Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

martes, 18 de junio de 2013

La política en las calles

Por: Hugo Otero

La coordinadora de los Secretarios Generales del APRA de las bases de Lima comprende que ha llegado la hora de trasladar la política a las calles. Sabe que las instituciones del país, donde participan políticos maleados y charlatanes, no sirven a los intereses de las grandes mayorías, por incapaces e inútiles. Los compañeros que conforman la coordinadora lo saben y lo sienten en las calles porque forman parte del pueblo.

Cientos de apristas han protestado una vez más desde los puentes de la Vía Expresa de Lima para enfrentar al gobierno de Humala que prometió durante la campaña electoral que el galón de gas iba a costar 12 soles, pero, que encaramado en el poder lo ha puesto a más de 40 soles.

Los apristas saben que renovar la política, que salir a las calles y juntarse con la gente para defender sus causas, es también renovar y fortalecer el APRA y su compromiso con los pobres.

De esa manera se reencuentran con la profunda raíz popular del partido y renuevan y revitalizan las esperanzas de las mayorías.

Los apristas lo saben y van a seguir protestando, unidos con los sectores populares y sus movimientos sociales, cada vez con más fuerza, desafiando la represión que injustamente el gobierno les lanza a través de las fuerzas policiales.

Para el aprismo protestar desde la calle contra el gas a 40 soles, es protestar también contra el servicio militar obligatorio y discriminatorio, contra la inconsulta Ley Universitaria que prepara el Congreso, contra la Ley del Servicio Público que amenaza a miles de trabajadores, contra los programas sociales onerosos que sirven de plataforma electoral para la vergonzosa "reelección conyugal" y especialmente contra el andamiaje de la reelección conyugal, ilegal e inmoral.

La protesta del APRA es por la renovación de la política y porque nuestra democracia crezca con más libertad, justicia e igualdad.

Compañeros: 

Vamos a transformar los puentes de las Vías de Lima, los muros y las calles de las ciudades en plataformas de protesta, con espíritu de lucha, pero con la tradicional alegría y entusiasmo de nuestros militantes.

Vamos a crear un nuevo mensaje político con la energía del inmenso sentimiento popular que, con justicia y harto de todo, demanda renovar el país.