Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

viernes, 7 de febrero de 2014

Los jóvenes, las redes sociales y la integración de los pueblos

Por: Jaicec Espinosa Sandoval
       @Jaicec


Tacna y Arica miran juntas hacia el futuro mucho antes de que el histórico fallo de La Haya definiera por fin el último espacio fronterizo del Perú que faltaba por delimitar, y es que tanto la distancia que separa Tacna de la capital peruana, como la que separa Arica de la capital chilena, ha hecho que estas dos provincias, que siempre han sido un solo pueblo, dejen en el pasado el infausto recuerdo de la Guerra del Pacífico para unirse y así poder salir adelante.

De igual manera sucede con los jóvenes peruanos y chilenos quienes, gracias a la revolución de las comunicaciones, han entendido que las fronteras son meros límites administrativos y que los enfrentamientos del pasado en el pasado deben de quedar. Y es que en el mundo virtual, todos somos parte de la misma comunidad, la que no entiende de diferencias territoriales, culturas ni religiosas para poder interactuar todos como ciudadanos del mundo. Sin mencionar que, gracias a la migración de cientos de miles de peruanos que han sido muy bien acogidos por el pueblo chileno, en muchos colegios públicos de nuestro vecino se canta tanto el himno nacional de Chile como el del Perú antes de iniciar las clases.
Y es que peruanos y chilenos somos 47 millones, los cuales debemos estar por encima de cualquier antojadiza interpretación del fallo, que como bien dice el prestigioso magazine británico TheEconomist, ha dado un triunfo simbólico al Perú. No pisemos el palito como bien ha dicho el expresidente Alan García, hacedor de la demanda, y aprendamos de lo que hicieron Francia, Alemania y Gran Bretaña en Europa, que luego de 2 guerras mundiales que solo ocasionaron decenas millones de muertos, se unieron para asegurar el desarrollo en armonía de sus pueblos y ahora hasta pueden estudiar todos del mismo texto de historia.

Este es un gran ejemplo de cómo se puede vivir en paz y en armonía mirando hacia el futuro con optimismo y solidaridad, pues nada bueno se gana enfrentándonos entre vecinos, con los que sería mejor buscar enfrentar juntos el futuro, que andar buscando diferencias que solo nos separan. El futuro es de los jóvenes y ellos serán quienes lo sepan ordenar, con herramientas que los jóvenes del ayer no tuvieron, como son las redes sociales que nos permiten estar conectados directamente unos con otros, sin la necesidad de intermediarios como lo eran antes los partidos políticos, los sindicatos y hasta el mismo periodismo, los cuales ahora se deberán de reinventar.


Seamos entusiastas y realistas, hay un nuevo mundo el virtual, que poco a poco influye cada vez más en el mundo real, y esta influencia esta capitaneada por los jóvenes del mundo entero que a diferencia de épocas pasadas son los que enseñan a los adultos como desenvolverse en la emergente nueva sociedad.