Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

martes, 25 de febrero de 2014

La izquierda antichavista. Por Luis Zaldívar

La ola de protestas en Venezuela que ha puesto en jaque a la dictadura de Nicolás Maduro han sido erróneamente interpretadas por algunos analistas como el resultado de un proceso impulsado desde la derecha, incluso algunos –como la izquierda peruana-  han copiado el discurso del chavismo calificando de “fascistas” a los jóvenes protestantes que están cayendo asesinados por grupos paramilitares armados por el gobierno. Pocos han intentado ver quiénes son los que protestan y quienes conforman la oposición a la dictadura.

La Mesa de Unidad Democrática creada en el 2008 aglutina no sólo a los partidos históricos como Acción Democrática y el COPEI, sino a diferentes partidos y movimientos de izquierda que van desde el Movimiento Hacia el Socialismo (de tendencia trotskisa) hasta el comunista Bandera Roja (el partido maoísta hermano del peruano Patria Roja), los cuales manejaban una buena cantidad de sindicatos antes de la llegada del chavismo, y fueron atacados por la dictadura con el afán de consolidar el partido único. Así mismo, la oposición chavista cuenta con los movimientos locales de Derechos Humanos (esos que se han quedado callados en otras partes), como son la Vanguardia Popular. El mismo partido de Leopoldo Lopez, Voluntad Popular, no tiene ni atisbos de filosofía conservadora en sus estatutos, más bien definiéndose en redes de activistas que son más parecidos a los movimientos de izquierda peruanos.


El movimiento estudiantil, a su vez, tiene como líderes a miembros de agrupaciones como Un Nuevo Tiempo – de izquierda democrática –, el Movimiento 13 de Marzo – relacionado a Voluntad Popular- y la Unión de Jóvenes Revolucionarios –relacionado a Bandera Roja- ninguno de las cuales pudiese decirse son organizaciones de derecha. Ni que decir de los cientos de miles de jóvenes que sin partido político han salido a protestar pidiendo democracia. Sólo para un comunista demasiado ortodoxo puede pensar que pedir libertad y democracia es sinónimo de derecha.


El fondo del problema es que ciertos analistas no han comprendido la democracia e insisten que el ganar elecciones es suficiente, sin tener en consideración que el chavismo ha cooptado los diferentes poderes y restringido la libertad de expresión, al punto de violar los derechos humanos, que son la base de cualquier plataforma de izquierda moderna. No hubiese otra razón por la cual los principales partidos de izquierda venezolana están en contra del chavismo; la reacción simplona de algunos peruanos en tildar de “derechista” a la oposición venezolana demuestran un conocimiento mínimo sobre la realidad política del país caribeño.

El pronunciamiento del Frente Amplio de Izquierdas a favor de Maduro en el Perú nos da una excelente oportunidad de volver a arrebatarle a estos personajes el concepto de izquierda. La izquierda que busca la libertad y la justicia social, hacia allá nos dirigimos.