el ejecutivo no deja  de sorprender al más cauto de los analistas políticos. Hace unos días el caso de Gastón Mansilla Yupanqui capturó la atención del pueblo peruano para [por enésima vez] reflexionar sobre la inseguridad ciudadana y que este es un problema integral de policía, Poder Judicial, Gobierno Central y Gobierno municipal. A la par se cocinan declaraciones y titulares con rótulos de “Reforma Judicial”, “Severidad en el código penal”, “celeridad en las investigaciones”, etc. Y este es un círculo cíclico y vicioso de las incompletas e improvisadas agendas políticas.

¡Derecho a la educación!

Suena a disco rayado volver a tocar la “Reforma Universitaria de 1919”, pero trataré de darle un subrayado digerible y rentable para efectos de suministrar y darme a entender que es importante precisar y rescatar los principios del invicto manifiesto de Córdoba del ’18 que repercutieron en nuestro país: 1. autonomía universitaria, 2. co-gobierno estudiantil y 3. libertad de cátedra.


1. La universidad no es una isla ni chacra de eternos estudiantes y menos de docentes anacrónicos. Autonomía en capacidad de gestión y uso de presupuesto, centros de producción, menos burocracia, acreditación, transparencia, convenios, etc.

2. El tercio estudiantil no debe ser siervo ni operador político de intereses personales. Sino viabilizar las demandas estudiantiles, fiscalizar, denunciar, protestar y sobretodo proponer soluciones a corto, mediano y largo plazo.

3. Si un docente contratado o nombrado no es apto, no se le debería temer en tramitar su cambio. Si un docente jala a mas de 50% de la clase, entonces ¿están mal los alumnos o el catedrático? (A propósito que ya no existe “Cátedra Paralela”)



La fiebre de los hombres libres de Sudamérica, -sin DD.HH, ONG´s, celulares ni internet, fue una ardua lucha de casi diez años que alcanzó el pacto de una generación de jóvenes estudiantes y obreros que más tarde protagonizarían las riendas de sus países. Todo lo arriba mencionado está legalmente amparado por la Ley Universitaria 23733, pero sucede todo lo contrario con mala infraestructura, politiquería universitaria, docentes de poca monta, etc. 



 Luego de más de 90 años percibimos una universidad pública enferma y perpleja ante la competencia desleal de la universidad-empresa. Este tísico rebelde aherrojado jurídicamente y con marrocas económicas y sociales apuesta por despertar y volver a contagiar de los principios reformistas para quebrar la cadena de la indiferencia. El viejo ogro de la Asamblea Nacional de Rectores (ANR) parece tomar conciencia y abre sus puertas con este nuevo conductor,- Orlando Velásquez Benites, proveniente de una universidad pública (UNT)-, a los entretelones de la Comisión de Educación del Congreso y las propuestas de una Nueva Ley Universitaria.


Artículo relacionado:
-Hacia una nueva Ley Universitaria. Por Hernán Hurtado