Pensamiento libre sin ideología es como coito asistido

domingo, 30 de junio de 2013

Investigación sí, linchamiento y persecución política no

Por: Víctor Raúl Trujillo de Zela
        Jaicec Espinosa Sandoval


Sabido es que al comandante Humala se le inculcó desde su hogar que para tomar el poder en el Perú se tenía que ser militar, para vía un golpe de estado tomar la presidencia, y eso es lo que él como sus hermanos han intentado lleva a cabo. Por eso insistimos en el que presidente Humala no cree en la democracia, en la división de poderes ni en la alternancia en el poder, y que en el fondo anhela ser una especie de mezcla entre Chávez y Velasco.


Todo esto está demostrado en la práctica, pues en el año 2000 intentó dar un golpe “bamba” en Locumba, donde se encontraba bajo las órdenes del general Abraham Cano, gran amigo del “doctor”, el cual aprovechó el falso golpe para huir del país. Además, en el año 2005 durante el gobierno de su ahora aliado y rehén, Alejandro Toledo, se levantó en armas con su fiel hermano Antauro en Andahuaylas, ocasionado la muerte de 6 compatriotas, la mayoría policías que murieron cumpliendo su deber. Increíblemente durante ese gobierno fue premiado por el inefable Toledo, siendo nombrado agregado militar en Paris y luego en Seúl, en donde hizo muy buenos contactos, mientras otra parte de la familia hacía lo mismo en Moscú.


Esta reflexión viene en cuanto ahora el partido de gobierno y sus aliados aducen que el expresidente Alan García ha presentado una acción de amparo para evadir ser investigado por la Megacomisión, nada más falso, por cuanto lo único que está pidiendo el expresidente es que se le investigue de manera seria, respetando el debido proceso al cual tiene derecho todo ciudadano. Recordemos que Alan García no es el primero en tomar este tipo de medidas, pues similar recurso presentó el fallecido Javier Diez Canseco cuando se le investigaba por presentar un proyecto de ley en el que se favorecía a su familia y a él mismo. Pero al parecer el comandante Humala tiene memoria selectiva, pues ya se olvidó que luego de su fallida intentona golpista en Andahuaylas presentó un habeas corpus en el que pedía pasar a ser testigo en vez de acusado. Así pues no nos dejemos llevar por la envidia, el odio cainita y esa antidemocrática obsesión por la reelección conyugal.


En lo que concierne al Apra se ha dicho con claridad que el partido no se opone a ningún tipo de investigación, pues confía en que la justicia peruana actuará de manera imparcial y sin dejarse presionar por el gobierno. Es en ese sentido, que los indicios por supuestas inconductas de funcionarios de tercer nivel y hasta una supuesta implicación del exministro Aurelio Pastor deben también de ser investigadas, pues en el Apra no se blinda a nadie por lo que el amiguismo y el compadrazgo no funcionan ni deben funcionar, a diferencia de lo que sucede casi a diario en el partido de gobierno, como es el caso del pretendido blindaje a Alejandro Toledo. Investigación sí, linchamiento y persecución política no.