Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

martes, 11 de marzo de 2014

Sergio Tejada, el padre no reconocido. Por Luis Jave


Con la noticia de una supuesta hija no reconocida por el congresista Sergio Tejada, las malas noticias desde el parlamento no cesan, en particular de los otrora defensores de la moralidad.

El día de hoy se divulgo a través de twiter un diálogo entre Rosa María Palacios y el activista de izquierda Augusto Rey, donde RMP sostiene que Sergio Tejada es "un padre no reconocido e impedido de reconocer", y luego afirma "confirmado y he visto las pruebas".



¿Otro padre no reconocido?
Sobre esta conversación cabe señalar que podemos deducir una situación verdaderamente importante, porque para que un padre esté impedido de reconocer a su hija debe de existir un obstáculo legal que un padre preocupado por sus hijos no pudiera vencer. Ello, así la madre no quiera pues el padre tiene derecho a reclamar la paternidad del niño o niña salvo una pequeña excepción y es en esta excepción en la que habría incurrido el congresista Tejada y por ello estaría impedido de reconocer a su hija.

En efecto, el código civil en el artículo 396° establece una excepción al reclamo de paternidad y establece que "el hijo de la mujer casada no podrá ser reconocido sino después de que el marido lo hubiese negado y obtenido sentencia favorable", siendo esta la única causal por la que un padre podría verse impedido de reclamar la paternidad de su hijo o hija.

Cabe preguntarse, ¿será que el congresista Tejada tuvo una relación con una mujer casada y producto de esa relación, nació una niña, y que por la excepción antes mencionada se encuentra impedido de reconocerla? Si es así, ¿por qué no ha demandado a la madre que no le permite reconocer a su hija? 

El silencio de Tejada solo agudiza la crisis de una megacomisión que tiene poco que mostrar en dos años y medio de investigación.

Menudo lío en que se ha metido el congresista a Tejada y el cual tendrá que aclarar por el bien de país y de la democracia, y principalmente por la niña que de nada de esto tiene la culpa.