Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

lunes, 27 de mayo de 2013

El gobierno procrastinador de la pareja presidencial. Víctor Raúl Trujillo de Zela Jaicec Espinosa Sandoval


El gobierno procrastinador de la pareja presidencial
Por:Víctor Raúl Trujillo de Zela & Jaicec Espinosa Sandoval

No se puede hablar de inclusión sin hablar de educación, por lo que el actual gobierno de la pareja presidencial se ha quedado sin autoridad moral para hablar de su principal promesa de campaña, debido a que en estos dos años de gobierno, el rendimiento escolar en matemáticas, que empezó a mejorar en el gobierno del Apra, ha comenzado a empeorar, pues de haber aumentado el rendimiento de 7,2% en el 2007 a 13,8% en el 2010 (casi el doble), ha retrocedido a 12,8% en el 12, algo imperdonable en un país como el nuestro. Sin mencionar que la actual gestión no ha construido un colegio más, intentado incluso cerrar el colegio Mayor, ante lo que tuvo que retroceder gracias a la presión de los padres de familia. Y solo se ha dedicado a investigar, sin encontrar nada, la construcción de los 52 colegios emblemáticos de la anterior gestión.

Tampoco se puede hablar de inclusión sin hablar de inversión, la que se logra generando confianza y garantizando la gobernabilidad del país, para que más capitales puedan seguir llegando y así continuar generando mayor empleo productivo. Lamentablemente, la pareja gobernante, solo se ha dedicado a la persecución de sus adversarios y a la preparación de su campaña reeleccionista utilizando fondos de todos los peruanos, lo que ha hecho que solo se crezca en 4%, a diferencia del 8% que se creció bajo el liderazgo del presidente Alan García, que fue lo que permitió que en promedio la pobreza de redujera 5% en cada año de gobierno, a diferencia del 2% que solo ha retorcido ahora.

Mientras tanto la pareja gobernante solo se dedica gastar en burocracias doradas, tanto así que el presupuesto del despacho presidencial se ha visto incrementado en 861% a diferencia del gobierno anterior, en el que se ahorro el 50% del gasto de dicho despacho. Además, en vez de seguir invirtiendo en obras de infraestructura como hidroeléctricas, carreteras, hospitales, puertos y aeropuertos, solo se ha dedicado a invertir en técnicas de reglaje y espionaje para intentar amedrentar a sus adversarios políticos, según serias denuncias de analistas y políticos de diversa índole, habiendo aumentado el presupuesto de la Dirección Nacional de Inteligencia en 776%.


Todo esto nos lleva a decir que estamos ante un gobierno procrastinador que se distrae con todo y que solo busca distraernos a todos, mientras se dedica a correrse de la responsabilidad que significa gobernar y gestionar. Lo que ha hecho que 60 obras se encuentren paralizadas por más de US$ 40 mil millones, los que equivalen al 20% del PBI, omisión censurable que ojala no acarree graves consecuencias. Por ello, después de dos años de gobierno y forzado por el empresariado que le exige claridad y no políticas zigzagueantes a la pareja presidencial, el gobierno ha anunciado siete medidas para acelerar la inversión y poder así superar el bache en el que hemos caído según el mismo presidente Humala. Estaremos muy atentos.