Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

sábado, 18 de mayo de 2013

Una tarde con Federico Kauffmann. Por Hernán Hurtado

De Izq. a Der: Pilar Quispe, Iván Sánchez, Alex Cacha, Hernán Hurtado, Federico Kauffmann, Medalie Reyes, Hugo Vallenas y Martín Acuy
Una tarde con Federico Kauffmann. Por Hernán Hurtado
Recepción sin igual en su casa, buen humor y sobretodo elocuencia y dotes de docente.

Federico Kauffmann Doig significa un hombre dedicado a estudiar el antiguo Perú. Lo caracteriza su empeñosa dedicación y buen ánimo para desarrolla, con bastantes laureles, muchas de sus investigaciones que con preferencia suelen ser referidas en el extranjero e injustamente omitidas en su país –reza una vez más: No se puede ser profeta en su propia tierra-.

Es bastante reconfortante que para jóvenes que se inician en investigación puedan escuchar, en vivo y en directo, a quienes han sido bibliografía obligatoria en muchas tareas universitarias. De pronto que el intercambio de criterio, salvado distancias entre 'horas de vuelo', enriquece y motiva cualquier punto de partida de investigación y sobretodo la importancia de saber articular y concatenar fuentes y la recopilación de etnografía sin deslizarse en subjetividades ni caprichos.


De Izq. a Der: Sandra Paz, Pilar Quispe, Iván Sánchez, Alex Cacha, Hernán Hurtado, Federico Kauffmann, Martín Acuy y Hugo Vallenas.