Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

domingo, 16 de febrero de 2014

La tragedia venezolana y el silencio cómplice de Humala

Por: Víctor Raúl Trujillo de Zela
        Jaicec Espinosa Sandoval


El quinto no matar, dicta uno de los mandamientos de Dios, que no solo es ley en el mundo cristiano, sino que también lo es en el resto de religiones del mundo, pues más allá de ideologías, es la vida la que siempre debe ser protegida. Hacemos hincapié en esta cita porque la dictadura Chavista ahora liderada por Nicolás Maduro, ha desencadenado una brutal agresión contra los jóvenes que protestan por la gravísima situación económica y la falta absoluta de libertades en la Venezuela actual. Lamentablemente, ante esta barbarie, el presidente Humala ha preferido irse al Medio Oriente y lo que es peor, no pronunciarse en contra de la criminal represión llevada a cabo por el dictador venezolano, revelando que el cordón umbilical entre el humalismo y el chavismo existe, recordando ahora más que nunca, que Ollanta Humala declaró públicamente que el “Socialismo del siglo XXI”, que azota a Venezuela, era el camino a seguir.

Por ello aplaudimos y concordamos plenamente con lo expresado por el expresidente Alan García, respecto a este acuciante tema, que involucra a todo el continente americano, y que ha sentenciado que: “El gobierno chavista ha llevado su país a la miseria, al desempleo y la violencia. Ahora es el régimen del crimen y la represión”. Lo que ha sido respaldado por su partido, el Partido del Pueblo, que mediante un comunicado también ha expresado que: “Demandamos del gobierno del Perú, un enérgico pronunciamiento de defensa del orden democrático, los derechos humanos y la libertad de expresión, trasgredidos por el gobierno venezolano”. 

Así, el líder del Partido del Pueblo, se levanta nuevamente como el líder de la democracia en América Latina, pues fue el primer líder político en criticar la reunión de la CELAC en Cuba sentenciando que: “Es trágico que 30 gobernantes elegidos reciban lecciones de una dictadura de 55 años que tiene al pueblo en la miseria”.

Por ello saludamos que la presidente electa de Chile, Michelle Bachelet, a pesar de ser una ferviente admiradora del dictador cubano Fidel Castro, se haya pronunciado conminado a la dictadura venezolana a convocar a un plebiscito para poner al voto la continuidad del régimen chavista; sería importantísimo también que haga el mismo pedido a la dictadura de los hermanos Castro, que llevan más de 55 años sometiendo al pueblo cubano.


Y el presidente Humala no solamente ha guardado un silencio cómplice en este tema, sino que también ha demostrado su insensatez política al permitir el abusivo aumento de sueldo a sus ministros y a los principales funcionarios del gobierno nombrados a dedo. Lo que se agrava más porque hace unos meses, a raíz del aumento de sueldo del contralor de la república, Humala afirmó que el aumento era escandaloso y que obviamente no estaba en la agenda de su gobierno ningún tipo de aumento. A los pocos meses y entre gallos y medianoche, el gobierno suelta el decreto supremo permitiendo el inmoral aumento, una vez más Humala contra Humala.